Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Recomendaciones para un buen uso de lentillas

Recomendaciones uso de lentillas

Seguir unos hábitos y pautas en el uso de lentillas es imprescindible para proteger nuestros ojos y evitar complicaciones.

Cada vez son más los usuarios con defectos de refracción que optan por lentillas, por los numerosos beneficios que ofrecen. Aportan comodidad, amplitud de visión, no se empañan y permiten realizar actividades deportivas que se complican con la utilización de gafas. Además, el factor estético tiene mucho peso a la hora de decantarse por lentes de contacto o gafas.

Pero también tienen desventajas, principalmente relacionadas con los hábitos que hay que adquirir, sobre todo en cuestión de higiene, para evitar que un uso inadecuado pueda perjudicar nuestra salud ocular.

¿Qué debes tener en cuenta al usar lentillas?

Higiene. La higiene es imprescindible, tanto a la hora de manipularlas como en el uso. Hay que lavar las manos con detenimiento y secarlas con papel o toallas que no dejen pelusas antes de manipular las lentes de contacto.

No dormir nunca con ellas, salvo aquellas lentes de contacto diseñadas específicamente para corregir defectos de refracción mientras dormimos.

No excederse en las horas de uso. Usar las lentillas más tiempo del indicado, puede provocar infecciones o lesiones en tus ojos.

Si utilizas maquillaje, hay que ponérselas antes de empezar a maquillarse y al llegar a casa retirarlas primero y desmaquillarse después, evitando así que residuos o partículas queden depositadas entre las lentillas y los ojos.

No bañarse ni ducharse con ellas puestas. En el agua hay un gran número de bacterias que pueden destruir el tejido corneal a gran velocidad.

Hidrata tus ojos. Bebe mucha agua, parpadea con frecuencia y utiliza gotas humectantes si lo necesitas.

Realiza descanso periódicos, especialmente si trabajas mucho tiempo delante de pantallas. En este caso la regla 20-20-20 es una buen opción: calcular 20 minutos delante de una pantalla y entonces enfocar algo que se encuentre a 20 pies (aproximadamente 6 metros) durante 20 segundos.

Y no olvides revisar tu vista una vez al año.

Hipertensión arterial y visión ¿Qué debes saber?

Doctor checking blood pressure of the patient

La hipertensión arterial puede afectar a muchos órganos del cuerpo, como los ojos. De hecho, hasta un 11 % de los hipertensos presentan problemas oculares.

La hipertensión arterial (HTA), también conocida como tensión arterial alta o elevada, es una enfermedad crónica que se caracteriza por un incremento continuo de las cifras de la presión sanguínea en las arterias.

Cuando el corazón late, bombea sangre a los vasos, encargados de llevar la sangre a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Mientras más alta es la tensión, el esfuerzo que tiene que realizar el corazón para bombear es mayor.

La hipertensión arterial es una de las enfermedades con mayor incidencia en España. Según la Sociedad Española de Cardiología, un un 43% de la población padece esta enfermedad y más de un tercio de los pacientes están sin diagnosticar. La mayoría de las personas que padecen hipertensión se sienten sanas y sin síntomas, por eso es conocida como “la enfermedad silenciosa”.

¿Cómo afecta a la vista?

La retinopatía hipertensiva, o daños en los vasos sanguíneos que transportan la sangre a la retina, es una de las complicaciones más habituales. Cuanto más alta sea la presión arterial y más tiempo se mantengan los síntomas, mayor probabilidad de padecer una retinopatía hipertensiva grave. Este trastorno puede causar sangrados en el ojo, visión borrosa o incluso una ceguera completa. Puede apreciarse en el examen del fondo de ojo, que permite visualizar directamente la retina y sus vasos a través de la pupila.

¿Qué otros daños provoca al ojo la hipertensión?

La hipertensión arterial también puede provocar la acumulación de líquido bajo la retina, posibles daños en los nervios de los ojos, bloqueo del riego sanguíneo en las arterias que conducen a la retina, o un bloqueo de las venas encargadas de llevarse la sangre que sale de la retina.

Aunque es una enfermedad difícil de prever, estos síntomas pueden alertarnos de que algo no está bien: dolores de cabezas persistentes, visión doble, pérdida de visión o visión débil.

Una revisión oftalmológica periódica nos ayudará a mantener en buen estado nuestra salud ocular.

¿Cómo afecta la fibromialgia a los ojos?

