Tratamiento y cuidado de quemaduras oculares

Si alguna vez has sentido picor, molestia o escozor tras haber estado en contacto con vapores agresivos, cocinando cerca de aceite caliente o incluso tras un pequeño incidente casero con productos de limpieza, sabrás que hay que prestar especial atención a las quemaduras oculares.

Las quemaduras en los ojos pueden afectar seriamente a la visión y a la calidad de vida. Por eso en este artículo te vamos a explicar las causas más comunes que provocan este tipo de lesiones, cómo se pueden tratar, y sobre todo, cómo se pueden evitar.

Pero antes de nada…

Quemaduras oculares

¿Qué son las quemaduras oculares?

Las quemaduras oculares ocurren cuando los ojos entran en contacto directo con factores externos dañinos como; el calor extremo, la radiación, sustancias químicas peligrosas o la exposición a luz ultravioleta intensa.

Estos agentes agresivos pueden causar daño tanto a la superficie visible del ojo, conocida como córneacomo a sus capas internas, incluyendo la conjuntiva, y en casos más graves el interior del ojo.

Existen distintos grados de quemaduras oculares, variando desde leves, con síntomas como enrojecimiento y sensación de arena en los ojos, hasta casos severos que pueden incluir dolor intenso, visión borrosa, heridas en el ojo, y en situaciones extremas, pérdida de la visión.

La severidad de una quemadura ocular depende de factores como; la duración de la exposición al agente dañino, la concentración de la sustancia química en caso de ser una quemadura de este tipo, y la intensidad de la radiación o el calor.

Causas comunes de quemaduras oculares

Las quemaduras oculares pueden ser provocadas por una gran variedad de factores, entre las causas más comunes se encuentran:

Exposición a productos químicos

Una de las causas más frecuentes de quemaduras oculares es el contacto accidental con sustancias químicas. Esto puede suceder en el hogar, con el uso de productos de limpieza, o en ambientes laborales donde se usan químicos industriales. Las sustancias ácidas o alcalinas, como la lejía (sosa cáustica) o los ácidos de limpieza, pueden causar daños severos al entrar en contacto con la superficie ocular.

Accidentes con fuentes de calor

Las quemaduras térmicas ocurren al exponer los ojos a fuentes de calor directo. Esto incluye accidentes con líquidos calientes, vapor, fuego, o incluso el contacto con objetos muy calientes. Estas situaciones se presentan comúnmente en la cocina, durante actividades de soldadura sin la protección adecuada, o en incendios.

Radiación Ultravioleta

La exposición prolongada a la radiación ultravioleta (UV) sin protección ocular adecuada es una causa importante de quemaduras por radiación.

La luz solar directa, especialmente durante las horas de mayor intensidad, o la luz de fuentes artificiales como camas de bronceado y lámparas UV, pueden provocar quemaduras en la córnea. Las personas que practican deportes al aire libre sin gafas de sol con filtro UV o aquellas que trabajan al aire libre están especialmente en riesgo.

Exposición a la Luz Intensa de la Soldadura

La «ceguera por soldadura» es un tipo específico de quemadura por radiación causada por la exposición a la intensa luz generada durante la soldadura. La falta de uso de máscaras de soldadura o protectores oculares adecuados puede dar lugar a quemaduras severas en la córnea por la radiación UV e infrarroja.

quemadura ocular soldadura

Tipos de quemaduras oculares

Las quemaduras oculares pueden clasificarse en varios tipos, en general podemos clasificarlas en 3 grandes grupos dependiendo de su causa:

1 Quemaduras Térmicas Oculares

Estas quemaduras son causadas por el contacto directo con una fuente de calor como; líquidos calientes, vapor, fuego o superficies ardientes. Afectan principalmente a la superficie del ojo, especialmente la córnea, pudiendo ocasionar daños desde leves a graves dependiendo de la intensidad y duración del contacto.

