Quiste de grasa en el ojo ¿Cómo eliminarlo?

Suelen pasar desapercibidos, pero son más comunes de lo que crees. Un quiste de grasa en el ojo puede aparecer de forma repentina en los párpados o en la zona periocular, y aunque en la mayoría de los casos estos quistes son inofensivos, es natural que surjan dudas y preocupaciones al respecto. 

A continuación, verás todo lo que necesitas saber sobre estos quistes: desde su origen y síntomas hasta las medidas preventivas más efectivas.

Así que comencemos.

Quiste de grasa en el ojo

¿Qué es un quiste de grasa en el ojo?

Un quiste de grasa en el ojo, es una pequeña formación benigna que surge debido a la acumulación de células adiposas en el área del párpado o cerca del globo ocular.

Estas protuberancias, generalmente suaves al tacto, son el resultado de la agrupación de células grasas en un área concreta. Aunque no suelen ser peligrosos ni cancerígenos, su aparición puede causar molestias tanto desde el punto de vista estético como funcional, especialmente si aumentan de tamaño y ejercen presión en el área ocular.

En principio no representan una amenaza grave para la salud, aunque es importante estar alerta ante cualquier anomalía o cambio en el quiste, y en caso de que se produzca, acudir lo antes posible a un oftalmólogo especialista.

Pero, ¿por qué se forman esas bolitas de grasa?

¿Qué causa un quiste de grasa en el ojo?

Un quiste de grasa en el ojo es un bulto o protuberancia que se forma en el párpado debido a una obstrucción de las glándulas sebáceas.

Estas glándulas producen una sustancia grasa que ayuda a lubricar el ojo, pero cuando se bloquean, puede acumularse y formar un quiste.

Los quistes de grasa en el ojo suelen ser indoloros, y en la mayoría de los casos desaparecen por sí solos en un período de semanas o meses.

Sin embargo, en algunos casos, pueden crecer lo suficiente como para causar molestias o afectar a la visión. En estos casos, es posible que sea necesario buscar tratamiento médico para eliminar el quiste de grasa en el ojo o dernarlo.

Estas glándulas se pueden obstruir por diferentes motivos como:

1 Producción excesiva de grasa

A veces, las glándulas sebáceas pueden producir más grasa de la que el ojo necesita. Esta sobreproducción puede llevar a una acumulación de sebo, dando lugar a la formación de un quiste.

2 Procesos inflamatorios

Las infecciones o afecciones inflamatorias pueden causar que las glándulas sebáceas se agranden, llegando a provocar párpados inflamados. Esta inflamación limita la liberación adecuada del sebo favoreciendo su acumulación.

3 Agentes externo

Algunos elementos de nuestro día a día, como el maquillaje o el polvo, sumado a la exposición de entornos contaminados, pueden ser determinantes en la obstrucción de estas glándulas.

5 Historial genético

La genética tiene un papel fundamental en la aparición de un quiste en el ojo. Si en el historial familiar existen antecedentes de quistes de grasa en el ojo, tendrás mayor probabilidad de desarrollarlos.

Cambios hormonales: los cambios hormonales, como los que ocurren durante la pubertad, el embarazo o la menopausia, pueden provocar un aumento en la producción de grasa, y aumentar la probabilidad de obstrucción.

Es importante destacar que la obstrucción de las glándulas sebáceas puede llevar a otro tipo de quiste de grasa en el ojo, conocido como chalazión.

Aunque antes de nada, veámos cuáles son los síntomas más comunes.

Quiste grasa ojo

Síntomas de los quistes de grasa en el ojo

Algunos de los síntomas más comunes que suelen indicar la presencia de un quiste de grasa en el ojo son:

1. Protuberancia o bulto visible en el párpado o alrededor del ojo.
2. Sensación de presión o molestia en el área afectada.
3. Enrojecimiento o inflamación del párpado.
4. Picazón o irritación en el ojo.
5. Visión borrosa o dificultad para ver claramente.
6. Lagrimeo excesivo o secreción ocular.
7. Sensibilidad a la luz.
8. Sensación de cuerpo extraño en el ojo.
9. Dolor al parpadear o al mover el ojo.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden variar de una persona a otra y pueden depender según el tamaño, la ubicación y el tipo de quiste de grasa que se presente.

Tipos de quistes de grasas en los ojos

Existen diferentes tipos de quistes de grasas que pueden aparecer en los párpados o en el área cercana al globo ocular. Los más comunes son:

1. Xantelasma

Los xantelasmas se caracterizan por aparecer como una pequeña protuberancia de color amarillento en los párpados. Aunque son indoloros y no suelen causar molestias, los xantelasmas también pueden ser un indicativo de niveles elevados de colesterol en la sangre.

2. Quiste en el párpado

También conocido como chalazión, este quiste se forma en el interior del párpado, y surge debido a la obstrucción de las glándulas sebáceas del mismo. Aunque en sus etapas iniciales puede no causar incomodidad, su crecimiento puede generar dolor y requerir intervención médica.

3. Quiste dermoide

Estos quistes, además de grasa albergan tejidos adicionales como pelo, piel o incluso glándulas sudoríparas. Lo interesante es que suelen estar presentes desde el nacimiento y, aunque pueden manifestarse en distintas áreas del cuerpo, en ocasiones se localizan en los párpados.

4. Quiste epidérmico

Un quiste epidermoide es un tipo de bulto en la piel que se forma cuando las células crecen debajo de la superficie de la piel. Estas células se acumulan y forman el quiste. Los quistes epidermoides suelen ser pequeños y blandos, y pueden ser de color blanco, amarillo o marrón.