Fibromialgia y salud ocular

La fibromialgia es una enfermedad reumática a la que se asocian múltiples síntomas, como el dolor corporal generalizado, fatiga o problemas del sueño, pero también la salud visual se ve afectada.

El síndrome de fibromialgia es el segundo trastorno reumático más frecuente en los países industrializados. Fue reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1992 con los criterios del Colegio Americano de Reumatología que la definía como: un dolor crónico y generalizado de más de 3 meses de evolución y el hallazgo positivo de 11 de los 18 posibles puntos dolorosos a la palpación.

Se puede decir que la fibromialgia consiste en una anomalía en la percepción del dolor, ya que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son.

Solo en España padecen esta enfermedad 1.600.000 personas, de las cuales el 90% son mujeres de entre 40 y 50 años, aunque es una enfermedad que también afecta a los hombres.

Los pacientes que padecen esta enfermedad, desarrollan otras enfermedades asociadas, que pueden ir desde problemas digestivos y urinarios, ansiedad y depresión o producir un deterioro de la salud visual.

¿Cómo afecta a la salud visual?

Aproximadamente un 50% de las personas que padecen fibromialgia presentas problemas oculares asociados a la enfermedad. Estos son los más frecuentes:

  1. Ojo seco. La película lagrimal que nutre y protege el ojo se ve alterada, por lo tanto, empeora la calidad y estabilidad de la lágrima, provocando que el ojo no tenga una lubricación adecuada.
  2. Sensibilidad a la luz. La fibromialgia puede producir fotofobia, es decir, sensibilidad a la luz.
  3. Dolor en lo ojos. La fibromialgia se caracteriza por un dolor muscular generalizado, por lo que también puede afectar a los músculos oculares. El dolor puede llegar a ser intenso y punzante, y se puede ver incrementado por la fatiga, falta de sueño, ansiedad y estrés.
  4. Visión doble, borrosa o cambiante. Muchos pacientes con fibromialgia suelen tener problemas con la visión y la agudeza visual; problemas para enfocar o cambiar de enfoque, que suelen agravarse cuando el ambiente es seco o hay humo alrededor.

La mejor prevención, sin duda, es realizar revisiones oftalmológicas periódicas para diagnosticar a tiempo cualquier problema de salud ocular.

Problemas visuales asociados a la edad

La edad tiene un peso importante en nuestra salud visual. El organismo se va deteriorando y con ello, nuestros sentidos van perdiendo su eficacia de forma progresiva.

La vista es uno de los sentidos a los que más afecta la edad. El envejecimiento trae asociado una pérdida de agudeza visual, sensibilidad a la luz, ojo seco o pérdida de capacidad para enfocar. Además, existen diversas enfermedades y patologías asociadas a la edad.

Enfermedades visuales asociadas a la edad más frecuentes.

Cataratas. La catarata es la pérdida de transparencia del cristalino, es decir, la lente que está detrás de la pupila y que nos sirve para enfocar nítidamente los objetos, se vuelve opaca o poco transparente. Aunque puede darse también en jóvenes, son las personas mayores las que mayoritariamente se ven afectadas por este problema 

Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE). La DMAE es un trastorno visual asociado con la edad, que destruye lentamente la visión central. Es la primera causa de pérdida visual irreversible en el mundo occidental.

Glaucoma. El glaucoma es una enfermedad que tiene como resultado la degeneración de los tejidos sensibles del ojo, fibras nerviosas de la retina y especialmente el nervio óptico, que es el encargado de transmitir las imágenes visuales al cerebro. No es un problema exclusivo de la tercera edad, pero sí se da más en este grupo de población. 

Presbicia. La presbicia es una de las grades evidencias de que la vista cambia a partir de los 40. No es una enfermedad, es un error refractivo que se produce por el endurecimiento del cristalino. Con el paso del tiempo va perdiendo elasticidad y la capacidad de enfocar objetos cercanos disminuye.

Para evitar o minimizar en la medida de lo posible los efectos de la edad sobre la vista, es indispensable desarrollar hábitos que nos ayuden a tener una vista sana. Una alimentación equilibrada, actividad física moderada y evitar hábitos tóxicos contribuirán a una mejor salud ocular. Y, por supuesto, teniendo en cuenta que la prevención es un factor indispensable en cualquier patología ocular, hay que realizar revisiones oftalmológicas anuales a partir de los 45.