2 Quemaduras Químicas Oculares

Son el resultado de la exposición a sustancias ácidas o alcalinas. Pueden ocurrir en el hogar, con productos de limpieza, o en entornos industriales, donde se usan químicos más potentes. Las consecuencias varían según el pH de la sustancia, la cantidad y el tiempo de exposición, pudiendo ir desde irritaciones menores hasta lesiones severas que comprometan la visión de forma permanente.

3 Quemaduras por Radiación

Incluyen daños en los ojos por exposición a diferentes tipos de radiación. La más común es la causada por la luz ultravioleta (UV), ya sea por exposición prolongada al sol sin protección adecuada o por fuentes artificiales como camas de bronceado. Las quemaduras oculares por soldadura, conocidas también como «ceguera por soldadura», son un tipo específico de quemadura por radiación que ocurre cuando no se hace uso de protección ocular adecuada durante la soldadura, dañando la córnea por la intensa luz UV emitida en el proceso.

Cada uno de estos tipos de quemaduras requiere una atención y cuidados específicos, siendo la prevención a través del uso de protección adecuada la medida más efectiva para evitar que ocurra.

Signos y síntomas de quemaduras oculares

Las quemaduras oculares pueden manifestarse a través de una gran variedad de signos y síntomas, que varían dependiendo del tipo de quemadura y su gravedad. Reconocer estos signos es esencial para detectar a tiempo la lesión. Los síntomas más comunes asociados a las quemaduras oculares son:

1 Enrojecimiento e irritación

Uno de los primeros signos de una quemadura ocular es el enrojecimiento visible de la conjuntiva, la membrana que cubre la parte blanca del ojo. Esto puede acompañarse de una sensación de irritación o picazón, similar a la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo.

2 Dolor

El dolor es un síntoma común en todos los tipos de quemaduras oculares, aunque su intensidad puede variar. Las quemaduras químicas y térmicas pueden provocar un dolor agudo e intenso desde el momento del contacto. En cambio, las quemaduras por radiación, como la ceguera por soldadura, pueden no ser dolorosas inmediatamente después de la exposición, desarrollando molestias unas horas más tarde.

quemadura ocular síntoma

3 Visión borrosa o dificultad para ver

La visión borrosa o la dificultad para ver claramente pueden ser indicativos de daño en la córnea o en otras partes del ojo. Estos síntomas pueden surgir debido a la inflamación, a la formación de cicatrices, o en casos graves, daño a las estructuras internas del ojo.

4 Lagrimeo excesivo o secreción

La respuesta natural del ojo a una lesión es aumentar la producción de lágrimas para intentar eliminar cualquier agente irritante. En el caso de quemaduras químicas, esto puede manifestarse como un lagrimeo excesivo. Además, puede haber secreción de moco o pus si se desarrolla una infección secundaria. 

5 Sensibilidad a la luz

La fotofobia o sensibilidad incrementada a la luz es un síntoma común en las quemaduras oculares, especialmente en aquellas causadas por radiación UV. Esto puede hacer que la exposición a la luz natural o artificial sea dolorosa o incómoda.

6 Hinchazón

La hinchazón de los párpados o alrededor de los ojos puede ocurrir como resultado de una quemadura ocular, especialmente si hay una reacción inflamatoria significativa.

¿Qué hacer en caso de quemaduras oculares?

Si sospechas que has sufrido una quemadura ocular, es crucial actuar rápidamente para minimizar el daño y conseguir una recuperación efectiva. Aquí te ofrecemos una guía de primeros auxilios para los diferentes tipos de quemaduras oculares:

Para quemaduras químicas

 1. Enjuagar inmediatamente: lava el ojo afectado con abundante agua limpia o una solución salina estéril. Hazlo durante al menos 15-20 minutos para diluir y remover la sustancia química. Mantén los párpados abiertos con cuidado para permitir un lavado más efectivo.

