Atención al paciente y citas:

+34 924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia I Cáceres Portalegre I Évora

8 tratamientos para el síndrome del ojo seco

¿Sabías que alrededor del 30% de la población padece el síndrome del ojo seco? el estilo de vida y ciertos hábitos hacen que este porcentaje aumente año tras año, siendo las personas de edad avanzada (sobre todo mujeres) las que más lo padecen.

¿Qué es el síndrome del ojo seco?

El síndrome del ojo seco es un problema ocular crónico que aparece cuando la película lagrimal se seca más rápido de lo habitual, o no se extiende de forma adecuada sobre la superficie del ojo.

Una buena película lagrimal dura con el ojo abierto sin romperse alrededor de 10 segundos, tiempo suficiente para fijar la vista en algo y volver a parpadear antes de que se seque la película lagrimal.

Síntomas del síndrome del ojo seco

Los síntomas más frecuentes por los que la mayoría de pacientes que sufren esta patología ocular acuden a consulta son:

  • Sensación de arenilla en los ojos.
  • Ojos rojos.
  • Picor o escozor.
  • Irritación de ojos.
  • Aversión a la luz.
  • Ojos llorosos (la falta de hidratación ocular sobreestimula a la glándula lagrimal para que produzca más).
  • Visión borrosa que obliga al parpadeo frecuente y que puede limitar la vida del paciente en tareas cotidianas.
  • Cansancio ocular cuando trabajamos delante de dispositivos electrónicos.

¿Cuáles son las causas del síndrome del ojo seco?

Una buena película lagrimal está compuesta por 3 componentes fundamentales, que son; el acuoso (segregado por la glándula lagrimal) mucínico (células caliciformes) y el lípidico (aportado por las glándulas de Meibomio).

La baja calidad de la película lagrimal puede ser debido a:

*Insuficiencia del componente acuoso

La cantidad del componente aucoso en la película lagrimal (producido por la glándula lagrimal) es insuficiente. Esto puede ocurrir por una escasa producción o bien por una evaporación excesiva.

*Mala calidad de la lágrima 

La mala calidad de la lágrima está causada por una disfunción de las glándulas de Meibomio con aporte lipídico inadecuado.

*Inflamación crónica de los párpados

Existen otro tipo de patologías que puede provocar síndrome del ojo seco, como por ejemplo la blefaritis.

Factores de riesgo que pueden provocar la aparición del ojo seco

Existen múltiples factores de riesgo que pueden desencadenar la aparición del síndrome del ojo seco, como por ejemplo:

-Cambios hormonales (como puede ser la menopausia en el caso de las mujeres)

Edad avanzada.

Abuso en el uso de lentes de contacto o un mal uso de las mismas.

-Trabajar muchas horas fijando la vista en la pantalla del ordenador. En estas situaciones se fija la mirada durante mucho tiempo y se parpadea menos de lo habitual.

-Tratamientos orales con antidepresivos y antihistamínicos para las alergias.

-Pacientes en tratamiento con quimioterapia.

-Factores ambientales.  Día tras día estamos expuestos a factores ambientales que favorecen la aparición de la sequedad ocular, como por ejemplo: calefacciones, aires acondicionados, ambientes contaminados por el humo del tabaco, de los coches, las fábricas…etc.

Dietas mal equilibradas con poco aporte vitamínico.

-Enfermedades reumáticas (fibromialgia, síndrome de Sjögren, artritis …)

-Enfermedades palpebrales como el ectropión (parpado inferior caído). Cuando una persona padece esta enfermedad, la película lagrimal no se extiende correctamente sobre la superficie ocular.

-Enfermedades neurológicas como el Parkinson en la que los pacientes mantienen la mirada fija más tiempo de lo habitual y parpadean muy poco.

-Consumo de tabaco.

¿Cómo se diagnostica el síndrome del ojo seco? 

Es importante que esta enfermedad sea diagnosticada por un médico oftalmólogo especialista.

Para diagnosticar correctamente el síndrome del ojo seco es necesario:

  1. Medir el tiempo de ruptura de la película lagrimal (TRPL) sobre la superficie corneal.
  2. Realizar el test de Schirmer: que mide la cantidad de lágrima que produce el ojo.
  3. Medir la osmolaridad de la lágrima (la presión).
  4. Verificar el estado de las glándulas de Meibomio.
  5. Realizar el test de OSLI: nos ayuda para valorar la gravedad de los síntomas que sufre el paciente y nos orienta para mandarle el tratamiento más apropiado.

