Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

¿Cómo afecta a tus ojos el uso prolongado de la mascarilla por el Covid19?

Uso de mascarilla

¿Es cierto que el coronavirus entra por los ojos?

A continuación os explicaremos cómo afecta a tus ojos el uso prolongado de la mascarilla.

El coronavirus (Covid-19) es una enfermedad contagiosa que se introduce en nuestro organismo por medio de las mucosas.

Las 3 principales vías de contagio son:

*La boca.

*La Nariz.

*Los ojos.

Cuando alguien que esta contagiado tose a nuestro alrededor, o nos tocamos los ojos con las manos contaminadas, es posible que la mucosa que recubre la superficie de los ojos y los párpados (mucosa conjuntiva) se infecte contrayendo así la enfermedad.

Por esta razón uno de los síntomas que puede presentar esta enfermedad es la conjuntivitis.

Las mascarillas sanitarias ayudan a protegernos del Covid-19, pero no del todo, ya que cubre nariz y boca pero no los ojos. Y evidentemente los ojos son una vía más de contagio.

¿Puede causar afecciones oculares el uso intensivo de mascarillas sanitarias?

Llevar mascarillas reduce drásticamente el riesgo de contagio, pero el uso prolongado de las mismas durante muchas horas seguidas puede causar diferentes afecciones oculares.

Cuando usamos las mascarillas, la exhalación de aire se produce por la parte superior resecando la mucosa conjuntiva del ojo.

Ese uso prolongado en el tiempo durante muchas horas puede ocasionar, entre otras, dos tipos de afecciones oculares:

Síndrome del ojo seco

El síndrome del ojo seco es una patología que provoca que nuestra superficie ocular se seque más rápido de lo habitual.

Una buena película lagrimal de calidad tiene que mantenerse con el ojo abierto sin romperse durante unos 10 segundos, eso da el tiempo suficiente para volver a lubricar el ojo mediante el parpadeo.

Cuando la lagrima se rompe antes de tiempo y deja el ojo expuesto al aire, sin protección, se produce el síndrome del ojo seco.

Conjuntivitis

La conjuntivitis es la inflamación de la mucosa conjuntiva, esta mucosa es la que recubre el globo ocular y el parpado en la parte interna, tiene vasos sanguíneos, por eso cuando se inflama se ve el ojo rojo.

uso de mascarilla

Además del uso de mascarillas, ¿cómo proteger nuestros ojos para evitar contagiarnos de coronavirus?

Nuestros ojos son muy sensibles al contagio, los seres humanos emitimos unas gotitas al hablar o estornudar por la que se contagia el virus.

Para reducir el riesgo es aconsejable:

Usar gafas

Las gafas van a hacer la función de barrera en caso de recibir partículas contaminadas en el ambiente, reduciendo así el riesgo de contagio de forma considerable.

Por ese motivo se desaconseja usar temporalmente lentes de contacto.

¿Qué tipo de gafas usar?

Existen multitud de tipos de gafas para proteger nuestros ojos, cualquier tipo de gafa va a servir como barrera de protección.

Las que más protegen son las gafas cerradas, pero en su defecto cualquier gafa graduada o de sol sirve para reducir el riesgo de contagio.

Pantallas  de protección

Las pantallas de protección son otra alternativa a las gafas, para que la pantalla proteja debe usarse con una mascarilla.

Las pantallas además de proteger los ojos evitan que te toques la cara reduciendo así el riesgo de contagio.

¿Cómo evitar las alteraciones oculares producidas por el uso de las mascarillas?

  • Intenta no pasar más de 8 o 9 horas seguidas con la mascarilla puesta, en la medida de lo posible, intenta hacer periodos de descanso.
  • Mantén siempre una buena higiene de manos, sobre todo siempre que vayas a tocarte los ojos o la cara.
  • Evita el uso de lentillas, las lentillas al entrar en contacto con el ojo suelen resecarse, si a eso le unimos el uso intensivo de la mascarilla puede favorecer que se produzca el síndrome del ojo seco o conjuntivitis.

¿Por qué se empañan las gafas con el uso de la mascarilla?

Cuando hablamos o respiramos con la mascarilla puesta expulsamos dióxido de carbono, el dióxido de carbono caliente entra en contacto con la superficie fría de  los cristales de las gafas convirtiéndose en vaho.