2. Evitar frotarse los ojos: frotar puede agravar la lesión.

3. Quitar lentes de contacto: si usas lentes de contacto, intenta retirarlas lo antes posible para facilitar el enjuague.

4. Buscar atención médica de urgencia: tras el primer enjuague, es esencial buscar atención médica inmediatamente para un tratamiento adecuado y para prevenir complicaciones.

Para quemaduras térmicas

1. Aplicar paños fríos: después de alejarte de la fuente de calor, aplica paños fríos (no hielo directo) sobre los ojos cerrados para reducir la inflamación y el dolor.

2. No aplicar pomadas o medicamentos sin prescripción: estos pueden interferir con el tratamiento médico posterior.

3. Consultar a un oftalmólogo especialista: las quemaduras térmicas requieren evaluación por un especialista para determinar el alcance del daño y el tratamiento necesario.

quemaduras ojos

Para quemaduras por radiación (incluida la «ceguera por soldadura»)

1. Mantener los ojos cerrados: si has sido expuesto a una fuente intensa de luz UV, mantener los ojos cerrados puede ayudar a aliviar la sensación de dolor.

2. Usar gafas de sol: si necesitas abrir los ojos, las gafas de sol pueden ayudar a protegerlos de la luz y a disminuir la sensibilidad.

3. Buscar atención médica: aunque los síntomas pueden no aparecer de inmediato, es importante consultar a un oftalmólogo para una evaluación y tratamiento adecuados.

Consejos generales

1. No presionar ni frotar el ojo afectado: esto puede causar más daño.

2. Evitar la automedicación: algunos tratamientos caseros o medicamentos sin prescripción pueden ser contraproducentes.

3. Seguir instrucciones médicas: una vez que recibas atención médica, sigue todas las indicaciones del especialista, incluyendo el uso de medicamentos recetados y las visitas de seguimiento.

La prevención es clave para evitar las quemaduras oculares. Sin embargo, en caso de accidente, una acción rápida y adecuada puede marcar la diferencia en el resultado y en la recuperación de la lesión ocular.

Consejos para la prevención de quemaduras oculares

La prevención es clave para evitar las quemaduras oculares y mantener una visión saludable. Aquí tienes algunos consejos esenciales:

– Protección ocular adecuada: en el trabajo, especialmente si tu actividad implica exposición a químicos, partículas voladoras, radiación UV, o riesgos similares, es crucial utilizar el equipo de protección individual adecuado, como gafas de seguridad con protección lateral o máscaras de soldadura con filtros UV. En casa, durante el uso de productos de limpieza fuertes, pintura o al realizar actividades como cocinar que puedan generar salpicaduras, es recomendable el uso de gafas de protección.

– Uso seguro de productos químicos: lee y sigue las instrucciones en las etiquetas de los productos químicos antes de usarlos. – Almacena los productos químicos correctamente y fuera del alcance de los niños. Evita mezclar productos químicos a menos que esté específicamente indicado que es seguro hacerlo.

– Protección contra la radiación UV: usa gafas de sol que bloqueen el 100% de los rayos UVA y UVB siempre que estés al aire libre durante el día, incluso en días nublados. Además, también es interesante considerar el uso de un sombrero de ala ancha para reducir la exposición solar directa en los ojos.

Tratamientos para quemaduras oculares

En una clínica de oftalmología, los tratamientos para las quemaduras oculares se llevan a cabo con tecnología avanzada y por profesionales especializados, garantizando un cuidado específico y adaptado a la gravedad de cada caso.

Antes de cualquier tratamiento, se realiza una evaluación detallada del daño ocular. Esto puede incluir pruebas como la fluoresceína, que ayuda a identificar daños en la córnea, y exámenes para evaluar la profundidad de la lesión.

1 Lavado ocular profesional:

Para las quemaduras químicas, el procedimiento de lavado ocular puede ser más sofisticado en una clínica, utilizando soluciones específicas y equipos diseñados para garantizar que toda la sustancia dañina sea eliminada del ojo. 

