Dacriocistitis aguda: ¿Qué es? ¿Cómo se trata?

¿Has notado hinchazón y dolor en la parte inferior de tu ojo? Podría ser un síntoma de dacriocistitis aguda, una infección en el saco lagrimal que suele ser bastante dolorosa.

Aunque a veces pueda tener un aspecto similar al orzuelo, la dacriocistitis aguda es una infección más grave que puede requerir un tratamiento médico específico.

Si no se trata adecuadamente, la infección puede propagarse a otras áreas del ojo y causar complicaciones de mayor gravedad.

Pero no te preocupes, en este artículo descubrirás todo lo que necesitas saber sobre los síntomas, causas y tratamientos de la dacriocistitis aguda.

Dacriocistitis aguda 

¿Qué es la dacriocistitis aguda?

La dacriocistitis es una inflamación que afecta al saco lagrimal y se caracteriza por la obstrucción de la vía lagrimal.

Esta afección se presenta de forma repentina y suele afectar al ángulo interno del ojo de manera unilateral, es decir; suele afectar únicamente a un ojo.

La inflamación ocurre cuando el conducto nasolagrimal, que conecta el saco lagrimal con la nariz, se bloquea.

Esta obstrucción impide el drenaje adecuado del líquido lagrimal, lo que crea un ambiente perfecto para el crecimiento de bacterias dando lugar a una infección aguda conocida como dacriocistitis.

Causas de la dacriocistitis aguda

La dacriocistitis aguda puede producirse por múltiples causas, algunas de las más comunes son:

1. Obstrucción del conducto nasolagrimal

La causa principal de la dacriocistitis aguda es la obstrucción del conducto nasolagrimal. Esta obstrucción puede ser el resultado de anomalías congénitas, estrechamiento del conducto, pólipos nasales u otras obstrucciones físicas.

2. Infecciones bacterianas

Las infecciones bacterianas son otra causa común de la dacriocistitis aguda.

Las bacterias como Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae y Pseudomonas aeruginosa, pueden colonizar el saco lagrimal inflamado debido a la obstrucción del conducto, produciéndose como consecuencia la infección. 

3 Infecciones virales

Algunos virus, como el virus del herpes simple, también pueden desencadenar la dacriocistitis aguda. Estas infecciones virales pueden causar inflamación e irritación en el saco lagrimal, dando lugar a la dacriocistitis.

4 Traumatismos o cirugías previas

Los traumatismos faciales o cirugías nasales anteriores pueden dañar o alterar la estructura del conducto nasolagrimal, aumentando el riesgo de obstrucción y dando lugar a la aparición de dacriocistitis aguda.

5 Tumoraciones

Los tumores o masas anormales en la región del saco lagrimal o el conducto nasolagrimal pueden bloquear el flujo normal de las lágrimas, provocando la acumulación de líquido e inflamación.

Es importante tener en cuenta que estas son solo algunas de las posibles causas de la dacriocistitis aguda, y que el diagnóstico preciso debe ser realizado por un oftalmólogo especialista a través de una evaluación adecuada.

Síntomas de la dacriocistitis aguda

Los síntomas de la dacriocistitis aguda van a variar dependiendo del grado de afección y de la gravedad de la infección en cada caso concreto, en general, esta infección ocular puede presentarse con 1 o más síntomas como…

-Enrojecimiento e hinchazón: la dacriocistitis aguda aparece con enrojecimiento de la piel e hinchazón en la esquina interna del ojo, cerca del borde nasal.

-Dolor o sensibilidad: también se presenta con dolor agudo o sensibilidad en la zona afectada, que puede aumentar al tocar o presionar la región inflamada.

-Lagrimeo excesivo: cuando el conducto nasolagrimal está bloqueado o inflamado puede haber un lagrimeo excesivo o acumulación de lágrimas en el ojo afectado.

-Secreción mucopurulenta: la dacriocistitis aguda puede generar una secreción mucopurulenta de color amarillento o verdoso, que se acumula en el ojo y puede ser visible en la esquina interna del párpado.

-Sensación de cuerpo extraño: la dacriocistitis aguda se presenta con una sensación incómoda en el ojo afectado, como la presencia de un cuerpo extraño.

-Fiebre y malestar general: en casos más severos, la dacriocistitis aguda puede provocar fiebre y malestar general debido a la extensión de la infección a tejidos circundantes.