¿Cómo evitar que se empañen las gafas con el uso de las mascarillas?

Hay pequeños “trucos” efectivos para que no se empañen tus gafas cuando usas la mascarilla sanitaria. Hay que tener en cuenta que estos trucos serán más o menos efectivos según el tipo de lente y el estado de la lente.

  1. Evita poner la mascarilla por encima de las gafas, así se van a empañar ambas caras. Lo mejor es colocar las gafas por encima de la mascarilla.
  • El truco de lavar primero las lentes con jabón funciona, pero hay que hacerlo con sumo cuidado para que no se rayen los cristales. Si vas a usarlo fíjate en que el jabón sea de calidad y sin partículas, aunque no es lo más aconsejable.
  • Aleja un poco las gafas de la cara, al no estar en contacto directo con la salida de aire de la mascarilla, va a reducir el vaho de manera considerable.
  •  Intenta evitar en la medida de lo posible la salida del aire por la zona de las gafas adaptando la mascarilla a la forma de la cara.

Hay productos y tratamientos pensados para reducir el vaho en las lentes y evitar que se empañen, son la mejor solución, para eso lo mejor es acudir a tu óptica de confianza y ver qué producto se adecúa más a tu tipo de lente.

¿Cómo aliviar las posibles afecciones oculares producidas por el uso intensivo de las mascarillas

* Es importante mantener una buena higiene, tanto de manos como ocular, lava tus ojos con agua y jabón 1 o 2 veces al día.

* Reduce el uso del aire acondicionado. El aire acondicionado ayuda a resecar el ambiente, usa si es posible humidificadores de aire, ayudan a aliviar las molestias causadas por el síndrome del ojo seco y la conjuntivitis.

* En caso de que la infección sea grave consulta con tu oftalmólogo para que te recete algún colirio humectante o lágrimas artificiales. No todas tienen el mismo efecto.

Otros síntomas del coronavirus

otros sintomas del coronavirus
otros sintomas del coronavirus

Otros síntomas no tan conocidos del Coronavirus son la perdida de olfato (anosmia) y la perdida del gusto (ageusia), además de otras posibles implicaciones sobre los ojos.

Todos conocemos ya los síntomas más típicos del Coronavirus COVID-19, que son, fiebre, tos y dificultad respiratoria. Sin embargo existen otros síntomas no respiratorios de los que se habla menos y que son igualmente frecuentes en pacientes COVID-19, de los que todavía se desconoce su causa. Estamos hablando de fuertes dolores de cabeza falta de olfato (anosmia) y gusto (ageusia), además de otros síntomas visuales de los que ahora hablaremos.

Se cree que la falta de olfato se debe a la inflamación y destrucción local de los nervios olfatorios presentes en nariz y garganta.

No dude en contactar con su médico y con su oftalmólogo si presenta cualquiera de estos síntomas.

Sin embargo muchos virus pueden afectar y propagarse a través de los nervios (neurotropismo), como ocurre con el virus del herpes, y así podría suceder con el COVID-19, aunque todavía no se ha demostrado.

Por otra parte, otros coronavirus como el SARS-CoV-1, MERS-CoV y otros virus como el H1N1 (gripe aviar), Ébola, Zika, Dengue o Chikungunya, afectan al sistema nervioso central mediante inflamación (meningitis y cefalitis) y pequeños infartos, dando lugar a síntomas neurológicos como fuertes dolores de cabeza, convulsiones, aturdimiento o baja conciencia y entumecimiento de brazos y piernas, síntomas descritos últimamente en pacientes afectos de COVID-19.

Se piensa que el COVID-19 pudiera actuar de una manera similar.

Por el mismo mecanismo, en los ojos podría producir otros síntomas además de la ya conocida conjuntivitis, como son:

  • Visión doble por parálisis de los nervios que mueves los ojos.
  • Pérdida de visión por inflamación o infartos en el nervio óptico.
  • Afectación de la córnea por ausencia de movimiento de los párpados (parálisis facial).

No dude en contactar con su médico y con su oftalmólogo si presenta cualquiera de estos síntomas.

Con la vacuna paramos al Coronavirus

La Vacuna contra el coronavirus
La Vacuna contra el coronavirus

El mundo busca una vacuna contra el coronavirus.

