Atención al paciente y citas:

+34 924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia I Cáceres Portalegre I Évora

Glaucoma en el ojo ¿Qué lo hace tan peligroso?

La mayoría de personas que padecen de glaucoma en el ojo se dan cuenta demasiado tarde, se trata de una enfermedad ocular silenciosa que provoca la pérdida de la visión de forma progresiva, hasta llegar a perder completamente la visión.

Según la OMS se le considera la segunda causa de ceguera en el mundo y afecta aproximadamente a un 2 % de la población.

Glaucoma en el ojo

¿Qué es el glaucoma? Definición

El glaucoma es una enfermedad ocular crónica que daña al nervio óptico derivando en una pérdida de la visión irreversible.

Un glaucoma es una patología por la cual la presión del ojo aumenta. Si esa presión intraocular es muy elevada durante un largo periodo de tiempo, causa daños irreversibles en el nervio óptico.

Por norma general cuando una persona padece de glaucoma suele ser  “asintomática”, normalmente no produce ningún tipo de dolor o síntoma que haga sospechar de la presencia de un glaucoma.

Existe un tipo de glaucoma que si puede presentar síntomas, aunque en general esta enfermedad suele ser asintomática. 

¿Qué causa el glaucoma?

El glaucoma es un síndrome complejo, crónico e irreversible.

Dentro del ojo hay un líquido que se llama humor acuoso, ese líquido se  secreta en la cámara posterior del cuerpo ciliar y sirve para oxigenar las estructuras del ojo que no tienen vasos sanguíneos, como la córnea o el cristalino.

Las personas que padecen glaucoma tienen ese canal de drenaje total o parcialmente bloqueado, esto provoca que el humor acuoso se acumule y suba la presión intraocular.

Esa presión hace que el ojo se comprima dañando a las fibras del nervio óptico y provocando una pérdida en la visión.

En general, la tensión de un ojo sano se mantiene entre 12 y 20 mmHg, si la presión intraocular supera los 20 mmHg de manera constante se va a considerar como tensión ocular patológica.

Dependiendo de cada paciente y de la presión que normalmente tenga en el ojo, se podrá considerar presión anormal cuando supere cierta cantidad de milímetros de mercurio ( mmHg).

Tipos de glaucoma

Realmente existen muchos tipos de glaucoma: glaucomas congénitos, los provocados por traumatismos o cirugías…etc, pero en líneas generales se puede decir que los tipos de glaucomas más comunes son 3:

1. Glaucoma de ángulo abierto

El glaucoma abierto es el más común en la mayoría de los casos, suele ser el causante de prácticamente el 60 % de los casos.

En estos casos lo que ocurre es que la zona por la que se va a drenar el humor acuoso está abierta, pero deja de funcionar correctamente y no desaloja tanto líquido del cuerpo ciliar, por eso la presión intraocular aumenta.

Es totalmente asintomático, este tipo de glaucoma hace que el campo visual se vaya reduciendo poco a poco de manera gradual, de fuera hacia adentro, provocando la característica “visión túnel” del glaucoma, esta es la razón por la cual la mayoría de personas cuando se da cuenta ya es demasiado tarde.

Por eso se dice que es una enfermedad silenciosa y asintomática, si desapareciese el campo visual central, como suele ocurrir en la degeneración macular asociada a la edad, los pacientes con glaucoma se darían cuenta rápidamente.

2. Glaucoma de ángulo cerrado

El glaucoma de ángulo cerrado es menos probable que el de ángulo abierto, pero es mucho más grave.

Cuando se produce este tipo de glaucoma la presión intraocular aumenta de forma repentina, presionando el nervio óptico y haciendo que la visión se pierda de forma brusca.

Lo que ocurre en estos casos es que la zona por la que se drena el humor acuoso se cierra impidiendo que el humor acuoso drene con normalidad, la presión intraocular aumenta de forma brusca y se debe tratar con urgencia, si no la visión peligra en poco tiempo.

El glaucoma de ángulo cerrado si produce síntomas como; dolor, enrojecimiento ocular, fuertes dolores de cabeza, náuseas y vómitos.

3. Glaucoma de tensión normal

El glaucoma de tensión normal es muy poco común, aunque también se dan algunos casos.

En este caso lo que ocurre es que a pesar de tener la presión del ojo normal, las fibras del nervio óptico son más sensibles a los cambios de presión, entonces aunque la persona tenga una presión intraocular normal, con una pequeña variación en la tensión lo va a notar y puede llegar a provocar un glaucoma.

Síntomas que pueden indicar que una persona padece de glaucoma (H2)

En general esta enfermedad no produce ningún síntoma, de ahí que se le denomine como “ceguera silenciosa”.

Cuando se trata de un glaucoma de tipo cerrado (los menos frecuentes), la persona si puede padecer síntomas como: náuseas, mareos, irritación ocular y fuertes dolores de cabeza.

