Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Cada vez más niños utilizan lentillas: beneficios y consejos

Las lentillas son una buena alternativa para muchos personas que ven limitadas sus actividades diarias por el uso de gafas. También para los más pequeños.

Las lentillas ofrecen comodidad, calidad de visión, libertad de movimiento y mejoran el aspecto, un factor asociado al aumento de la autoestima y la confianza. Además, en el caso de los niños, son un excelente método de corrección y, dependiendo del defecto refractivo, pueden frenar o ralentizar el crecimiento del mismo.

No hay una edad mínima para el uso de lentes de contacto, depende de las características del ojo y de la situación concreta del paciente. Lo más importante es entender si el niño tiene la madurez y capacidad suficientes para hacerse responsable de un uso correcto, con las medidas de higiene y recomendación que ofrecerá el especialista en todo momento.

¿Qué beneficios aportan a los niños?

  • Mejoran el campo visual.
  • Aportan una buena calidad en la visión.
  • Comodidad en el día a día, sobre todo en la práctica de actividad física.
  • Aumenta la responsabilidad en los niños.
  • Las lentes de ortoqueratología se utilizan para ralentizar o parar el aumento de la miopía.
  • Aumento de la seguridad en uno mismo.

Consejos para una buena utilización.

Es imprescindible una correcta manipulación de las lentes de contacto para evitar posibles infecciones o daños en los ojos. Establecer sencillos hábitos y rutinas es, sin duda, la mejor forma: Lavarse y secarse las manos antes de manipular las lentillas; mantener una correcta higiene, limpiar, desinfectar y guardarlas según las indicaciones; no bañarse ni ducharse con las lentillas puestas, evitando así posibles infecciones por amebas que se encuentran en el agua; mantener el ojo hidratado; no exceder en las horas de uso recomendadas; y no dormir con ellas puestas, salvo en aquellas lentes de contacto específicamente indicadas para ello.

La valoración de si el niño es candidato o no para ser usuario de lentillas, así como el proceso de adaptación de las mismas, se ha de realizar bajo la supervisión del especialista.

Problemas visuales y fracaso escolar

Clínica Vista Sánchez Trancón.

Uno de cada cuatro niños en edad escolar tiene defectos visuales que pueden afectar a su rendimiento académico.

Aproximadamente entre el 35 y el 40% del fracaso escolar no está relacionado directamente con la inteligencia de los alumnos, sino con defectos visuales como la miopía, hipermetropía, astigmatismo, estrabismo y ojo vago o ambliopía.

La visión es un elemento clave en el proceso de aprendizaje de los niños, en la actividad física y en cómo se relacionan con los demás y con el entorno. Cuando existe un defecto de refracción o un problema visual, el niño tiene mayor dificultad para desarrollar sus actividades cotidianas con normalidad.

Si un defecto visual no se detecta a tiempo, el cerebro de los más pequeños se va adaptando a esta deficiencia y es más difícil identificarla. La prevención se convierte entonces es un elemento clave para detectar problemas visuales de forma precoz y evitar complicaciones en un futuro.

¿Qué señales hay que tener en cuenta al observar al niño?

  • Le duele la cabeza después de leer.
  • Tropieza con facilidad.
  • Se frota los ojos con frecuencia.
  • Suele sentarse cerca del televisor o se acerca mucho al libro.
  • Se salta líneas de texto cuando ya sabe leer.
  • Tiene mala alineación de los ojos.
  • Entrecierra los ojos.
  • Enrojecimiento de los ojos o lagrimeo.
  • Pestañea con más frecuencia de la habitual.
  • Inclina la cabeza hacia un lado.

Independientemente de que el niño presente alguna de estas señales, es recomendable realizar revisiones periódicas al menos una vez al año, para asegurarse de que su salud visual es buena e identificar posibles problemas que, tratados a tiempo, no revisten mayor gravedad.

La mejor época del año para las revisiones de los benjamines de la casa, es una vez finalizadas las vacaciones de verano, de cara al inicio del nuevo curso escolar. No olvides pedir cita con antelación.