Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Hipertensión ocular

¿Qué es la Tensión Ocular?

La tensión ocular es el nombre coloquial que damos a la presión intraocular. El ojo es un órgano casi esférico, pero no es sólido por dentro y las cubiertas no son rígidas. Para mantener su forma necesita de una presión interna que debe mantenerse en un rango de valores establecido. El aumento de la presión intraocular puede dañar el nervio óptico y producir glaucoma.

¿Qué valores de Tensión Ocular son normales?

La presión dentro del ojo suele situarse en torno a 15 mmHg, pero existe mucha variabilidad, de forma que se acepta un rango de normalidad de entre los 10 y 20 mmHg. Estos valores pueden estar modificados por el grosor de la córnea, por lo que es conveniente realizar una medición de dicho grosor para determinar si la presión es adecuada.

Además, la presión intraocular varía a lo largo del día y cambia por muy diferentes motivos como aguantar la respiración o hacer fuerza con los párpados.

¿Qué síntomas presenta la Hipertensión Ocular?

La Hipertensión Ocular es una enfermedad que no presenta síntomas y para cuando pueda presentar algún síntoma evidente puede ser demasiado tarde. En fases ya avanzadas, puede producir dolores de cabeza, mareos, dolor ocular, visión borrosa y/o glaucoma en desarrollo con una pérdida progresiva de la visión.

La alta presión puede dañar el nervio óptico y si esto sucede, los daños son irreversibles. De ahí su importancia de detectarla a tiempo con revisiones oculares. Si atendemos esta condición en los primeros momentos puede llegar a controlarse, pero de no ser así el glaucoma puede conducir directamente a la ceguera.

¿Cuál es el tratamiento más indicado?

El tratamiento más indicado es la prevención, siendo necesario revisar de forma periódica la presión intraocular. En el caso de que ésta sea alta, es preciso realizar un examen del campo visual para valorar el posible daño sufrido por el nervio óptico. Cuando el nervio óptico ya está lesionado necesita una presión más baja que un nervio óptico sano. Si los resultados del campo visual son dudosos, se pueden realizar otras pruebas más especializadas para establecer el grado de afectación y el mejor tratamiento a seguir.

Hay una gran variedad de fármacos en forma de colirios para disminuir la presión intraocular. La forma más sencilla de aplicar un colirio es tirar con un dedo hacia abajo del parpado inferior, mientras que con la otra mano se suministran las gotas del medicamento.

Cuando esto no funciona bien existen tratamientos con láser que pueden ayudar.

En VISTA Sánchez Trancón tenemos una dilatada experiencia en la atención de este tipo de dolencias. Para cualquier cuestión relacionada con este problema, ponte en contacto con nosotros.

Tratamientos posibles para la Hipertensión Ocular

TRATAMIENTO DE HIPERTENSIÓN OCULAR