Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Recomendaciones para un buen uso de lentillas

Recomendaciones uso de lentillas

Seguir unos hábitos y pautas en el uso de lentillas es imprescindible para proteger nuestros ojos y evitar complicaciones.

Cada vez son más los usuarios con defectos de refracción que optan por lentillas, por los numerosos beneficios que ofrecen. Aportan comodidad, amplitud de visión, no se empañan y permiten realizar actividades deportivas que se complican con la utilización de gafas. Además, el factor estético tiene mucho peso a la hora de decantarse por lentes de contacto o gafas.

Pero también tienen desventajas, principalmente relacionadas con los hábitos que hay que adquirir, sobre todo en cuestión de higiene, para evitar que un uso inadecuado pueda perjudicar nuestra salud ocular.

¿Qué debes tener en cuenta al usar lentillas?

Higiene. La higiene es imprescindible, tanto a la hora de manipularlas como en el uso. Hay que lavar las manos con detenimiento y secarlas con papel o toallas que no dejen pelusas antes de manipular las lentes de contacto.

No dormir nunca con ellas, salvo aquellas lentes de contacto diseñadas específicamente para corregir defectos de refracción mientras dormimos.

No excederse en las horas de uso. Usar las lentillas más tiempo del indicado, puede provocar infecciones o lesiones en tus ojos.

Si utilizas maquillaje, hay que ponérselas antes de empezar a maquillarse y al llegar a casa retirarlas primero y desmaquillarse después, evitando así que residuos o partículas queden depositadas entre las lentillas y los ojos.

No bañarse ni ducharse con ellas puestas. En el agua hay un gran número de bacterias que pueden destruir el tejido corneal a gran velocidad.

Hidrata tus ojos. Bebe mucha agua, parpadea con frecuencia y utiliza gotas humectantes si lo necesitas.

Realiza descanso periódicos, especialmente si trabajas mucho tiempo delante de pantallas. En este caso la regla 20-20-20 es una buen opción: calcular 20 minutos delante de una pantalla y entonces enfocar algo que se encuentre a 20 pies (aproximadamente 6 metros) durante 20 segundos.

Y no olvides revisar tu vista una vez al año.

Cada vez más niños utilizan lentillas: beneficios y consejos

Las lentillas son una buena alternativa para muchos personas que ven limitadas sus actividades diarias por el uso de gafas. También para los más pequeños.

Las lentillas ofrecen comodidad, calidad de visión, libertad de movimiento y mejoran el aspecto, un factor asociado al aumento de la autoestima y la confianza. Además, en el caso de los niños, son un excelente método de corrección y, dependiendo del defecto refractivo, pueden frenar o ralentizar el crecimiento del mismo.

No hay una edad mínima para el uso de lentes de contacto, depende de las características del ojo y de la situación concreta del paciente. Lo más importante es entender si el niño tiene la madurez y capacidad suficientes para hacerse responsable de un uso correcto, con las medidas de higiene y recomendación que ofrecerá el especialista en todo momento.

¿Qué beneficios aportan a los niños?

  • Mejoran el campo visual.
  • Aportan una buena calidad en la visión.
  • Comodidad en el día a día, sobre todo en la práctica de actividad física.
  • Aumenta la responsabilidad en los niños.
  • Las lentes de ortoqueratología se utilizan para ralentizar o parar el aumento de la miopía.
  • Aumento de la seguridad en uno mismo.

Consejos para una buena utilización.

Es imprescindible una correcta manipulación de las lentes de contacto para evitar posibles infecciones o daños en los ojos. Establecer sencillos hábitos y rutinas es, sin duda, la mejor forma: Lavarse y secarse las manos antes de manipular las lentillas; mantener una correcta higiene, limpiar, desinfectar y guardarlas según las indicaciones; no bañarse ni ducharse con las lentillas puestas, evitando así posibles infecciones por amebas que se encuentran en el agua; mantener el ojo hidratado; no exceder en las horas de uso recomendadas; y no dormir con ellas puestas, salvo en aquellas lentes de contacto específicamente indicadas para ello.

