Nervio óptico inflamado o neuritis óptica: causas, síntomas y tratamiento

¿Sabías que la neuritis óptica puede ser uno de los primeros síntomas que aparecen en enfermedades como la esclerosis múltiple? Este trastorno, que incide directamente en el nervio óptico, puede derivar entre otras cosas, en una pérdida repentina de la visión o provocar un fuerte dolor ocular .

Pero no te preocupes, aunque esto pueda sonar aterrador, en este post vas a encontrar todo lo que debes saber sobre las causas y tratamientos de esta neuropatía óptica, y lo que es más importante: qué debes hacer en caso de que aparezcan algunos de los síntomas.

Neuritis óptica

¿Qué es la neuritis óptica?

La neuritis óptica es una inflamación del nervio óptico, que es el encargado de enviar información visual desde las fibras nerviosas de la retina hacia el cerebro. Esta patología puede provocar una pérdida de visión total o parcial en el ojo afectado, aunque esto dependerá del grado de afección que tenga cada persona.

Tipos de neuritis óptica

Existen diferentes tipos de neuritis óptica que se clasifican según su causa subyacente. Los dos tipos principales son:

1 Neuritis retrobulbar

Este tipo de neuritis se caracteriza por la inflamación del nervio óptico detrás del globo ocular. Puede estar asociada con enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, infecciones virales, enfermedades desmielinizantes y otros trastornos.

2 Neuritis papilar

En este caso, la inflamación se produce en la cabeza del nervio óptico, donde se encuentra la papila óptica. Esta forma de neuritis puede estar asociada con enfermedades como la hipertensión arterial, la diabetes, la neuropatía óptica isquémica y otras condiciones que afectan al suministro sanguíneo del nervio óptico.

Síntomas que pueden indicar que tienes el nervio óptico inflamado

Los síntomas de la neuritis óptica pueden variar significativamente de una persona a otra, y en función de la gravedad de la inflamación. No obstante, hay ciertos indicadores frecuentes que podrían apuntar a una inflamación del nervio óptico como:

1 Pérdida de visión

La reducción de la capacidad visual es el signo más común y generalmente ocurre en un solo ojo. Puede ser una pérdida parcial o completa de la visión, y su gravedad puede variar desde un ligero deterioro hasta una ceguera total.

2 Dolor ocular

Muchas personas sufren dolor al mover el ojo. Este dolor puede ser de moderado a severo y suele empeorar con el movimiento ocular.

 Nervio óptico inflamado

3 Cambio en la percepción de los colores

Algunas personas notan que los colores se ven más apagados o menos brillantes en el ojo afectado.

4 Deslumbramiento o destellos de luz

En algunos casos, la neuritis puede causar una mayor sensibilidad a la luz o una mayor percepción de los destellos de luz.

5 Pérdida del campo visual

En casos graves, puedes notar que tu campo visual se está estrechando, como si estuvieras mirando a través de un tubo.

Es esencial tener en cuenta que si tienes alguno de estos síntomas, debes buscar atención médica de forma inmediata. Un diagnóstico y tratamiento temprano puede evitar la pérdida de la visión permanente.

Diagnóstico de la neuritis óptica

El diagnóstico de la neuritis óptica se basa en una evaluación clínica exhaustiva y en pruebas específicas. Entre las más utilizadas hay que destacar:

  1. Examen oftalmológico: El oftalmólogo realizará un examen completo de la vista, incluyendo la exploración del nervio óptico mediante la oftalmoscopia. Esta técnica permite observar el nervio óptico y detectar posibles signos de inflamación o daño.
  2. Pruebas de agudeza visual: Se realizarán pruebas para evaluar la agudeza visual en cada ojo por separado. Esto ayudará a determinar si existe una pérdida de visión y en qué medida.
  3. Exámen del campo visual: Mediante pruebas de campo visual, se evaluará si hay alteraciones en la percepción de los objetos en diferentes áreas del campo visual. Esto puede ayudar a identificar posibles defectos causados por la neuritis óptica.
  4. Resonancia magnética: En muchos casos, se solicitará una resonancia magnética del cerebro y de la médula espinal para buscar signos de esclerosis múltiple u otras enfermedades relacionadas que puedan estar causando la neuritis óptica.
  5. Análisis de sangre y estudios de líquido cefalorraquídeo: Estos análisis pueden ayudar a descartar otras patologías y buscar posibles marcadores de enfermedades autoinmunes.

