Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Úlcera corneal o queratitis.

La córnea es la capa más superficial del ojo, está expuesta a agentes externos, por este motivo, es frecuente que se pueda producir fácilmente una úlcera en el ojo, también llamada úlcera corneal o queratitis.

¿Qué es una úlcera corneal?

Las úlceras corneales son pequeñas heridas que aparecen en la córnea.

La córnea es el tejido externo transparente que recubre el globo ocular y ayuda a tener una correcta visión.

Está compuesta por múltiples capas, la que tiene mayor exposición es la epitelial, y por lo tanto la que suele sufrir con más frecuencia este tipo de lesiones.

Estás heridas (úlceras corneales) provocan una pérdida de la continuidad del tejido de esta capa superficial del ojo, que puede llegar a derivar en complicaciones oculares graves si no se trata correctamente y a tiempo.

6 Causas que pueden provocar una úlcera corneal en el ojo

Una úlcera en el ojo puede estar causada por  varios motivos, principalmente se pueden clasificar en úlceras traumáticas o infecciosas.

1 Úlceras corneales traumáticas

La aparición de una úlcera en el ojo puede estar causada por un traumatismo.

Un traumatismo es cualquier golpe en el ojo que pueda causar esa falta de continuidad en el tejido. Como por ejemplo; un pequeño arañazo, un golpe, un impacto con un cuerpo extraño…etc.

2 Úlceras corneales bacterianas

La úlcera corneal bacteriana se puede producir cuando se infecta el ojo con bacterias, hongos, o por protozoos (aguas insalubres).

Este tipo de úlcera corneal debe ser inmediatamente tratada para evitar daños mayores y complicaciones.

3 Úlcera corneal causada por síndrome de ojo seco

Otra causa común qué puede provocar una úlcera en el ojo es el síndrome del ojo seco.

Esa sequedad ocular producida por una baja calidad en la película lagrimal, hace que la córnea se irrite y se pueda dañar con mayor facilidad por cosas tan cotidianas como frotarse el ojo, estar en contacto con un cuerpo extraño (lentillas), y a veces hasta con un simple parpadeo.

4 Úlcera corneal vírica

Una úlcera en el ojo de tipo vírica puede producirse de forma espontánea, por estrés, o tener un origen vírico, como por ejemplo las que causan el virus del herpes simple.

El virus del herpes simple nunca abandona el cuerpo tras una infección inicial (infección primaria). Este virus permanece de una forma latente en los nervios y se puede reactivar.

Las infecciones primarias del ojo por herpes simple se suelen dar mayormente en niños, y causan una queratoconjuntivitis leve, qué es la inflamación de la córnea y de la conjuntiva.

Este tipo de úlceras corneales pueden llegar a provocar una pérdida visual temporal o permanente, hasta el punto de ser una de las principales causas de ceguera en todo el mundo.

5 Úlcera corneal causada por los párpados 

Los trastornos en los párpados también pueden causar úlceras corneales.

Un mal cierre de párpados o trastornos como la parálisis facial, provocan un mal funcionamiento de los mismos, dando lugar a que la córnea se seque y se produzcan úlceras en los ojos.

6 Úlcera corneal micótica

Este tipo de lesiones en la córnea se produce a causa de la introducción de material vegetal en el ojo, pudiendo derivar en queratitis micótica.

Suelen estar provocadas por el uso inadecuado de lentillas o colirios.

Optometrist holding a eye test glasses.

Síntomas que pueden indicar la presencia de una úlcera en el ojo 

Dependiendo del nivel de gravedad y de lo avanzada que esté la úlcera en el ojo, podrá notar síntomas como:

  •  Ojos rojos.
  • Dolor fuerte e intenso.
  • Aversión a la luz (fotofobia).
  • Sensación de cuerpo extraño o arenilla.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Secreción ocular.