La valoración de si el niño es candidato o no para ser usuario de lentillas, así como el proceso de adaptación de las mismas, se ha de realizar bajo la supervisión del especialista.

Recomendaciones antes de la cirugía refractiva

Recomendaciones antes de la cirugía refractiva.

El número de personas que optan por la cirugía refractiva para librarse de las gafas va aumentando cada año.

La cirugía refractiva es un conjunto de procedimientos quirúrgicos que tienen como finalidad la disminución o eliminación de los problemas de refracción del paciente, recuperando una correcta visión sin la necesidad de utilizar gafas o lentillas.

Como resultado de la constante innovación en salud y tecnología, esta intervención cada vez dura menos tiempo. Es una intervención rápida, que no requiere hospitalización y lo normal es que el paciente pueda irse a casa en un corto período de tiempo, una vez realizados los controles necesarios por el personal médico.

Pero no deja de ser un procedimiento quirúrgico. Por lo que es importante seguir una serie de sencillas recomendaciones antes de la intervención para que la recuperación sea más rápida y evitar posibles complicaciones.

Qué hacer antes de la cirugía refractiva.

  • Si utilizas lentes de contacto debes interrumpir su uso al menos siete días antes.
  • En las pruebas previas, para saber si se es candidato a la cirugía, hay que informar al médico si se está tomando algún medicamento y si se padece alguna enfermedad importante.
  • Lavarse el pelo antes de la intervención, para evitar hacerlo inmediatamente después y que restos de champú puedan irritar los ojos.
  • Seguir de forma rigurosa el tratamiento prescrito y las indicaciones del médico antes de la intervención.

El día de la intervención.

  • No utilizar maquillaje, ni cremas, especialmente alrededor de los ojos.
  • Evitar utilizar colonia o loción de afeitado.
  • Desayunar ligero y preferiblemente tres horas antes de la intervención.
  • Evitar conducir.
  • Intentar ir acompañado.

Después de la intervención.

  • Utilizar gafas de sol para proteger los ojos de la luz solar.
  • Evitar realizar esfuerzo físico.
  • Evitar forzar la vista.
  • No tocarse ni frotarse los ojos.
  • Seguir las recomendaciones sobre el tratamiento y la higiene correcta, prescritas por el oftalmólogo.

Problemas visuales y fracaso escolar

Clínica Vista Sánchez Trancón.

Uno de cada cuatro niños en edad escolar tiene defectos visuales que pueden afectar a su rendimiento académico.

Aproximadamente entre el 35 y el 40% del fracaso escolar no está relacionado directamente con la inteligencia de los alumnos, sino con defectos visuales como la miopía, hipermetropía, astigmatismo, estrabismo y ojo vago o ambliopía.

La visión es un elemento clave en el proceso de aprendizaje de los niños, en la actividad física y en cómo se relacionan con los demás y con el entorno. Cuando existe un defecto de refracción o un problema visual, el niño tiene mayor dificultad para desarrollar sus actividades cotidianas con normalidad.

Si un defecto visual no se detecta a tiempo, el cerebro de los más pequeños se va adaptando a esta deficiencia y es más difícil identificarla. La prevención se convierte entonces es un elemento clave para detectar problemas visuales de forma precoz y evitar complicaciones en un futuro.

¿Qué señales hay que tener en cuenta al observar al niño?

  • Le duele la cabeza después de leer.
  • Tropieza con facilidad.
  • Se frota los ojos con frecuencia.
  • Suele sentarse cerca del televisor o se acerca mucho al libro.
  • Se salta líneas de texto cuando ya sabe leer.
  • Tiene mala alineación de los ojos.
  • Entrecierra los ojos.
  • Enrojecimiento de los ojos o lagrimeo.
  • Pestañea con más frecuencia de la habitual.
  • Inclina la cabeza hacia un lado.

Independientemente de que el niño presente alguna de estas señales, es recomendable realizar revisiones periódicas al menos una vez al año, para asegurarse de que su salud visual es buena e identificar posibles problemas que, tratados a tiempo, no revisten mayor gravedad.

La mejor época del año para las revisiones de los benjamines de la casa, es una vez finalizadas las vacaciones de verano, de cara al inicio del nuevo curso escolar. No olvides pedir cita con antelación.