Los virus están aquí, son nuestros antecesores, han dejado su huella a lo largo de la evolución, han provocado el desarrollo de las especies, de hecho, la vida no sería tal y como la conocemos sin la existencia de ellos. El mundo entero busca la vacuna contra el coronavirus, pero: ¿Qué son los virus?, ¿Por qué las vacunas?.

Los virus son pequeños microorganismos acelulares (sin células) que tienen un material genético para replicarse, ADN o ARN, y un envoltorio, cápsula proteica. Concretamente hablando del tipo Coronavirus, ya conocido desde el siglo pasado, poseen espículas en forma de corona que le dan el nombre y una bicapa lipídica (grasa), razón por la que debes lavarte las manos con jabón ya que así se destruye su envoltorio y destruyes al virus.

Los virus provocan enfermedades en los humanos, animales, plantas y hongos, penetran en las células y desde ahí se multiplica.

Acordaros paisanos, del virus del mosaico del tabaco, lo difícil de combatir, lo fácil de propagarse de una planta a otra, dejando la hoja arrugada con manchas y destruyendo las cosechas).

Si hablamos del coronavirus, producía enfermedades leves como resfriados, sin embargo en el siglo XXI este virus ya ha provocado diferentes epidemias. Su reservorio principal es un murciélago y además necesita un hospedador intermedio, un mamífero para transmitir la enfermedad.

Son muy pequeños, para verlos necesitamos microscopios (para hacernos una idea, cien mil virus en fila miden 1mm) y los expertos los clasifican en 7 grupos dependiendo de la forma, simetría de su cápside y de su material genético, así, hay más de 5.000 clases y variadas formas de transmitirse para provocar enfermedades.

Los virus se trasmiten de formas diferentes y algunos pueden utilizar más de una vía. El coronavirus, el rhinovirus del resfriado, el virus influenza de la gripe o la rubeola (sarampión alemán) se trasmiten por la tos y el estornudo a través de pequeñas gotas.

En cambio, el virus de VIH (virus de la inmunodeficiencia humana, un retrovirus) que se trasmite a través del contacto entre fluidos corporales como semen, sangre, fluidos vaginales, entre otros y también la trasmisión puede ser perinatal (de persona gestante a hijo) durante el embarazo, parto y leche materna, su trasmisión se ha detenido drásticamente de tal forma que ha pasado a ser una enfermedad crónica, no mortal, con tratamiento médico.

Otros virus se trasmiten por mordisco de un animal, por ejemplo un perro infectado, como es el caso de la Rabia y es a lo que llamamos enfermedad zoonótica, otros que se propagan por la picadura de insectos como es el caso de los mosquitos (mosquito Aedes) que trasmiten el virus Zika, identificado por primera vez en Uganda, en el bosque de Zika, otros como el Dengue o La fiebre amarilla o también llamado vómito negro también son transmitidas por insectos.

El rotavirus, se trasmite por alimentos, agua contaminadas y por contacto, a través de las manos, es por ello que los más propensos a contagiarse son los niños manifestando gastroenteritis con síntomas como vómitos y diarrea.

Son también de trasmisión por contacto directo el virus del papiloma humano por ejemplo. Describiendo esta diversidad de virus, he recordado a aquel amigo o conocido en la infancia con una parálisis o malformación de una pierna (ya que principalmente afecta a menores de 5 años), provocada por el poliovirus debido a las condiciones higiénicas de aquel entonces ya que su trasmisión era por boca trasportado por materia fecal, agua o alimentos contaminados.

Y aunque disponemos de vacuna, todavía existen cuatro países (Afganistán, Pakistán, la India y Nigeria) donde el año pasado provocó cientos de parálisis.

Como hemos visto, los virus conviven con nosotros, y en ocasiones intentan desplazarnos, meternos en casa para ocupar nuestro lugar, pero nosotros contamos con la inteligencia y cada día con nuevos estudios los conocerlos más y mejor.

En ocasiones es nuestro sistema inmune, por la elaboración de anticuerpos conseguimos destruirlos y crear memoria para posteriores contactos con ese mismo virus y en otras ocasiones, se utilizan antivirales o diseñamos vacunas con partes de la estructura del virus o virus atenuados (virus debilitados para entenderlo mejor) para así reconocer su estructura cuando infectan y conseguir la formación de anticuerpos sin pasar a enfermedad.