Si tienes alguno de estos síntomas, es fundamental que acudas a un profesional para que te realice un diagnóstico preciso y te recete un tratamiento adecuado. 

Tipos de dacriocistitis aguda según el agente causante

Como ya sabes, existen diferentes causas por las que se pueden producir estos tipos de trastornos oftálmicos, en general, según las causas más comunes que la provocan se puede hacer la siguiente clasificación:

➜ Dacriocistitis aguda bacteriana

Esta variante de dacriocistitis es causada por una infección bacteriana en la zona del saco lagrimal. Los principales microorganismos responsables suelen ser el Staphylococcus aureus y el Streptococcus pneumoniae.

➜ Dacriocistitis aguda viral

La inflamación e infección en el saco lagrimal pueden ser consecuencia de un virus, como el herpes simple. Aunque es menos común que la dacriocistitis bacteriana, esta infección viral puede generar síntomas similares y complicaciones si no se trata adecuadamente.

➜ Dacriocistitis aguda obstructiva

En ciertos, la dacriocistitis aguda es causada por la obstrucción del conducto nasolagrimal. 

Esta obstrucción impide el drenaje adecuado de las lágrimas y favorece la acumulación de líquido en el saco lagrimal.

Es importante destacar que la dacriocistitis aguda es un proceso complejo en el que múltiples factores pueden estar involucrados. En muchos casos, la infección bacteriana o viral está asociada con la obstrucción del conducto nasolagrimal.

Además, esta obstrucción crónica puede llevar a la presencia permanente de gérmenes en la zona, lo que aumenta el riesgo de trastornos oculares y complicaciones.

¿Qué diferencias hay entre la dacriocistitis aguda y crónica?

Aunque ambas afectan al saco lagrimal, hay diferencias entre la dacriocistitis aguda o crónica.

La dacriocistitis aguda se caracteriza por una inflamación del saco lagrimal repentina, con síntomas intensos que aparecen de forma abrupta y tienen una duración breve.

En cambio, la dacriocistitis crónica es persistente, con síntomas menos intensos pero que se prolongan en el tiempo.

Ambas afecciones del conducto lagrimal requieren atención médica para su diagnóstico y tratamiento adecuado, ya que son consecuencia de una obstrucción en la vía lagrimal.

¿Cómo se diagnostica la dacriocistitis?

El diagnóstico de la dacriocistitis debe ser realizado por un oftalmólogo especialista.

Durante la consulta, el médico llevará a cabo una exploración física del canto interno del ojo como parte del examen oftalmológico.

Además, el especialista puede llevar a cabo una prueba para evaluar el flujo del líquido en el saco lagrimal.

En casos de dacriocistitis bacteriana, es posible que se realice un cultivo de la secreción para identificar la bacteria responsable. Además, en situaciones específicas se pueden solicitar estudios complementarios para confirmar el diagnóstico. 

Dacriocistitis congénita en niños ¿Es posible?

La dacriocistitis congénita es una afección poco común que puede presentarse en bebés recién nacidos. En esta afección, el conducto nasolagrimal que conecta el saco lagrimal con la cavidad nasal está obstruido o subdesarrollado desde el nacimiento.

Esta obstrucción puede causar la acumulación de lágrimas en el saco lagrimal, dando lugar a la inflamación e infección, y como consecuencia puede producir: hinchazón, enrojecimiento y secreción en la esquina interna del ojo.

¿Cómo es el tratamiento de la dacriocistitis aguda en niños?

Aunque la dacriocistitis congénita puede resolverse por sí sola en algunos casos a medida que el bebé crece, en otros casos puede ser necesaria la intervención médica. 

El oftalmólogo especialista puede recomendar masajes suaves en el área, antibióticos tópicos o, en casos más graves, un sondaje o procedimiento quirúrgico para desbloquear el conducto.

Si sospechas que tu bebé puede tener dacriocistitis congénita, es importante contactar con un oftalmólogo infantil para obtener un diagnóstico y un plan de tratamiento adecuado.

El seguimiento regular con el oftalmólogo permitirá monitorear y gestionar adecuadamente la condición para garantizar la salud ocular del bebé.

Tratamiento de la dacriocistitis aguda

Una vez el especialista haya evaluado y diagnosticado la dacriocistitis aguda, se determinará el tratamiento más adecuado en cada caso, como por ejemplo:

Alivio de los síntomas

Como tratamiento inicial en casa, para aliviar los síntomas se puede proceder a la aplicación de compresas calientes en el área afectada para aliviar la infección del saco lagrimal.

