Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Ojo vago o Ambliopía

¿Qué es el Ojo Vago o Ambliopía?

La ambliopía, también conocida como ojo vago o ojo perezoso, es la falta de desarrollo de la visión generalmente de uno de los dos ojos, sin que exista una causa orgánica que la justifique. Esta pérdida se debe a que el cerebro elige al mejor de los dos ojos para desarrollar la visión y desatiende u olvida al otro. Es la causa de pérdida de visión más frecuente en la edad pediatrica y afecta al 4% de la población.

La visión se desarrolla desde el nacimiento hasta la edad de 7-8 años (periodo de plasticidad cerebral). Si algún proceso interfiere en esta etapa (sobre todo antes de los 3-4 años -periodo crítico-) va a generar un ojo vago profundo. Si la pérdida no se recupera pasados los 8 años, va a ser generalmente irreversible.

Ambliopía - Ojo Vago

Tratamientos posibles para el Ojo Vago o Ambliopía

COLIRIO DE ATROPINA

CONTROL DE LA MIOPÍA INFANTIL

OCLUSIÓN OCULAR

TERAPIA VISUAL

Preguntas frecuentes sobre el Ojo Vago o Ambliopía

¿Cuáles son las causas?

  • DEFECTOS DE REFRACCIÓN: puede ocurrir en la hipermetropía, astigmatismo y miopía, por este orden. El ojo vago va a ser generalmente el ojo con mayor número de dioptrías y por tanto con peor enfoque. 
  • ESTRABISMO: el ojo desviado va a quedar vago, ya que el cerebro va a suprimir o ignorar la imagen enviada por éste. En los estrabismos alternantes (fijación alterna por los dos ojos) o intermitentes la ambliopía va a ser de menor intensidad.
  • PTOSIS PALPEBRAL: la caída del párpado sobre la linea de visión va a interrumpir el normal desarrollo de ésta. Además, el niño va a adoptar una posición anormal de la cabeza (tortícolis), generalmente elevando el mentón.
  • CATARATA CONGÉNITA O INFANTIL(opacidad del cristalino por diversas causas).

Cuanto antes aparezca el problema, más intenso va a ser el ojo vago, pero también mayores las posibilidades de recuperación.

¿Cómo se diagnostica?

El éxito del tratamiento radica en un diagnóstico lo más precoz posible. Un buen plan de revisiones con un oftalmólogo especialialista en patología pediatrica (al año, a los 3-4 años y los 6 años), así como la colaboración de padres, cuidadores y educadores es fundamental para evitar llegar tarde.

¿Cómo se trata?

Todas las estrategias van dirigidas a facilitar el uso del ojo desfavorecido o amblíope, con el objetivo de que finalmente los dos ojos alcancen la misma cantidad de visión.

Esto se consigue mediante diversas soluciones:

  • Corrección del defecto de graduación. En ocasiones es suficiente, pero si el defecto es grande o el niño es ya algo mayor, vamos a tener que recurrir a la oclusión.
  • Oclusión del ojo con mejor visión o normal (parche).
  • Penalizaciones (atropina, filtros, etc.): consiste en utilizar dispositivos farmacológicos u ópticos para disminuir la visión en el ojo normal para que la fijación cambie al ojo ambliope y así permitirle ganar visión.

El tratamiento del ojo vago con frecuencia debe prolongarse hasta los 8 años, a veces más (10-12 años), con el objetivo de evitar recaídas. Nuestros especialistas en Oftalmología Infantil le indicará cuantas horas y durante cuanto tiempo va a ser necesario este tratamiento.