El diagnóstico de la neuritis óptica siempre debe ser llevado a cabo por un oftalmólogo especialista, dado que podría requerir la combinación de varios métodos de evaluación. Conseguir un diagnóstico preciso es esencial para establecer un plan de tratamiento adecuado y minimizar complicaciones a largo plazo.

 

inflamación nervio óptico

¿Qué causa la neuritis óptica?

La neuritis óptica puede ser causada por diferentes factores, y la causa exacta dependerá de cada caso en particular. Las más frecuentes son:

➜ Esclerosis múltiple

Tal y como hemos mencionado, la esclerosis múltiple es una de las causas más comunes de neuritis óptica. En esta enfermedad autoinmune, el sistema inmunológico ataca la mielina, la capa protectora que recubre las fibras del nervio óptico, causando inflamación y daño.

➜ Infecciones

Algunas infecciones virales y bacterianas pueden desencadenar la neuritis óptica. Entre las infecciones asociadas hay que destacar: la hepatitis, la sífilis, la enfermedad de Lyme y la infección por el virus del herpes.

➜ Enfermedades autoinmunes

Además de la esclerosis múltiple, otras enfermedades autoinmunes como el lupus y la neuromielitis óptica también pueden causar neuritis óptica.

➜ Trastornos del sistema inmunológico

Ciertos trastornos del sistema inmunológico, como la enfermedad de Behçet y la enfermedad de Sjögren, pueden estar asociados con la aparición de neuritis óptica.

➜ Reacciones a ciertos medicamentos

Algunos medicamentos, en particular aquellos utilizados para tratar la tuberculosis y ciertos tipos de infecciones bacterianas, pueden tener como efecto secundario la inflamación del nervio óptico.

Es importante tener en cuenta que, en ocasiones, la causa de la neuritis óptica puede ser desconocida. En estos casos, se habla de neuritis óptica idiopática.

Neuritis óptica por estrés, ¿Es posible?

No hay evidencia de relación directa entre el estrés y la neuritis óptica. Aunque el estrés puede influir en el sistema inmunológico, no se considera una causa directa de esta afección. Sin embargo, el estrés intenso o crónico si podría desencadenar o agravar los síntomas en algunas personas.

¿Qué tratamientos hay para la neuritis óptica?

Existen varios tratamientos disponibles para la neuritis óptica, dependiendo de la causa subyacente y de la gravedad de los síntomas. Las más comunes son:

➜ Corticosteroides

Los corticosteroides, como la prednisona o la metilprednisolona, se utilizan para reducir la inflamación del nervio óptico. Pueden administrarse por vía oral, intravenosa o mediante inyecciones perioculares. Estos medicamentos ayudan a acelerar la recuperación visual y a reducir los síntomas de la neuritis óptica.

➜ Terapia de rehabilitación visual

La terapia de rehabilitación visual puede ser beneficiosa para mejorar la función visual y adaptarse a los cambios causados por la neuritis óptica. Esto puede incluir ejercicios visuales, terapia ocupacional y el uso de ayudas visuales.

➜ Tratamiento de enfermedades subyacentes

Si la neuritis óptica está relacionada con una enfermedad subyacente, como la esclerosis múltiple o una infección, el tratamiento se enfocará en tratar dicha enfermedad. Esto puede incluir medicamentos modificadores de la enfermedad, terapia antiviral o antibiótica, según corresponda.

➜ Medicamentos inmunosupresores

En algunos casos, se pueden recetar medicamentos inmunosupresores para reducir la actividad del sistema inmunológico y disminuir la inflamación en el nervio óptico.

Es importante destacar que el tratamiento de la neuritis óptica debe ser individualizado y supervisado por un médico especialista en oftalmología o neurología. El profesional evaluará el caso específico y recomendará la mejor opción de tratamiento según las características y necesidades del paciente.

