Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Retinopatía diabética

¿Qué es la Retinopatía Diabética?

La Retinopatía Diabética es una enfermedad que provoca el daño de los vasos sanguíneos que irrigan la retina, originada por un mal control de la diabetes. Este deterioro de los vasos sanguíneos de la retina, acompañado de cambios estructurales en la misma, conducirá a la pérdida de visión pues la imagen enviada el cerebro se hace borrosa.

Retinopatía Diabética

Tratamientos posibles para la Retinopatía Diabética

LÁSER DE RETINOPATÍA

TRATAMIENTO CON ANTIANGIOGÉNICOS

TRATAMIENTO CON LÁSER DE ARGÓN

VITRECTOMÍA

Preguntas frecuentes sobre la Retinopatía Diabética

¿Qué factores influyen en el desarrollo de la Retinopatía Diabética?

Los niveles altos de glucosa en la sangre, presión arterial alta y la genética influyen en el desarrollo y la progresión de la retinopatía diabética. La diabetes puede afectar tanto a los jóvenes (tipo I), como a personas de más edad (tipo II). Éste último tipo es mucho más común.

¿A quien afecta?

Los diabéticos son dos veces más propensos que los no diabéticos a desarrollar problemas en los ojos. La complicación más común del ojo en la diabetes es la retinopatía diabética, otras complicaciones son la catarata y el glaucoma.

El 50% de los diabéticos desarrollan algún grado de retinopatía diabética, siendo el riesgo de ceguera 25 veces mayor en los diabéticos que en los no diabéticos. La detección temprana y tratamiento oportuno de la enfermedad ocular diabética reduce significativamente el riesgo de pérdida de visión.

¿Cuáles son las etapas de la Retinopatía Diabética?

La retinopatía diabética tiene cuatro etapas:

  1. Retinopatía no proliferativa ligera: Esta es la etapa más temprana de la enfermedad en la que aparecen los microaneurismas. Estas son pequeñas áreas de inflamación, que parecen ampollas, en los pequeños vasos sanguíneos de la retina.
  2. Retinopatía no proliferativa moderada: Según avanza la enfermedad, algunos vasos sanguíneos que alimentan la retina se obstruyen.
  3. Retinopatía no proliferativa severa: En esta etapa muchos más vasos sanguíneos se bloquean, haciendo que varias partes de la retina dejen de recibir sangre. Entonces estas áreas de la retina envían señales al cuerpo para que haga crecer nuevos vasos sanguíneos.
  4. Retinopatía proliferativa: En esta etapa avanzada, las señales enviadas por la retina para alimentarse causan el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Esto se llama la retinopatía proliferativa. Estos nuevos vasos sanguíneos son anormales, frágiles y crecen a lo largo de la retina. Por sí mismos, estos vasos sanguíneos no causan ningún síntoma o pérdida de la visión. Sin embargo, tienen paredes muy delgadas y frágiles. Si llegaran a gotear sangre, podría haber una pérdida severa en la visión o incluso ceguera.

¿Cómo se diagnostica?

Sólo un oftalmólogo puede detectar los primeros síntomas de la retinopatía diabética, por lo que todos los diabéticos deben examinarse los ojos por lo menos una vez al año. Es preciso realizar exámenes oculares periódicos con las pupilas dilatadas, es la única manera de detectar la enfermedad de una forma temprana y evitar un mayor deterioro de la visión.

En Vista Sánchez Trancón disponemos además de examenes como la Angio OCT, con el que se puede detectar daño en la retina antes de que aparezcan al explorar el fondo de ojo.

¿Cómo se trata?

Para el control de la retinopatía diabética se utiliza una combinación de rayos láser y medicamentos antiangiogénicos en el caso de edema macular. En casos más graves con hemorragia vítrea y desprendimiento de retina puede ser necesaria una cirugía llamada vitrectomía.