¿Cómo afecta el párkinson a los ojos?

El párkinson es una enfermedad neurodegenerativa crónica que afecta al sistema nervioso central. ¿Puede tener alguna incidencia sobre la vista?

El párkinson es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta el movimiento. La causa de la afección neurodegenerativa es la pérdida de neuronas en varias estructuras cerebrales, lo que origina temblores, rigidez o poca flexibilidad, además de problemas del coordinación y equilibrio.

Los síntomas comienzan de forma lenta, generalmente en un lado del cuerpo, aunque posteriormente termina afectando a ambas partes. A medida que la enfermedad va avanzando y los síntomas empeoran, muchas personas que padecen la enfermedad pueden presentar dificultades para caminar o realizar actividades cotidianas y sencillas. En muchos casos, también pueden padecer de trastornos del sueño, problemas como depresión o dificultades para masticar, tragar o hablar.

La enfermedad de Parkinson suele comenzar alrededor de los 60 años, aunque también puede aparecer antes. Además, es mucho más común entre los hombres que entre las mujeres.

¿Cómo afecta la enfermedad de Parkinson a los ojos?

Estos son algunos de los síntomas visuales y efectos del párkinson sobre la visión:

  • Pérdida de agudeza visual.
  • Espasmos involuntarios.
  • Visión doble.
  • Visión borrosa y dificultad para enfocar.
  • Disminución o aumento de la frecuencia de parpadeo.
  • Cambios en la motilidad ocular.
  • Alteración del contraste y color.
  • Alucinaciones visuales.
  • Alteraciones viso-espaciales y viso-perceptivas.
  • Ojo seco.

Estos posibles problemas oculares pueden no tener su origen en la propia enfermedad. En algunos casos son consecuencia de los medicamentos para el párkinson. Por lo tanto, corresponde al facultativo revisar la dosis, del mismo modo que sustituir el fármaco por otro que se ajuste mejor a las necesidades del paciente.

La revisión oftalmológica periódica en personas con párkinson es crucial. El objetivo será diagnosticar de forma precoz complicaciones visuales y proponer el tratamiento más adecuado según las necesidades del paciente.

La importancia de una buena salud ocular

Salud Visual

La vista es el sentido más desarrollado. El 80% de la información que nuestro cerebro recibe es visual.

Mantener una buena salud ocular es fundamental en todos los aspectos y actividades de nuestra vida. Los ojos son la base del sentido de la vista y uno de los órganos más complejos y delicados de nuestro cuerpo. A través de ellos mostramos nuestras emociones, sentimientos más sinceros y además, tienen el poder de aportar confianza, convencer, disimular y hasta de seducir.

Estudios recientes demuestran que el 80% de los casos de ceguera que existen en la actualidad, se podrían haber prevenido o tratado para evitar la pérdida total de la visión. Por esta razón realizar una revisión oftalmológica al año ayudará a prevenir posibles complicaciones en un futuro. Pero también los buenos hábitos son aliados de nuestra salud visual.

8 consejos para cuidar la vista.

  1. Dieta sana y equilibrada. Las vitaminas A, C y Eminerales como el zinc y el selenio o los ácidos Omega 3, son beneficiosos para la retina y para prevenir el envejecimiento de las estructuras oculares.
  2. Utiliza gafas de sol todo el año. Los efectos nocivos del sol están igualmente presentes en invierno.
  3. No te frotes los ojos. Un gesto frecuente que puede ocasionar infecciones y daños en la córnea y el nervio óptico.
  4. Hidrata tus ojos. Beber agua de forma frecuente, parpadear regularmente y utilizar gotas humectantes, nos ayudará a evitar la sequedad ocular.
  5. Cuida la iluminación. Al realizar un esfuerzo visual a corta distancia, como leer o trabajar con el ordenador, la iluminación es un factor clave para evitar la fatiga visual.
  6. Pasa más tiempo al aire libre. Pasear, descansar o realizar actividades al aire libre ayuda a desarrollar habilidades visuales y a potenciar la agudeza visual lejana.
  7. No te excedas en el uso de lentillas. Su uso excesivo puede llevar algunos riesgos asociados como intolerancia, infecciones o úlceras superficiales.
  8. Duerme ocho horas. En muchos casos, la fatiga visual está relacionada con la falta de sueño. Descansar la vista correctamente nos ayudará a reducirla y a mantener los ojos hidratados.