Cuanto más profunda sea la úlcera corneal, más graves e intensos serán los síntomas, llegando a afectar a otras partes del ojo como la conjuntiva o creando una capa blanca llamada hipopion, que si no es tratada a tiempo puede producir ceguera permanente.

Factores de riesgo en las úlceras corneales persistentes

Existen factores de riesgo qué favorecen la aparición de úlceras en los ojos, como por ejemplo:

-La edad.

-Queratitis por herpes simple.

-Uso inadecuado de lentes de contacto (mala higiene de las lentes, uso en periodos de tiempo más prolongados de los recomendados…etc).

-Personas que parezcan el síndrome del ojo seco.

-Lesiones químicas en la córnea.

-Trastornos en los párpados como la blefaritis crónica.

¿Cómo diagnosticar una úlcera corneal?

La única forma de saber si tenemos una úlcera en el ojo u otro tipo de alteración es mediante la exploración ocular de un oftalmólogo especialista.

A veces podemos tener un principio de úlcera corneal y no percibir síntomas graves, en otros casos los síntomas se pueden confundir con conjuntivitis o blefaritis, dando lugar a que se produzca una úlcera corneal de mayor gravedad.

Ante la duda lo más adecuado es pedir cita con tu oftalmólogo.

La exploración ocular se hace tras aplicar un colirio con colorante para percibir mejor la zona dañada, en algunos casos, es común realizar un cultivo para descartar que la úlcera haya sido provocada por una bacteria o un virus.

Una vez detectada el tipo de úlcera corneal que tiene el paciente, el especialista recomendará el tratamiento más adecuado en cada caso en función de la gravedad de la úlcera en el ojo.

Tratamiento de úlceras corneales

Una vez identificada el tipo de úlcera en el ojo que tiene cada paciente y la gravedad de la misma, el especialista recomendará el tratamiento más adecuado en cada caso.

Tratamiento en casos leves

En los casos de úlceras corneales leves o poco avanzadas, puede bastar con antibióticos y colirios especiales para calmar el dolor, eliminar el germen que lo ha provocado, y favorecer la regeneración del tejido corneal en dicha zona.

Tratamiento en casos graves

Si la úlcera corneal es más grave, posiblemente sea necesario recurrir a la cirugía láser o, en los casos más extremos, realizar un trasplante de córnea.

¿Se puede prevenir la aparición de úlceras en los ojos? 

Existen situaciones fortuitas que pueden causar una úlcera en el ojo y que no podemos controlar como por ejemplo, las úlceras corneales traumáticas provocadas por un golpe fortuito (accidente, impacto contra un objeto…etc).

Existen formas de intentar evitar la aparición de otro tipo de úlceras; manteniendo una buena higiene ocular y de manos o extremando la precaución en el uso de lentes de contacto.

Complicaciones de las úlceras corneales

Si la úlcera corneal es tratada a tiempo, puede cerrarse con el tratamiento adecuado. Aunque hay que tener en cuenta que pueden dejar secuelas que impidan la visión (cicatrización).

En los casos de complicaciones más graves  se pueden dar: infecciones persistentes, perforación de la córnea, desplazamiento del iris y ceguera permanente.

Para evitar que la úlcera se complique, lo mejor es acudir lo antes posible a un oftalmólogo.

Preguntas frecuentes sobre las úlceras oculares

¿Cuánto tarda en curarse una úlcera en el ojo?

Esto depende del tipo de úlcera corneal y de la gravedad de la misma, una úlcera en el ojo leve puede tardar en curarse entre 5 y 10 días, la duración exacta solo podrá saber la el oftalmólogo una vez realizado el diagnóstico.

¿Una úlcera corneal puede afectar a la visión?

Depende del motivo por el que se haya producido la úlcera, de la zona y de la gravedad.

Lo más probable es que si afecte a la visión y provoque dolor, ocurre en la mayoría de los casos, aunque no necesariamente si se trata de un principio de úlcera.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email