Además, el seguimiento médico regular es crucial para valorar la respuesta al tratamiento y hacer los ajustes necesarios de acuerdo a ello.

Neuritis óptica tratamiento

Factores de riesgo de la neuritis óptica

Ciertos factores pueden incrementar el riesgo de desarrollar neuritis óptica. Estos incluyen:

  • Esclerosis múltiple: al ser la principal causa de neuritis óptica, los afectados por esta enfermedad tienen mayor riesgo.
  • Antecedentes familiares: si tienes familiares directos que han sufrido de neuritis óptica o esclerosis múltiple, la probabilidad aumenta.
  • Edad y sexo: la afección es más frecuente en adultos jóvenes (20-40 años) y en mujeres.
  • Infecciones: ciertas infecciones virales o bacterianas pueden desencadenar la neuritis óptica.
  • Factores ambientales: hábitos como fumar o estar expuesto a toxinas pueden hacer que el riesgo se eleve.

Si tienes algunos de estos factores de riesgo, es crucial que estés atento a los síntomas y que acudas a tu oftalmólogo ante cualquier cambio visual o síntoma relacionado.

Consejos para prevenir la neuritis óptica

Aunque no hay una medida particular para evitar la neuritis óptica, hay algunas precauciones generales que puedes adoptar para conservar una buena salud visual y disminuir la probabilidad de desarrollar esta patología, como por ejemplo:

✔️ Mantén un estilo de vida saludable: mantén una dieta equilibrada y nutritiva, rica en frutas, verduras y alimentos con omega-3. Realiza actividad física regularmente y evita el consumo excesivo de alcohol y tabaco.

✔️ Protege tus ojos: utiliza gafas de sol con protección UV cuando estés expuesto a la luz solar intensa. Y si tu trabajo lo requiere, usa gafas de seguridad adecuadas al realizar actividades que puedan representar un riesgo para tus ojos.

✔️ Haz pausas visuales: si trabajas frente a una pantalla de ordenador o dispositivo digital durante largos períodos, realiza pausas regulares para descansar tus ojos y evitar la fatiga visual.

✔️ Realiza revisiones oftalmológicas regulares: programa exámenes oculares periódicos con un especialista en oftalmología, especialmente si tienes antecedentes familiares de enfermedades oculares o si notas cambios en tu visión.

¿Cuándo acudir al médico de urgencia?

En general, la neuritis óptica puede ser tratada de manera ambulatoria, sin necesidad de atención médica urgente. Sin embargo, en ciertos casos concretos es fundamental buscar atención médica de urgencia, como cuando presentas:

1 Cambios bruscos en la visión

Si notas una pérdida repentina o significativa de la visión en uno o ambos ojos, especialmente si va acompañada de dolor ocular intenso, es importante buscar atención médica de inmediato.

2 Dolor ocular severo

Si experimentas un dolor ocular intenso y persistente que no mejora con el tiempo, debes acudir al médico de urgencia para una evaluación y tratamiento adecuados.

3 Fiebre alta y deterioro rápido de la visión

Si presentas fiebre alta y una disminución rápida de la visión, es importante buscar atención médica de urgencia, ya que estos síntomas pueden indicar una afección grave que requiere atención inmediata.

4 Síntomas neurológicos adicionales

Si además de los síntomas visuales de la neuritis óptica, presentas síntomas neurológicos como debilidad en los brazos o las piernas, dificultad para hablar o movimientos involuntarios, debes acudir al médico de urgencia de inmediato.

Neuritis óptica síntomas

Título alt: Neuritis óptica síntomas

Tratamiento de la neuritis óptica en Extremadura y Portugal

Si estás buscando un tratamiento especializado para la neuritis óptica en Badajoz, Extremadura o Portugal, te invitamos a que nos visites en nuestra clínica de oftalmología: Vista Sánchez Trancón.Con más de 30 años de experiencia, contamos con un equipo médico especializado para ofrecerte atención personalizada y tecnología avanzada para tratar esta enfermedad. No lo dudes, contacta con nosotros para recibir un tratamiento a medida y asegurarte de que recibes la atención que mereces.

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email