Síntomas glaucoma

Factores de riesgo a tener en cuenta

Existen factores de riesgo que hacen que una persona pueda ser más propensa a padecer glaucoma.

Antecedentes familiares, tener un familiar con glaucoma aumenta la probabilidad de padecerlo hasta 10 veces más que una persona que no tiene antecedentes familiares.

– Padecer diabetes.

Fumar de forma habitual.

– Tener magna miopía, es decir; una miopía con más de 5 o 6 dioptrías.

– Medicación prolongada con corticoides.

– Estar expuesto frecuentemente al sol.

– La edad, (mayores de 60 años) con el envejecimiento ciertos tejidos del ojo se acaban deteriorando y pueden hacer que sea más fácil tener glaucoma, por ejemplo; con la edad avanzada la malla por la que se drena el humor acuoso se vuelve menos eficaz, pudiendo dar lugar a que se produzca un glaucoma.

– Padecer hipertensión.

Traumatismos en el ojo.

– Presencia de otras alteraciones en la visión como las cataratas oculares.

¿Cómo se diagnóstica el glaucoma?

Para diagnosticar un glaucoma es imprescindible que un oftalmólogo especialista realice un examen oftalmológico completo.

Dependiendo del tipo de glaucoma, la evolución, la causa y la edad del paciente, el oftalmólogo valorará qué tratamiento es más adecuado para cada paciente.

Como parte del examen oftalmológico completo el especialista medirá la presión intraocular, el grosor de la córnea y un examen intraocular del fondo del ojo.

Hay que tener en cuenta que es un síndrome muy complejo, por eso es imprescindible personalizar el tratamiento a cada paciente según sus circunstancias.

Tratamientos para el glaucoma

El tratamiento principal consiste en bajar la tensión ocular mediante tratamiento, ya sea en forma de colirios o mediante vía oral (los medicamentos vía oral se suelen reservar para los casos más graves).

➜ Gotas

Lo más común para el tipo de glaucoma ocular que suelen padecer la mayoría de pacientes es usar tratamiento con gotas para controlar la presión del ojo.

En la mayoría de los casos el tratamiento con gotas suele ser suficiente para mantener una presión intraocular adecuada.

tratamiento glaucoma

➜ Tratamiento láser de glaucoma

En los casos en los que el tratamiento con gotas y colirios no sea suficiente, existe la posibilidad de realizar el tratamiento con láser, dependiendo del tipo de glaucoma, será más aconsejable utilizar un tipo de láser u otro.

➜ Operación de glaucoma

Para aquellos pacientes a los que las técnicas anteriores no les da resultado es aconsejable recurrir a la intervención quirúrgica, aunque se trata de una intervención, es mínimamente invasiva.

La operación de glaucoma consiste en facilitar el drenaje del humor acuoso mediante diferentes técnicas, como pueden ser los micro-implantes, de esta forma mejora ese drenaje y estabiliza la presión del ojo.

¿Cuándo es recomendable ir al médico?

Se trata de una enfermedad silenciosa que puede aparecer en cualquier momento, aunque la edad es un factor de riesgo.

Alrededor de los 40 años de edad es recomendable acudir al oftalmólogo para que realice un examen intraocular completo cada 2 años.

En el caso de tener uno o más factores de riesgo, lo mejor es acudir a revisión al menos una vez al año para realizar una detección precoz.

Prevención del glaucoma

El glaucoma es una enfermedad que puede aparecer de manera repentina, no hay ningún método que pueda prevenir la aparición de esta alteración ocular.

El método más efectivo para prevenir la aparición del glaucoma es la detección precoz, aplicar el tratamiento más adecuado y realizar un seguimiento de la enfermedad.

Método prevención glaucoma

¿Qué pasa si no se trata el glaucoma?

El glaucoma produce una pérdida progresiva de la visión, dependiendo del tipo de glaucoma que padezca cada persona, la pérdida de la visión puede ser más rápida o más lenta, hasta perder la visión por completo.

¿El glaucoma se cura?

Es una enfermedad que tiene tratamiento, pero no tiene cura, cuanto antes se detecte la enfermedad y se aplique el tratamiento adecuado, más lento será el progreso de la enfermedad.

Para controlar el glaucoma es esencial realizar un seguimiento exhaustivo.

¿Los niños pueden tener glaucoma?

Si, cualquier persona tenga la edad que tenga puede sufrir de glaucoma.

Al glaucoma infantil también se le conoce como glaucoma congénito (recuerda que es una enfermedad hereditaria), en estos casos lo esencial para frenar el avance de la enfermedad también es realizar una detección precoz durante los primeros años de vida.

Existen miles de niños en el mundo que hacen vida normal gracias a una detección precoz, con el seguimiento y el tratamiento adecuado.

Si tienes alguna duda o consulta, no dudes en contactar con nosotros.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email