Cuida tus ojos esta primavera

Cuida tus ojos esta primavera
Cuida tus ojos esta primavera

La llegada de la primavera tiene un efecto directo en nuestro organismo y son los ojos uno de los principales órganos que sufren los cambios de la nueva estación.

La primavera es una de las mejores épocas del año, en la que mejor se puede disfrutar del sol. Trae a nuestro día a día la subida de temperaturas, más horas de luz y mucho más colorido. Pero también trae alergias oculares.

Los ojos son órganos que están muy expuestos, tienen poca protección frente al exterior, con lo cual, cualquier agente externo tiene una repercusión directa sobre ellos.

La llegada de la primavera trae muchas molestias que padecen un alto porcentaje de la población. Cansancio generalizado, tos, estornudos; pero también, otros síntomas relacionados con la salud ocular. Picor, enrojecimiento, ojos llorosos, sensibilidad a la luz y tener la sensación de cuerpo extraño en el ojo, son los más frecuentes. La causa, principalmente, es la exposición más directa, intensa y frecuente a alérgenos como el polen, las esporas de moho y los ácaros del polvo.

¿Cómo afecta la primavera a los ojos?

– Conjuntivitis alérgica. Es una inflamación en la conjuntiva por la exposición al alérgeno, que produce picor, enrojecimiento, lagrimeo, irritación y sensación de arenilla en los ojos.

– Ojo seco. Con la presencia de polen en el aire y el cambio de temperatura, el ojo se reseca.

Recomendaciones.

  • Evita frotarte los ojos.
  • Evita los espacios abiertos y salir a la calle los días de mayor concentración de polen y mucho viento.
  • Utiliza gotas lubricantes o lágrima artificial.
  • Utiliza gafas de sol o antipolen en el exterior.
  • Cierra las ventanillas cuando viajes en coche.
  • No olvides cambiar los filtros del aire acondicionado.
  • Visita a tu oftalmólogo al menos una vez al año para una revisión de tu salud ocular.

¿Qué relación tiene el estado de los riñones con la vista?

Vista Sánchez Trancón.

Los riñones y los ojos tienen mucho en común. Además de compartir la causa de un gran número de patologías, muchas enfermedades renales perjudican nuestra salud ocular.

El cuerpo humano es un sistema donde todo está conectado entre sí. El estado en el que se encuentra un órgano determinado puede afectar directa o indirectamente al resto de órganos.

Los ojos y riñones comparten, en muchos casos, la causa de patologías que pueden tener consecuencias para nuestra salud. Existen enfermedades y hábitos no saludables que afectan a ambos órganos; como la diabetes, la hipertensión, la obesidad o el tabaquismo.

Además, en el caso de los riñones y su relación con la vista, numerosos estudios concluyen que los pacientes de diálisis desarrollan enfermedades oculares de forma más frecuente que aquellas personas que, teniendo una edad similar, no sufren de enfermedad renal.

¿Cómo afectan las diferentes enfermedades renales a la vista?

Diversos cuadros clínicos pueden causar pérdida de visión en un paciente con insuficiencia renal, factores que no hay que pasar por alto para evitar complicaciones futuras. Estos son los trastornos más comunes que se pueden complicar cuando la salud de los riñones no es buena:

-Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE). Los pacientes de diálisis son más propensos a sufrir esta enfermedad que aquellas personas sanas del mismo grupo de edad.

-Retinopatía Diabética. Las personas con retinopatía diabética empiezan a ver manchas negras o experimentan oscurecimiento o distorsión de las imágenes en el campo de visión.

La prevención en materia de salud es un valor diferencial y concretamente, en lo referente a la salud ocular, es imprescindible realizar una revisión anual para descartar patologías, así como para definir el tratamiento adecuado en aquellas enfermedades diagnosticadas.

Beneficios del deporte para la visión

Vista Sánchez Trancón

Es sabido que el deporte es beneficioso para la salud, pero ¿qué papel desempeña en la salud visual?

El deporte y la actividad física aportan numerosos beneficios a la salud física y psicológica, mejorando el estado general y aportando equilibrio. Además ayuda a prevenir muchas enfermedades.

En la actualidad, nuestras obligaciones profesionales cada vez demandan menos actividad física, esto hace que el deporte sea cada vez más necesario, para eliminar hábitos sedentarios y reducir el riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares, algunos tipos de cáncer, hipertensión o diabetes.