Son tiempos difíciles, pero confiemos en los ensayos clínicos enfocados a la mejora de los síntomas, en las medidas de aislamiento para todos y en el desarrollo de una futura vacuna preventiva. Como indicó el director general de la OMS: “Este es el momento de los hechos, no del miedo; de la ciencia, no de los rumores; y de la solidaridad, no de la estigmatización”.

¿Por qué es malo frotarse los ojos?

frotarse los ojos
frotarse los ojos

¿Es malo frotarse los ojos?…. DEFINITIVAMENTE SI …. por qué?? 

El colágeno es el soporte estructural del ojo, incluyendo la córnea y la esclera (capas blancas externas del globo). Cuando se aprieta al frotarse los ojos, el colágeno se hunde y al soltar se recupera. Al igual que cuando se dobla un metal muchas veces, se puede partir. Y aunque la córnea no se rompa, pueden suceder muchas consecuencias ¡¡NEGATIVAS!!.

  1. Cosméticas : Aparición de ojeras y arrugas
  2. Seguridad : Si se tiene algo clavado, y se frota, se puede producir un daño mayor, como una ÚLCERA CORNEAL. Mejor lavar con lágrimas artificiales.
  3. Higiene : Las manos contienen un gran número de bacterias,y pueden provocar infecciones, BLEFARITIS, CONJUNTIVITIS, QUERATITIS…
  4. Visuales: LAS MÁS RELEVANTES

¿ Cómo pueden suceder? 

  • a) Queratocono: o córnea en forma de CONO, que es una deformidad de la misma debido a un aumento de la curvatura corneal, lo que provoca un ASTIGMATISMO IRREGULAR. PROVOCA UNA GRAN PÉRDIDA VISUAL, que puede llegar a necesitar un transplante de córnea.
  • Glaucoma: cada vez que te aprietas los ojos se eleva la PRESIÓN INTRAOCULAR y ello daña el nervio óptico.
  • Desprendimiento de Retina : si comprimes y descomprimes muy rápido el globo el VÍTREO (gel que rellena el ojo), puede desplazarse bruscamente y traccionar y desprender la Retina.
  • Alérgicos: en un paciente con alergia,el frotamiento produce la descarga de una sustancia, la HISTAMINA, que provoca que el picor sea AÚN MAYOR.
  • Intervenidos de Cirugía Refractiva o Cataratas: Durante los primeros 3 meses, los operados mediante Láser de Femtosegundo, pueden desplazar el “Flap corneal” con el consiguiente riesgo de pérdida visual o infecciones. Los operados de Cataratas pueden abrirse la incisión, o desplazarse la lente Intraocular.

¿Y por qué me siento bien cuando me froto los ojos?

Se debe a que tenemos en los párpados unas gládulas denominadas de MEIBOMIO,que producen una SECRECIÓN GRASA a la película lagrimal que HIDRATA Y PROTEGE la córnea, lo cual provoca un descanso de la misma.

Si experimentas frecuentemente ganas de frotarte los ojos, consultados a tu oftalmólogo.

Cuarta semana de cuarentena

Cuarta semana de cuarentena
Cuarta semana de cuarentena

Finalizamos la cuarta semana de cuarentena desde que la Clínica de Oftalmología Sánchez Trancón inició una campaña GRATUITA basada en Teleconsultas de problemas oftalmológicos dirigida a toda la población extremeña.

Concretamente esta cuarta semana de cuarentena hemos atendido a: 411 personas.

La primera preocupación ha sido el estrés y la angustia por acudir a las consultas con el riego de contraer la enfermedad del Covid 19. Se unían las dudas sobre la continuación del tratamiento habitual, la preocupación por la aparición de síntomas oculares como la sequedad e irritación ocular junto con las dudas sobre donde ir y como resolverlo, a todas ellas sumándoles el miedo de acudir a las urgencias del hospital. Por otro lado, los pacientes se encontraban que durante este puente de semana santa algunas consultas estaban cerradas o no atendían por la tarde noche probablemente cuando más aumenta la sensación de miedo por aumento de las sintomatología ocular. Y muchos de ellos querían ser escuchados, pedir consejos (más que un diagnóstico).