2 Tratamiento médico específico:

El tratamiento médico específico para quemaduras oculares se centra en aliviar el dolor, reducir la inflamación y prevenir infecciones, todo ello esencial para una recuperación efectiva.

Para ello se utilizan medicamentos antiinflamatorios y analgésicos para reducir el dolor y la inflamación, mientras que los antibióticos y antivirales se prescriben para proteger contra infecciones secundarias que pueden surgir debido a la lesión.

Además, las gotas lubricantes y las pomadas son fundamentales para mantener la superficie ocular húmeda, aliviando la irritación y ayudando a la cicatrización de los tejidos dañados. Este conjunto de tratamientos, personalizado por un oftalmólogo, es crucial para facilitar una recuperación segura y efectiva de la quemadura ocular.

3 Tratamiento con láser:

En algunos casos, se puede recurrir al tratamiento con láser para corregir daños en la córnea o para tratar lesiones específicas causadas por la quemadura.

4 Cirugía ocular

Para las lesiones más graves, como daños en las estructuras internas del ojo o pérdida significativa de tejido, se pueden realizar procedimientos quirúrgicos para restaurar la función ocular tanto como sea posible.

5 Rehabilitación Visual

En casos de daño visual significativo, se pueden ofrecer programas de rehabilitación visual para ayudar a los pacientes a adaptarse y maximizar su capacidad visual restante.

Ya conoces los diferentes tratamientos pero… ¿en qué casos debes acudir de urgencia al médico?

tratamiento quemaduras oculares

Cuándo buscar atención médica por quemaduras oculares

Reconocer el momento adecuado para buscar ayuda médica puede marcar una gran diferencia en la recuperación de una quemadura ocular. Aquí te indicamos algunas situaciones en las que es imprescindible acudir a un profesional:

– Si has tenido contacto directo con químicos: después de enjuagar bien los ojos, si los has expuesto accidentalmente a productos químicos, es crucial ver a un médico sin demora.

– Si te has quemado con algo caliente o has estado expuesto a una luz muy intensa: ya sea por el sol, por soldar sin protección, o por cualquier otro tipo de calor o luz fuerte, es importante que un especialista revise tus ojos.

– Si experimentas síntomas alarmantes: dolor fuerte, visión borrosa, sensación de tener algo en el ojo que no puedes sacar, ojos rojos e hinchados son señales claras de que necesitas atención médica.

– Cambios en cómo ves: si notas que tu visión se ha vuelto borrosa, que la luz te molesta más de lo normal, o ves manchas que antes no estaban, es hora de visitar a un oftalmólogo.

– Si el dolor o la molestia no mejora: aunque hayas intentado algunos primeros auxilios y el problema persiste o empeora, mejor ve a que te revisen.

– Cuando tengas dudas: Si no estás seguro de la gravedad de la lesión, siempre es mejor prevenir y consultar a un especialista.

Acudir a tiempo a un profesional no solo te da tranquilidad sino que asegura que tus ojos reciban el cuidado adecuado para una recuperación efectiva, evitando complicaciones que puedan afectar a tu visión a largo plazo.

Tratamiento de quemaduras oculares en Badajoz

En nuestra clínica de oftalmología en Badajoz, somos expertos en el tratamiento de quemaduras oculares.

Gracias a la implementación de tecnología punta y a contar con un equipo de oftalmólogos altamente cualificados, ofrecemos soluciones personalizadas para asegurar el cuidado óptimo de tu visión.

Si buscas un tratamiento efectivo o necesitas orientación sobre lesiones oculares, aquí encontrarás el apoyo que necesitas. Desde diagnósticos precisos hasta la realización de intervenciones quirúrgicas de vanguardia, nos esforzamos por proporcionar una atención completa que favorezca tanto la recuperación como el mantenimiento de una salud ocular excelente.Si tienes dudas sobre el estado de tu salud ocular o buscas consejo de expertos, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email