Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Pantallas y niños. Cómo evitar el uso excesivo

Los niños pasan cada vez más tiempo delante de pantallas, tablets y smartphones, un hábito que puede tener consecuencias negativas para el sistema visual de los más pequeños.

En 2020 más del 30% de los niños y adolescentes tendrán miopía como consecuencia del excesivo uso de las pantallas. Datos preocupantes, sobre todo en menores de 7 años que aún no tienen el sistema visual completamente desarrollado.

De media parpadeamos de 15 a 20 veces por minuto, delante de una pantalla este parpadeo se reduce entre 7 y 10 veces por minuto. La función de limpieza y lubricación del parpadeo se ve limitada a la mitad, propiciando la aparición, no solo de la fatiga visual, sino también de sequedad ocular.

Hace unos días el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España recomendaba a los padres optar por rompecabezas y juegos de ingenio como regalos para el período navideño. Este tipo de juguetes contribuyen a desarrollar la percepción y la memoria visual 

Sin embargo, cada vez más se apuesta por regalos tecnológicos; móviles, consolas, tablets y videojuegos. Su uso excesivo pede entrañar un riesgo para la salud visual de los niños. La sobrexposición a las pantallas, sobre todo cuando no se mantiene una mínima distancia de seguridad, puede provocar fatiga visual, progresión de la miopía y aparición de presbicia en edades tempranas.

La vida digital está aumentando la incidencia de trastornos visuales, es importante prevenir problemas futuros evitando un uso excesivo o inadecuado.

Recomendaciones generales para la correcta utilización de la tecnología.

  1. Procurar una iluminación adecuada evitando reflejos en la pantalla.
  2. Colocar la pantalla a una distancia mínima de 30 cm.
  3. Ajustar el contraste y el brillo a las necesidades individuales de cada usuario.
  4. No utilizar los dispositivos más de 15 minutos seguidos sin descanso.
  5. Utilizar la regla 20-20-20 para evitar la fatiga visual.
  6. Realizar revisiones oftalmológicas al menos una vez al año.

Cirugía refractiva. Qué es y cuáles son sus beneficios.

Vista Sánchez Trancón.

En la actualidad, siete de cada diez españoles tienen problemas de visión. Cada vez más personas optan por la cirugía refractiva para librarse de las gafas.

Más allá de una cuestión estética o un factor de comodidad, estos problemas visuales pueden dificultar el buen desarrollo de actividades cotidianas.

Los defectos refractivos o ametropía, son alteraciones visuales que impiden que la imagen se enfoque correctamente sobre la retina, provocando que la visión sea borrosa. Los principales defectos refractivos son la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Para corregirlos, lo más habitual es la utilización de gafas graduadas o lentillas. Pero cada vez más personas buscan darles solución a través de la cirugía refractiva.

¿Qué es la cirugía refractiva?

Cuando hablamos de cirugía refractiva, nos referimos a un conjunto de procedimientos quirúrgicos que tienen como finalidad la disminución o eliminación de los problemas de refracción del paciente, recuperando una correcta visión sin la necesidad de utilizar gafas o lentillas.

¿En qué consiste la intervención?

En función de las necesidades particulares del paciente, existen dos formas diferentes:

  • Técnicas de láser. Se modifica la forma de la córnea, eliminando capas de forma selectiva para eliminar los defectos de refracción. Recomendable para pacientes con menos de seis dioptrías. La intervención es indolora y ambulatoria y tiene una duración de solo unos minutos.
  • Lente intraocular. Para pacientes con más de seis dioptrías. Las lentes fáquicas se implantan entre la córnea y el cristalino, están recomendadas para pacientes jóvenes menores de 40/45 años. En cambio, la lente pseudofáquica sustituye al cristalino, recomendadas para pacientes que ya presentan presbicia o cataratas.

En Vista Sánchez Trancón realizamos un estudio completo personalizado de forma gratuita, para conocer que técnica es la que más se ajusta a las necesidades visuales de cada paciente y si se es o no candidato a la intervención.