En cuanto a nuestro sistema visual, muchas de estas enfermedades tienen incidencia directa sobre la vista. Mantener unos hábitos saludables para prevenirlas tiene relación directa con nuestros ojos.

También la práctica deportiva, especialmente en espacios al aire libre, favorece que se fije la vista en largas distancias, que además de mejorar el potencial visual en general, contribuye a prevenir la miopía.

Deportes recomendados para la vista.

La actividad aeróbica como el ciclismo, al natación o el running; deportes de coordinación visual y espacial como el tenis, golf o pádel, son una buena elección. Y si lo que se busca es ejercitar los músculos oculares, elegir actividades deportivas como el tiro con arco es una bueno opción. Si se quiere además disfrutar del aire libre y la naturaleza, el senderismo nos aporta numerosos beneficios para la salud en un enclave inmejorable.

¿Cómo prevenir posibles lesiones?

La realización de cualquier actividad física debe hacerse con las precauciones necesarias. Los ojos son órganos delicados que pueden ver su seguridad comprometida por malas prácticas en el deporte. Sin embargo, la vista es uno de los aspectos que más descuidamos cuando se realiza una actividad física. Es importante seguir una serie de recomendaciones:

Utilizar gafas de protección. Además de para prevenir el efecto nocivo de los rayos ultravioletas en deportes de esquí o montaña, evitaremos que cualquier cuerpo extraño se introduzca en el ojo, en deportes como el ciclismo. También ofrecen protección ante cualquier práctica deportiva en la que intervengan pelotas o palos. En este caso, la recomendación es utilizar gafas de policarbonato, por su resistencia.

-Utilizar gafas en la piscina. Para poder disfrutar de los deportes acuáticos, las gafas de natación evitan el enrojecimiento de ojos por efectos del cloro y previenen ante infecciones oculares a los usuarios de lentillas.

Ante cualquier traumatismo ocular es importante acudir de urgencia al especialista.

Coronavirus: ¿qué debes saber en relación a tus ojos?

coronavirus-y-ojos-conjuntivitis
coronavirus-y-ojos-conjuntivitis

Información y cuidados que se deben tener en relación a los ojos y la posible infección por coronavirus.

¿Qué son los coronavirus?

Los coronavirus son un grupo de virus muy frecuentes que provocan infecciones tanto en animales como en humanos. Los animales típicamente más afectados son los mamíferos (perros, cerdos, gatos, roedores, murciélagos, camellos, etc…) y aves.

En humanos los coronavirus causan hasta el 40% de los resfriados comunes y algunas gastroenteritis leves (gripe intestinal). Son, por lo tanto, muy frecuentes.

¿Cual es el problema?

El problema surge cuando los virus de origen animal “saltan” al ser humano, debido al contacto estrecho con ellos o a la ingesta de éstos o de sus productos. Después el virus adquiere la capacidad de transmitirse entre humanos con una elevada mortalidad. Las facilidades en el transporte, fundamentalmente aéreo, hacen el resto.

En 2003 el coronavirus SARS (Síndrome Respiratorio Severo Agudo), procedente de China, causó la muerte de 800 personas. Se cree que su origen fue debido a la ingesta de animales silvestres sin control sanitario.

En 2012 el coronavirus MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), procedente de un mercado de mariscos y otros animales vivos de la ciudad de Wuhan, ha causado ya la muerte por neumonía grave de 169 personas, infectando a más de 90.000.

¿Qué debes saber en relación a tus ojos?

Como muchos otros virus, el coronavirus 2019-CoV puede causar conjuntivitis, por contacto directo de la conjuntiva con secreciones y objetos contaminados, así como a distancia (hasta 2 metros) a través de gotitas respiratorias (al toser, al estornudar, al hablar). La conjuntivitis puede aparecer tan pronto como 2 días después del contagio. Se cree que el principal consultor médico de China para el coronavirus, Wang Guangfa, también infectado, la adquirió a través de la conjuntiva.

Por lo tanto, recomendamos la protección de los ojos con mascarillas o gafas especiales, no sólo de la nariz y la boca, cuando se atiende o está en contacto con personas potencialmente infectadas. Además se deben usar guantes y lavar las manos con asiduidad, sirviéndose de soluciones desinfectantes (alcohol u otras).

Las personas con conjuntivitis y síntomas respiratorios que hayan viajado a China o estado en contacto con personas que hayan viajado, deben considerarse en riesgo de infección.