Tipos de ojo seco

Existen diferentes tipos de ojo seco en función de la causa que haya provocado esta anomalía. Dependiendo del tipo de ojo seco que padezca cada paciente, el oftalmólogo recetará el tratamiento más adecuado en función de cada caso.

1 Ojo seco tipo acuodeficiente

En estos casos la lágrima está disminuida por la insuficiencia del componente acuoso.

2 Ojo seco tipo evaporativo

Suele ser el tipo de ojo seco más frecuente que vemos en consulta, está provocado por la disfunción de las glándulas de Meibomio.

3 De tipo inflamatorio

Suele estar presente en gran parte de los pacientes, una de las enfermedades crónicas más comunes que pueden causar este tipo de síndrome es la blefaritis.

4 Neurotrófico/neuropático

Ocurre cuando se produce una alteración en la inervación de la córnea, esto limita la secreción lagrimal provocando el síndrome del ojo seco.

Tratamientos para el síndrome del ojo seco

Existen diferentes tipos de tratamientos para evitar la sequedad ocular, en función del tipo de ojo seco y de la gravedad de cada paciente el oftalmólogo valorará el tipo de tratamiento más adecuado en cada caso, como pueden ser:

Lágrimas artificiales

Las lágrimas artificiales deben ser siempre sin conservantes, para que no dañen la superficie ocular. El tipo de lágrima va a variar de un paciente a otro, dependiendo del componente que tenga disminuido en cada caso.

Pomadas lubrificantes para la noche

Deben ser aplicadas justo antes de dormir, con las manos limpias y secas.

Colirio de ciclosporina

Se suelen recetar a los pacientes que tengan muchos síntomas y finas alteraciones en la superficie del ojo.

Suero autólogo

Este tipo de suero se obtiene a partir de la extracción de sangre del propio paciente, además es rico inmunoglobulinas y evita infecciones oculares.

Aplicar calor

Aplicar calor local sobre las glándulas de Meibomio ayuda a mejorar la hidratación de la zona.

Limpieza palpebral

La limpieza palpebral diaria es importante para aliviar el síndrome del ojo seco, se realiza con toallitas específicas sobre el reborde del párpado.

Exfoliación del borde palpebral

Algunos pacientes pueden beneficiarse de la exfoliación del borde palpebral, cuando tienen una queratinización o cambios del epitelio por inflamación crónica del reborde.

Tratamiento IPL

El tratamiento con láser de luz pulsada (IPL) es eficaz para mejorar las glándulas de Meibomio en pacientes que sufren el síndrome del ojo seco.

¿Cómo prevenir el síndrome del ojo seco?

Para prevenir la aparición de la sequedad ocular es aconsejable:

– Mantener una dieta rica en aporte de ácidos grasos omega 3, que se encuentran esencialmente en el pescado azul (como las sardinas, el salmón, el atún) y en los mariscos.

– Es importante añadir frutas y vegetales a la alimentación, además de frutos secos (como las nueces) y beber suficiente cantidad de agua para mantener una buena hidratación.

Evitar ambientes secos y con corrientes de aire (siendo peor las corrientes de aire cálidas), los ambientes contaminados por el humo del tabaco pueden ser muy irritantes, así como las habitaciones y espacios con aires acondicionados constantemente encendidos.

¿Cómo aliviar el síndrome del ojo seco? 

✔️Usa gafas de sol en la calle.

✔️ Utiliza humidificadores en aquellas habitaciones donde suelas pasar más tiempo.

✔️ Parpadea frecuentemente cuando estés trabajando con el ordenador.

✔️ Realiza una limpieza diaria de las pestañas para evitar que se inflame el borde de los parpados, y esto derive en blefaritis.

¿Crees que sufres el síndrome del ojo seco?

Si tienes alguno de los síntomas mencionados anteriormente, y la sequedad ocular persiste en el tiempo, no dudes en contactar con un oftalmólogo especialista para evitar que este problema derive en otros de mayor gravedad.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email