Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

¿Cómo afecta a tus ojos el uso prolongado de la mascarilla por el Covid19?

Uso de mascarilla

¿Es cierto que el coronavirus entra por los ojos?

A continuación os explicaremos cómo afecta a tus ojos el uso prolongado de la mascarilla.

El coronavirus (Covid-19) es una enfermedad contagiosa que se introduce en nuestro organismo por medio de las mucosas.

Las 3 principales vías de contagio son:

*La boca.

*La Nariz.

*Los ojos.

Cuando alguien que esta contagiado tose a nuestro alrededor, o nos tocamos los ojos con las manos contaminadas, es posible que la mucosa que recubre la superficie de los ojos y los párpados (mucosa conjuntiva) se infecte contrayendo así la enfermedad.

Por esta razón uno de los síntomas que puede presentar esta enfermedad es la conjuntivitis.

Las mascarillas sanitarias ayudan a protegernos del Covid-19, pero no del todo, ya que cubre nariz y boca pero no los ojos. Y evidentemente los ojos son una vía más de contagio.

¿Puede causar afecciones oculares el uso intensivo de mascarillas sanitarias?

Llevar mascarillas reduce drásticamente el riesgo de contagio, pero el uso prolongado de las mismas durante muchas horas seguidas puede causar diferentes afecciones oculares.

Cuando usamos las mascarillas, la exhalación de aire se produce por la parte superior resecando la mucosa conjuntiva del ojo.

Ese uso prolongado en el tiempo durante muchas horas puede ocasionar, entre otras, dos tipos de afecciones oculares:

Síndrome del ojo seco

El síndrome del ojo seco es una patología que provoca que nuestra superficie ocular se seque más rápido de lo habitual.

Una buena película lagrimal de calidad tiene que mantenerse con el ojo abierto sin romperse durante unos 10 segundos, eso da el tiempo suficiente para volver a lubricar el ojo mediante el parpadeo.

Cuando la lagrima se rompe antes de tiempo y deja el ojo expuesto al aire, sin protección, se produce el síndrome del ojo seco.

Conjuntivitis

La conjuntivitis es la inflamación de la mucosa conjuntiva, esta mucosa es la que recubre el globo ocular y el parpado en la parte interna, tiene vasos sanguíneos, por eso cuando se inflama se ve el ojo rojo.

uso de mascarilla

Además del uso de mascarillas, ¿cómo proteger nuestros ojos para evitar contagiarnos de coronavirus?

Nuestros ojos son muy sensibles al contagio, los seres humanos emitimos unas gotitas al hablar o estornudar por la que se contagia el virus.

Para reducir el riesgo es aconsejable:

Usar gafas

Las gafas van a hacer la función de barrera en caso de recibir partículas contaminadas en el ambiente, reduciendo así el riesgo de contagio de forma considerable.

Por ese motivo se desaconseja usar temporalmente lentes de contacto.

¿Qué tipo de gafas usar?

Existen multitud de tipos de gafas para proteger nuestros ojos, cualquier tipo de gafa va a servir como barrera de protección.

Las que más protegen son las gafas cerradas, pero en su defecto cualquier gafa graduada o de sol sirve para reducir el riesgo de contagio.

Pantallas  de protección

Las pantallas de protección son otra alternativa a las gafas, para que la pantalla proteja debe usarse con una mascarilla.

Las pantallas además de proteger los ojos evitan que te toques la cara reduciendo así el riesgo de contagio.

¿Cómo evitar las alteraciones oculares producidas por el uso de las mascarillas?

  • Intenta no pasar más de 8 o 9 horas seguidas con la mascarilla puesta, en la medida de lo posible, intenta hacer periodos de descanso.
  • Mantén siempre una buena higiene de manos, sobre todo siempre que vayas a tocarte los ojos o la cara.
  • Evita el uso de lentillas, las lentillas al entrar en contacto con el ojo suelen resecarse, si a eso le unimos el uso intensivo de la mascarilla puede favorecer que se produzca el síndrome del ojo seco o conjuntivitis.

¿Por qué se empañan las gafas con el uso de la mascarilla?

Cuando hablamos o respiramos con la mascarilla puesta expulsamos dióxido de carbono, el dióxido de carbono caliente entra en contacto con la superficie fría de  los cristales de las gafas convirtiéndose en vaho.

¿Cómo evitar que se empañen las gafas con el uso de las mascarillas?

Hay pequeños “trucos” efectivos para que no se empañen tus gafas cuando usas la mascarilla sanitaria. Hay que tener en cuenta que estos trucos serán más o menos efectivos según el tipo de lente y el estado de la lente.

  1. Evita poner la mascarilla por encima de las gafas, así se van a empañar ambas caras. Lo mejor es colocar las gafas por encima de la mascarilla.
  • El truco de lavar primero las lentes con jabón funciona, pero hay que hacerlo con sumo cuidado para que no se rayen los cristales. Si vas a usarlo fíjate en que el jabón sea de calidad y sin partículas, aunque no es lo más aconsejable.
  • Aleja un poco las gafas de la cara, al no estar en contacto directo con la salida de aire de la mascarilla, va a reducir el vaho de manera considerable.
  •  Intenta evitar en la medida de lo posible la salida del aire por la zona de las gafas adaptando la mascarilla a la forma de la cara.