Las preguntas mas frecuentes han sido debidas al aumento del uso de la visión de cerca empleada en el trabajo y ocio utilizando las pantallas de móviles, ordenadores, ibooks o tablets; razón por la que se han aconsejado los descansos cada 20 minutos, durante 20 segundos y mirando a una distancia de 20 pies (6 metros de distancia aproximadamente).

Cuando fijamos la mirada en las pantallas de cerca, los ojos parpadean con menor frecuencia, y las lágrimas se evaporan con mayor facilidad, con la consiguiente sensación de arenilla y sequedad, de escozor y enrojecimiento. Tenemos que parpadear con mas frecuencia y de forma constante cerrando los dos ojos a la vez.

Ante el exceso de trabajo tratando de enfocar en letras muy pequeñas aparece fatiga visual, por un esfuerzo de unos músculos que intervienen en la acomodación de los ojos con presentación de dolores de cabeza e imposibilidad de ver de lejos y enfocar a distancia. Al levantar la mirada del trabajo de cerca la visión queda desenfocada unos minutos. Tener buena iluminación y ventilación, bajar la luminosidad de las pantallas, colocarnos con una posición de la silla adecuada y a una distancia de 45cm, evita torticolis o dolores espalda.

Recordar que después de los 44 años, la lagrima y la a acomodación disminuye de forma progresiva con la edad. Debemos buscar alternativas a la visión de cerca cambiando de actividad, mirar por la ventana, participar en juegos de mesa, realizar deporte en  casa o practicar otros hobbies en los que no participa tan intensamente la vista. Mi consejo es la recordar la regla del 20-20-20.

La televisión se debe ver con luz ambiente y no a oscura, evitando brillos y reflejos de luz superior o laterales y poner suficiente contraste en las pantallas. Evitar la luz a azul a diferencia de la luz blanca o luz natural. Todas las pantallas con exceso de luminosidad durante mucho tiempo provoca agotamiento del pigmento de la retina de tal forma que el ojo deja de ver unos minutos.

Se debe evitar la acción de frotarnos los ojos y utilizar lágrimas artificiales con mucha frecuencia. Si nos frotamos la cornea provocamos pequeñas ulceras o alteraciones del epitelio de la cornea que pueden llegar a provocar inflamación, con formación de una queratitis o incluso deformidades permanentes como astigmatismo y queratocono.

Evitar tocarse los ojos porque es fuente de contagio de diferentes conjuntivitis, incluso el coronavirus puede penetrar por la lagrima y conjuntiva, es por ello el uso de las gafas de protección de los profesionales delante de pacientes con coronavirus.

La higiene y limpieza de los parpados con agua templada es obligatoria sobre todo en pacientes con exceso de grasa en el borde palpebral (tendencia a la formación de blefaritis y orzuelos). Se deben limpiar 2 veces al día con agua caliente añadiéndole unas gotas de champú neutro para limpiar adecuadamente las pestañas.

Las lentillas si vamos a estar en casa y no salir es mejor no utilizarlas y así evitaremos el posible roce, sequedad y molestias en los ojos.

Y por último a aquellos pacientes con tratamiento habitual, no olvidar continuar poniendo gotas para el glaucoma, la degeneración macular, alergias y en el caso de los niños continuar ocluyendo el ojo “bueno o ojo director” para tratar la ambliopía “ojo vago”.

DR. LI WENLIANG

Dr. Li Wenliang fue el médico oftalmólogo que trató de advertir al mundo del brote de coronavirus
Dr. Li Wenliang fue el médico oftalmólogo que trató de advertir al mundo del brote de coronavirus

El médico oftalmólogo que trató de advertir al mundo del brote de coronavirus.

El Dr. Li Wenliang fue el médico oftalmólogo que trató de advertir al mundo del brote de coronavirus, trabajaba en el hospital de Wuham, el primer médico en percibir la amenaza de la infección por el coronavirus, tras observar el ingreso de siete pacientes con los mismos síntomas en un mismo día. El hospital Central de Wuhan confirmó su muerte el 7 de febrero, después de una serie de informes contradictorios de su enfermedad.

