Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Derrame ocular

Uno de los motivos principales por los que los pacientes acuden de urgencia a un oftalmólogo es a causa de un derrame ocular.

Un derrame en el ojo es como una mancha de sangre en la parte blanca del globo ocular (esclerótica).

Pueden presentarse en forma de gota o extenderse llegando a cubrir toda la zona o parte de ella.


¿Qué es un derrame ocular?

Es importante diferenciar entre derrame y ojo rojo.

El ojo rojo suele tener un color más uniforme, puede ser causado por; la conjuntivitis, algún tipo de alergia y el síndrome del ojo seco (entre otros).

El derrame ocular suele tener una forma irregular de diferente intensidad.

Hemorragia conjuntival o hiposfagma

Un derrame es una hemorragia de la conjuntiva.

La conjuntiva es una capa transparente muy fina que recubre el ojo, tanto la zona esclerótica (parte blanca del ojo) como la parte interna de los párpados.

La miopía es un defecto de refracción por el cual los rayos de luz convergen en un punto focal situado delante de la retina o de la mácula.

La conjuntiva tiene varias funciones, una de ellas es la de proteger nuestros ojos, es la primera capa de protección que tienen nuestros ojos al entrar en contacto con el aire, y la otra es la de lubricarlos, es la encargada de formar la lágrima.

La conjuntiva esta llena de pequeños vasos sanguíneos, cuando uno de estos vasos sanguíneos se rompen, se producen pequeños sangrados en la esclerótica (la parte blanca del ojo) dando lugar a lo que se conoce como “derrame en el ojo”.

¿Cuáles son las causas de los derrames oculares?

Los vasos sanguíneos de la esclerótica son muy frágiles y se pueden romper con relativa facilidad produciendo el derrame ocular.

Estos derrames (o hiposfagma) se pueden producir por diversos motivos:

  • Subida de la presión sanguínea.
  • Sobreesfuerzo físico.
  • Fuerte tos o estornudo.
  • Un golpe.
  • Frotando mucho el ojo.

También se pueden producir derrames oculares a causa de un proceso metabólico como la diabetes (retinopatía diabética), por una infección ocular e incluso sin motivo aparente.

Síntomas del derrame ocular 

Un derrame ocular puede estar causado por un motivo justificado o no.Los síntomas pueden comenzar de la noche a la mañana y pueden producirse en cualquier zona de la conjuntiva.

Se presentan como una mancha o gotitas de sangre intraoculares que pueden extenderse por la zona ocular.

Un derrame en el ojo no suele ser doloroso, en el caso de presentar dolor, picor o escozor sí será necesario acudir rápidamente a un oftalmólogo.

¿Cómo curar un derrame ocular? Tratamiento

La hiposfagia o hemorragia conjuntival no tiene un tratamiento en concreto, salvo que haya alguna causa específica que lo haya provocado: anticoagulantes, hipertensión arterial…etc.

Si no hay ninguna causa que lo justifique, el tratamiento consistirá en esperar a que el propio ojo reabsorba la sangre de nuevo.

En caso de que te duela, tengas hemorragias intraoculares frecuentes o haya alguna causa que justifique la aparición del derrame en los ojos, deberás visitar a tu oftalmólogo para que lo revise y te recete el tratamiento adecuado.

Es frecuente utilizar lágrimas artificiales como tratamiento para mantener la zona lubricada, aunque recuerda que todas las lágrimas artificiales no tienen los mismos componentes.

Lo mejor es que visites a tu oftalmólogo para que te recete la más adecuada a tu caso en concreto y descartar si se ha producido por problemas mayores.

¿Se puede prevenir un derrame en el ojo? 

Prevenir la aparición de un derrame ocular es complicado, cuando se trata de causas justificadas sí se puede prevenir, cuando no se sabe el motivo es más complicado.

De todas formas aquí tienes algunos consejos a evitar, son los causantes de buena parte de los derrames oculares sin causa justificada:

No te frotes los ojos

Frotar los ojos es sinónimo de ejercer presión sobre el globo ocular, al tratarse de vasos sanguíneos muy finos y frágiles, se pueden romper causando una hemorragia intraocular.

Evita el sobreesfuerzo físico

Cuando haces un esfuerzo físico grande (como levantar un mueble muy pesado) se produce un cambio brusco en la presión sanguínea. Este cambio brusco de presión debido al sobreesfuerzo físico también puede producir una hemorragia subconjuntival.

Cuidado al estornudar 

Hay personas que al estornudar hacen mucho ruido, para minimizar el sonido de este acto involuntario suelen taparse la nariz haciendo que la presión quede dentro y no fuera.

Esa presión también puede ser causante de un derrame ocular, cuando necesites estornudar hazlo sin más.

¿A qué edad son más frecuentes los derrames en los ojos?

Un derrame ocular puede aparecer a cualquier edad, no importa si se trata de un niño, un joven o una persona de mediana edad.

Aunque si es cierto que los derrames con causas justificadas como por ejemplo los anticoagulantes, se suelen dar con mayor frecuencia en personas de edad avanzada.

¿Es grave tener un derrame en el ojo?

No, la molestia suele ser más bien estética, no molesta ni afecta a la visión.

Muchos pacientes se preocupan cuando les aparece la hemorragia conjuntival debido su espectacularidad.

Al producirse un pequeño sangrado de color rojo sobre la parte blanca del ojo (esclerótica) parece una patología de gran gravedad, pero realmente no lo es.

Podría ser grave en el caso de que el derrame ocular venga acompañado de dolor, picor o molestia, en ese caso lo mejor es visitar a tu oftalmólogo.

¿Cuánto dura un derrame en el ojo? 

Depende de cada caso, en general suele durar entre 3 y 15 días como máximo.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email