Hay productos y tratamientos pensados para reducir el vaho en las lentes y evitar que se empañen, son la mejor solución, para eso lo mejor es acudir a tu óptica de confianza y ver qué producto se adecúa más a tu tipo de lente.

¿Cómo aliviar las posibles afecciones oculares producidas por el uso intensivo de las mascarillas

* Es importante mantener una buena higiene, tanto de manos como ocular, lava tus ojos con agua y jabón 1 o 2 veces al día.

* Reduce el uso del aire acondicionado. El aire acondicionado ayuda a resecar el ambiente, usa si es posible humidificadores de aire, ayudan a aliviar las molestias causadas por el síndrome del ojo seco y la conjuntivitis.

* En caso de que la infección sea grave consulta con tu oftalmólogo para que te recete algún colirio humectante o lágrimas artificiales. No todas tienen el mismo efecto.

Cuida tus ojos esta primavera

Cuida tus ojos esta primavera
Cuida tus ojos esta primavera

La llegada de la primavera tiene un efecto directo en nuestro organismo y son los ojos uno de los principales órganos que sufren los cambios de la nueva estación.

La primavera es una de las mejores épocas del año, en la que mejor se puede disfrutar del sol. Trae a nuestro día a día la subida de temperaturas, más horas de luz y mucho más colorido. Pero también trae alergias oculares.

Los ojos son órganos que están muy expuestos, tienen poca protección frente al exterior, con lo cual, cualquier agente externo tiene una repercusión directa sobre ellos.

La llegada de la primavera trae muchas molestias que padecen un alto porcentaje de la población. Cansancio generalizado, tos, estornudos; pero también, otros síntomas relacionados con la salud ocular. Picor, enrojecimiento, ojos llorosos, sensibilidad a la luz y tener la sensación de cuerpo extraño en el ojo, son los más frecuentes. La causa, principalmente, es la exposición más directa, intensa y frecuente a alérgenos como el polen, las esporas de moho y los ácaros del polvo.

¿Cómo afecta la primavera a los ojos?

– Conjuntivitis alérgica. Es una inflamación en la conjuntiva por la exposición al alérgeno, que produce picor, enrojecimiento, lagrimeo, irritación y sensación de arenilla en los ojos.

– Ojo seco. Con la presencia de polen en el aire y el cambio de temperatura, el ojo se reseca.

Recomendaciones.

  • Evita frotarte los ojos.
  • Evita los espacios abiertos y salir a la calle los días de mayor concentración de polen y mucho viento.
  • Utiliza gotas lubricantes o lágrima artificial.
  • Utiliza gafas de sol o antipolen en el exterior.
  • Cierra las ventanillas cuando viajes en coche.
  • No olvides cambiar los filtros del aire acondicionado.
  • Visita a tu oftalmólogo al menos una vez al año para una revisión de tu salud ocular.

Coronavirus: ¿qué debes saber en relación a tus ojos?

coronavirus-y-ojos-conjuntivitis
coronavirus-y-ojos-conjuntivitis

Información y cuidados que se deben tener en relación a los ojos y la posible infección por coronavirus.

¿Qué son los coronavirus?

Los coronavirus son un grupo de virus muy frecuentes que provocan infecciones tanto en animales como en humanos. Los animales típicamente más afectados son los mamíferos (perros, cerdos, gatos, roedores, murciélagos, camellos, etc…) y aves.

En humanos los coronavirus causan hasta el 40% de los resfriados comunes y algunas gastroenteritis leves (gripe intestinal). Son, por lo tanto, muy frecuentes.

¿Cual es el problema?

El problema surge cuando los virus de origen animal “saltan” al ser humano, debido al contacto estrecho con ellos o a la ingesta de éstos o de sus productos. Después el virus adquiere la capacidad de transmitirse entre humanos con una elevada mortalidad. Las facilidades en el transporte, fundamentalmente aéreo, hacen el resto.

En 2003 el coronavirus SARS (Síndrome Respiratorio Severo Agudo), procedente de China, causó la muerte de 800 personas. Se cree que su origen fue debido a la ingesta de animales silvestres sin control sanitario.

En 2012 el coronavirus MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), procedente de un mercado de mariscos y otros animales vivos de la ciudad de Wuhan, ha causado ya la muerte por neumonía grave de 169 personas, infectando a más de 90.000.

¿Qué debes saber en relación a tus ojos?

Como muchos otros virus, el coronavirus 2019-CoV puede causar conjuntivitis, por contacto directo de la conjuntiva con secreciones y objetos contaminados, así como a distancia (hasta 2 metros) a través de gotitas respiratorias (al toser, al estornudar, al hablar). La conjuntivitis puede aparecer tan pronto como 2 días después del contagio. Se cree que el principal consultor médico de China para el coronavirus, Wang Guangfa, también infectado, la adquirió a través de la conjuntiva.

Por lo tanto, recomendamos la protección de los ojos con mascarillas o gafas especiales, no sólo de la nariz y la boca, cuando se atiende o está en contacto con personas potencialmente infectadas. Además se deben usar guantes y lavar las manos con asiduidad, sirviéndose de soluciones desinfectantes (alcohol u otras).

Las personas con conjuntivitis y síntomas respiratorios que hayan viajado a China o estado en contacto con personas que hayan viajado, deben considerarse en riesgo de infección.