Tratamiento con medicamentos

En casos de infección bacteriana, se pueden recetar antibióticos, ya sea por vía oral o tópica, para combatir la bacteria causante de la dacriocistitis.

Drenaje

En situaciones más graves, puede ser necesario drenar el saco lagrimal para aliviar la acumulación de líquido y reducir el edema.

Cirugía

En casos recurrentes o crónicos, puede ser necesaria la cirugía.

Los procedimientos más comunes son la dacriocistorrinostomía, para que el drenaje vuelva a ser normal, y la dacriocistectomía, para extirpar parcial o totalmente el saco lagrimal.

Sea cual sea el tratamiento más adecuado en cada caso, es importante seguir las indicaciones del especialista en cuanto al tratamiento y su duración. Si los síntomas persisten o empeoran, es fundamental comunicarse con el médico para recibir una evaluación adicional y ajustar el tratamiento si es necesario. 

Cuidados tras la operación

Después de la operación de dacriocistitis, es fundamental seguir los cuidados adecuados para garantizar la recuperación, como por ejemplo:

✔️ Mantener el área operada limpia y seca siguiendo las instrucciones del oftalmólogo.
✔️ Aplicar compresas frías sobre el área para reducir la inflamación durante los primeros días.
✔️ Tomar los medicamentos recetados según las indicaciones del médico para controlar el dolor y prevenir infecciones.
✔️ Evitar tocar o frotar el área operada para facilitar la cicatrización.
✔️ Asistir a las citas de seguimiento programadas para evaluar el progreso y recibir instrucciones adicionales.

Es fundamental seguir los cuidados postoperatorios recomendados por el especialista, ya que esto ayudará a que la recuperación sea exitosa y a evitar complicaciones.

Complicaciones de la dacriocistitis aguda

La dacriocistitis aguda, si no se trata adecuadamente, puede llevar a complicaciones como:

1 Absceso

Puede formarse un absceso, que es una acumulación de pus en el área afectada, lo cual puede requerir drenaje quirúrgico.

2 Celulitis periorbitaria

La infección puede extenderse a los tejidos circundantes al ojo, causando inflamación y enrojecimiento en la piel de alrededor del ojo.

3 Infecciones recurrentes

En algunos casos, la dacriocistitis aguda puede repetirse o convertirse en una infección crónica, lo que requiere un tratamiento más prolongado y puede afectar a la calidad de vida del paciente.

4 Obstrucción persistente

Si la obstrucción del conducto nasolagrimal persiste o no se resuelve adecuadamente, puede ser necesario recurrir a la cirugía para restablecer el flujo normal de lágrimas.

Prevención de la dacriocistitis aguda

Aunque no se puede evitar por completo la dacriocistitis aguda, hay algunas medidas que puedes tomar para reducir el riesgo de su aparición:

➜ Mantén una buena higiene ocular, lavando suavemente el área alrededor de los ojos y evitando el contacto con sustancias irritantes.

➜ Evita el contacto directo con personas que tengan infecciones oculares contagiosas, como en casos de conjuntivitis bacteriana.

➜ Si usas lentes de contacto, sigue las instrucciones de limpieza y desinfección adecuadas.

➜ Si notas obstrucción nasal o lagrimeo persistente, es importante que busques atención médica para evaluar y tratar cualquier problema subyacente antes de que se desarrolle una infección.

Recuerda que estas medidas pueden ayudar a reducir el riesgo de dacriocistitis aguda, pero no garantizan su prevención total. 

Tratamiento de la diacriocistitis en Badajoz, Cáceres y Portugal

En nuestra clínica de oftalmología en Badajoz, Cáceres y Portugal, somos especialistas en el tratamiento de la dacriocistitis y otras enfermedades oculares como las cataratas o el glaucoma.

Contamos con un equipo médico altamente especializado en diversas patologías, respaldado por usar tecnología de vanguardia y por ser pioneros en tratar con las técnicas más avanzadas. Evaluamos tu caso de manera minuciosa y te ofrecemos opciones de tratamiento personalizadas.

Si necesitas atención especializada para la dacriocistitis en Badajoz, Cáceres o Portugal, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para agendar una cita, nuestro equipo estará encantado de atenderte.

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email