En un primer momento, este oftalmólogo de 33 años, fue el primero en dar la alarma sobre el coranovirus a finales de diciembre, utilizando la plataforma de redes sociales china Weibo. El Dr. Li advirtió a sus compañeros médicos de una neumonía muy similar al SARS. Sus publicaciones se hicieron virales y fue acusado por las autoridades chinas de “difundir rumores”, de “perturbar el orden social” delito penado con hasta 7 años de cárcel. Días más tarde las mismas autoridades tuvieron que pedirle disculpas y reconocer la alarma.

El Dr. Li Wenliang atendió a principios de enero a una paciente con glaucoma sin saber que era portadora. A los pocos días ya mostraba los síntomas de la infección con fiebre, tos  y en menos de 1 mes había fallecido a consecuencia de complicaciones respiratorias.

En una entrevista con su madre Pear, manifestaba la pena y el dolor de su perdida. Su hijo había estado estable durante varias semanas y en los dos ultimas día se deterioró y murió. Ella y el padre del Dr. LI contrajeron el coronavirus, pero se recuperaron.

El Dr. Li Wenliang deja un hijo y una esposa, que esta embarazada, según las publicaciones.

La sociedad China de Oftalmología ha publicado un homenaje nacional por sus intentos de advertir al publico sobre esta enfermedad.

Nosotros desde aquí queremos honrar la memoria de nuestro compañero oftalmólogo, así como ensalzar el esfuerzo de los miles de médicos, que se exponen cada día a la amenaza del contagio de ésta y otras enfermedades transmisibles.

Del mismo modo queremos hacer hincapié en la importancia de adoptar las medidas adecuadas para evitar la transmisión del virus, de gran importancia en centros sanitarios. A este respecto, en nuestras clínicas ya se ha instaurado un protocolo a varios niveles para minimizar la transmisión de ésta u otras enfermedades contagiosas.

Coronavirus: ¿qué debes saber en relación a tus ojos?

coronavirus-y-ojos-conjuntivitis
coronavirus-y-ojos-conjuntivitis

Información y cuidados que se deben tener en relación a los ojos y la posible infección por coronavirus.

¿Qué son los coronavirus?

Los coronavirus son un grupo de virus muy frecuentes que provocan infecciones tanto en animales como en humanos. Los animales típicamente más afectados son los mamíferos (perros, cerdos, gatos, roedores, murciélagos, camellos, etc…) y aves.

En humanos los coronavirus causan hasta el 40% de los resfriados comunes y algunas gastroenteritis leves (gripe intestinal). Son, por lo tanto, muy frecuentes.

¿Cual es el problema?

El problema surge cuando los virus de origen animal “saltan” al ser humano, debido al contacto estrecho con ellos o a la ingesta de éstos o de sus productos. Después el virus adquiere la capacidad de transmitirse entre humanos con una elevada mortalidad. Las facilidades en el transporte, fundamentalmente aéreo, hacen el resto.

En 2003 el coronavirus SARS (Síndrome Respiratorio Severo Agudo), procedente de China, causó la muerte de 800 personas. Se cree que su origen fue debido a la ingesta de animales silvestres sin control sanitario.

En 2012 el coronavirus MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), procedente de un mercado de mariscos y otros animales vivos de la ciudad de Wuhan, ha causado ya la muerte por neumonía grave de 169 personas, infectando a más de 90.000.

¿Qué debes saber en relación a tus ojos?

Como muchos otros virus, el coronavirus 2019-CoV puede causar conjuntivitis, por contacto directo de la conjuntiva con secreciones y objetos contaminados, así como a distancia (hasta 2 metros) a través de gotitas respiratorias (al toser, al estornudar, al hablar). La conjuntivitis puede aparecer tan pronto como 2 días después del contagio. Se cree que el principal consultor médico de China para el coronavirus, Wang Guangfa, también infectado, la adquirió a través de la conjuntiva.

Por lo tanto, recomendamos la protección de los ojos con mascarillas o gafas especiales, no sólo de la nariz y la boca, cuando se atiende o está en contacto con personas potencialmente infectadas. Además se deben usar guantes y lavar las manos con asiduidad, sirviéndose de soluciones desinfectantes (alcohol u otras).

Las personas con conjuntivitis y síntomas respiratorios que hayan viajado a China o estado en contacto con personas que hayan viajado, deben considerarse en riesgo de infección.