Pantallas y niños. Cómo evitar el uso excesivo

Los niños pasan cada vez más tiempo delante de pantallas, tablets y smartphones, un hábito que puede tener consecuencias negativas para el sistema visual de los más pequeños.

En 2020 más del 30% de los niños y adolescentes tendrán miopía como consecuencia del excesivo uso de las pantallas. Datos preocupantes, sobre todo en menores de 7 años que aún no tienen el sistema visual completamente desarrollado.

De media parpadeamos de 15 a 20 veces por minuto, delante de una pantalla este parpadeo se reduce entre 7 y 10 veces por minuto. La función de limpieza y lubricación del parpadeo se ve limitada a la mitad, propiciando la aparición, no solo de la fatiga visual, sino también de sequedad ocular.

Hace unos días el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España recomendaba a los padres optar por rompecabezas y juegos de ingenio como regalos para el período navideño. Este tipo de juguetes contribuyen a desarrollar la percepción y la memoria visual 

Sin embargo, cada vez más se apuesta por regalos tecnológicos; móviles, consolas, tablets y videojuegos. Su uso excesivo pede entrañar un riesgo para la salud visual de los niños. La sobrexposición a las pantallas, sobre todo cuando no se mantiene una mínima distancia de seguridad, puede provocar fatiga visual, progresión de la miopía y aparición de presbicia en edades tempranas.

La vida digital está aumentando la incidencia de trastornos visuales, es importante prevenir problemas futuros evitando un uso excesivo o inadecuado.

Recomendaciones generales para la correcta utilización de la tecnología.

  1. Procurar una iluminación adecuada evitando reflejos en la pantalla.
  2. Colocar la pantalla a una distancia mínima de 30 cm.
  3. Ajustar el contraste y el brillo a las necesidades individuales de cada usuario.
  4. No utilizar los dispositivos más de 15 minutos seguidos sin descanso.
  5. Utilizar la regla 20-20-20 para evitar la fatiga visual.
  6. Realizar revisiones oftalmológicas al menos una vez al año.

Cirugía refractiva. Qué es y cuáles son sus beneficios.

Vista Sánchez Trancón.
Vista Sánchez Trancón.

En la actualidad, siete de cada diez españoles tienen problemas de visión. Cada vez más personas optan por la cirugía refractiva para librarse de las gafas.

Más allá de una cuestión estética o un factor de comodidad, estos problemas visuales pueden dificultar el buen desarrollo de actividades cotidianas.

Los defectos refractivos o ametropía, son alteraciones visuales que impiden que la imagen se enfoque correctamente sobre la retina, provocando que la visión sea borrosa. Los principales defectos refractivos son la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Para corregirlos, lo más habitual es la utilización de gafas graduadas o lentillas. Pero cada vez más personas buscan darles solución a través de la cirugía refractiva.

¿Qué es la cirugía refractiva?

Cuando hablamos de cirugía refractiva, nos referimos a un conjunto de procedimientos quirúrgicos que tienen como finalidad la disminución o eliminación de los problemas de refracción del paciente, recuperando una correcta visión sin la necesidad de utilizar gafas o lentillas.

¿En qué consiste la intervención?

En función de las necesidades particulares del paciente, existen dos formas diferentes:

  • Técnicas de láser. Se modifica la forma de la córnea, eliminando capas de forma selectiva para eliminar los defectos de refracción. Recomendable para pacientes con menos de seis dioptrías. La intervención es indolora y ambulatoria y tiene una duración de solo unos minutos.
  • Lente intraocular. Para pacientes con más de seis dioptrías. Las lentes fáquicas se implantan entre la córnea y el cristalino, están recomendadas para pacientes jóvenes menores de 40/45 años. En cambio, la lente pseudofáquica sustituye al cristalino, recomendadas para pacientes que ya presentan presbicia o cataratas.

En Vista Sánchez Trancón realizamos un estudio completo personalizado de forma gratuita, para conocer que técnica es la que más se ajusta a las necesidades visuales de cada paciente y si se es o no candidato a la intervención.