Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Glaucoma

¿Qué es el Glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad caracterizada por la pérdida de la capa de fibras nerviosas de la retina, daño irreversible del nervio óptico (que es el encargado de llevar lo que vemos al cerebro) y deterioro del campo de visión. El factor de riesgo más importante es la presión intraocular (PIO) elevada, aunque puede estar asociado a múltiples causas.

El ojo es una cavidad cerrada y contiene el humor acuoso (líquido intraocular) encargado de mantener la estructura del ojo. Una producción excesiva de este líquido o una disminución de su drenaje (eliminación) acarreará un exceso en su interior y una subida de la tensión intraocular.

Cuando únicamente la PIO está elevada y no se ha producido daño de estructuras oculares recibe el nombre de hipertensión ocular.

Los factores predisponentes son: antecedentes familiares, edad por encima de 40 años, miopía, diabetes, hipertensión arterial o enfermedades cardiovasculares.

Representa la segunda causa de ceguera en el mundo occidental, de ahí la importancia de chequeos periódicos en la población de riesgo. Además, en los países desarrollados el 50% de las personas que lo padecen no lo saben.

Hay una gran variedad de tipos de glaucoma, aunque en términos generales los podemos clasificar según su origen (primario o secundario) y según la amplitud angular (ángulo abierto o cerrado).

Glaucoma

Tratamientos posibles para el Glaucoma

TRATAMIENTO MÉDICO DEL GLAUCOMA

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DEL GLAUCOMA

TRATAMIENTO DEL GLAUCOMA CON LÁSER

Preguntas frecuentes sobre el Glaucoma

¿Cuáles son los síntomas del Glaucoma?

La mayoría de los pacientes afectados de glaucoma no suelen tener síntomas hasta entrar en fases avanzadas de la enfermedad, y teniendo en cuenta la irreversibilidad de los daños, es muy importante diagnosticar la enfermedad lo más precozmente posible.

Cuando hay un rápido aumento de la presión del ojo (glaucomas de ángulo cerrado) se puede experimentar dolor al salir de sitios oscuros, anillos de colores alrededor de las luces, cefaleas, dilatación pupilar, ojos rojos, náuseas y vómitos.

¿Cómo se detecta?

Las pruebas indispensables para la detección y seguimiento de glaucoma son:

  • Tonómetro de aplanación: mide la tensión ocular.
  • Paquimetría: es la medición del espesor corneal. Influye en el cálculo final de la presión ocular.
  • Gonioscopia: es la valoración de la zona de drenaje del ojo (ángulo camerular), puede estar abierto o cerrado. Se usa una lente especial que apoyamos en la córnea.
  • Campimetría: evalúa el campo visual de cada ojo, localizando los defectos y determinando la intensidad del daño del nervio óptico.
  • Tomografía de coherencia óptica (OCT): cuantifica el grosor de la capa de fibras del nervio óptico. Este examen nos permite poner de manifiesto alteraciones glaucomatosas de forma muy precoz en pacientes no diagnosticados y controlar la evolución en los pacientes ya diagnosticados.
  • Fondo de ojo: valorando la excavación del nervio óptico..

¿Cómo se trata?

La mayoría de los tratamientos para el glaucoma van encaminados a aumentar el drenaje y en otros casos disminuir la producción de humor acuoso. Lo ideal será un tratamiento personalizado en función del tipo de glaucoma y de lo avanzada que esté la enfermedad.

Los principales tratamientos para el Glaucoma son:

  • Tratamiento Médico/Farmacológico: mediante colirios, que deben ser aplicados una, dos o tres veces al día en función de cada caso. En casos muy concretos puede ser necesario tomar comprimidos.
  • Tratamiento Quirúrgico: Las dos técnicas más comunes son la trabeculectomía y los microimplantes de drenaje. Como tercera opción existen los dispositivos de drenaje valvular de Ahmed. Estas son técnicas filtrantes ya que favorecen la filtración del humor acuoso.
  • Tratamiento Láser: habitualmente son tratamientos de carácter preventivo, nuestros oftalmólogos determinaran si es necesario en cada caso.

Prevención

El Glaucoma es una enfermedad crónica por lo que requiere revisiones periódicas. Un buen cumplimiento del tratamiento por parte del paciente es indispensable para evitar la progresión de la enfermedad. Como es una enfermedad que no muestra síntomas en sus fases iniciales, el diagnóstico precoz es el mejor aliado para poder controlar la evolución.

Algunos glaucomas pueden tener una base genética, que puede o no manifestarse. Por ello se recomienda estudio y control a los familiares de los pacientes con glaucoma. Además, en aquellos pacientes con factores predisponentes se recomiendan revisiones oftalmológicas anuales.