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son más frecuentes en la cara, en el tronco y en el cuello.

5. Quistes de la glándula de Moll

Estos quistes son pequeños y se forman cerca del borde del párpado, generalmente como resultado de obstrucciones en las glándulas de Moll (pequeñas glándulas sebáceas).

Como puedes comprobar, existen una gran variedad de pequeños quistes dentro y fuera del ojo que, aunque en principio no suponga un peligro, en ocasiones lo mejor es optar por eliminar el bulto en el párpado.

Teniendo en cuenta esto… ¿Cómo eliminar un quiste de grasa en el ojo?

Bulto de grasa en el ojo

Quiste de grasa en el ojo: tratamientos comunes

Antes de nada, es esencial que previamente un oftalmólogo especialista diagnostique correctamente el tipo de quiste que tiene esa persona en el ojo para descartar otras afecciones, como un orzuelo.

Dependiendo del tipo de quiste, el especialista podra optar por un tratamiento u otro, como por ejemplo:

1. Medicación tópica

En casos leves, el oftalmólogo puede recetar cremas o pomadas con propiedades antiinflamatorias o antibióticas. Estos tratamientos ayudan a disminuir la inflamación y a prevenir posibles infecciones.

2. Crioterapia

En este procedimiento, se utiliza frío extremo para congelar el quiste y luego eliminarlo. La crioterapia puede ser una buena opción para eliminar quistes en el ojo más pequeños, especialmente los que aparecen en la zona periocular.

3. Extracción quirúrgica

Este es el método más común para eliminar los quistes de grasa en el ojo. El procedimiento se realiza con anestesia local y consiste en hacer una pequeña incisión y extirpar el quiste.

Es fundamental tener en cuenta que cada caso es único y que el tratamiento apropiado variará según la evaluación médica realizada a cada paciente en particular.

En caso de no prestar la atención necesaria a la aparición de un bulto en el ojo, podría desencadenar en complicaciones de mayor gravedad.

Quiste de grasa en el ojo complicaciones

Posibles complicaciones y cuándo buscar atención médica

A pesar de que los quistes de grasa en el ojo suelen ser benignos, y no suelen presentar ningún riesgo para la salud, es importante saber cuáles son las posibles complicaciones o signos de alerta para acudir a un especialista lo antes posible, como por ejemplo:

➜ Infección

Uno de los riesgos más cumunes de los quistes de grasa en el ojo es que pueden causar infecciones oculares. Si un quiste se rompe, puede entrar en contacto directo con bacterias e infectarse, causando dolor, enrojecimiento, calor en el área afectada y posiblemente una secreción amarillenta.

➜ Problemas visuales

Aunque no es frecuente, hay ocasiones en que un quiste de grasa, debido a su tamaño o ubicación, puede afectar a la visión. Esta situación puede surgir si el quiste presiona la córnea o el cristalino. En caso de notar visión borrosa o molestias al parpadear, es esencial acudir a un especialista.

➜ Inflamación persistente

Si el quiste no responde a los tratamientos convencionales y sigue inflamado, es un indicativo de que se debe buscar otro método de tratamiento más eficaz.

➜ Crecimiento acelerado

Un crecimiento rápido y sin explicación de un quiste en el ojo es una señal de que algo más podría estar sucediendo. Ante esta situación, es esencial consultar con tu clínica de oftalmología lo antes posible.

¿Los quistes de grasa en el ojo son peligrosos?

Tal y como hemos mencionado anteriormente, en principio los quistes de grasa en el ojo suelen ser benignos y no representan ningún riesgo para la salud ocular.

Sin embargo, hay casos en los que si un quiste se infecta, crece rápidamente o ejerce presión sobre áreas sensibles del ojo, podría derivar en complicaciones de mayor gravedad.

Por ello, es esencial estar atento a cualquier cambio y consultar a un oftalmólogo para un diagnóstico preciso y precoz.

Cuando se trata de quistes o bultos en el ojo, una detección a tiempo es fundamental.

Eliminar quiste de grasa en el ojo

Quistes de grasa en niños y bebés: ¿es común?

Los quistes de grasa en el ojo suelen ser comunes en adultos y raramente se ven en niños o bebés. Aunque estos quistes en el ojo se asocian a menudo con factores metabólicos, en el caso poco frecuente de que aparezcan en la población infantil, podrían indicar trastornos metabólicos o genéticos.

Si se detecta una anomalía en el ojo de un niño, es esencial consultar con un oftalmólogo pediatra para descartar complicaciones.

Quistes de grasa en los ojos ¿Se pueden prevenir?

Existen recomendaciones y consejos que pueden disminuir el riesgo de desarrollar quistes de grasa en los ojos, como por ejemplo:

✔️ Higiene Ocular: mantén tus ojos y párpados limpios. Es esencial desmaquillarse adecuadamente antes de dormir y seguir las pautas de limpieza para quienes usen lentes de contacto.

✔️ Dieta Equilibrada: una dieta con bajo contenido de grasas saturadas y rica en omega-3 y antioxidantes como las vitaminas C y E puede ayudar a mejorar tu salud ocular y a prevenir trastornos asociados al colesterol.

✔️ Evita el Roce: no frotes tus ojos, y menos con las manos sucias, ya que puede irritar las glándulas y favorecer la aparición de quistes.

✔️ Portégete del sol: protege tus ojos de los rayos UV usando gafas de sol adecuadas y sombreros o gorras en días de sol intenso. El sol puede acelerar el envejecimiento del párpado y dar lugar a obstrucciones en las glándulas.

✔️ Revisiones Periódicas: acude a tu oftalmólogo al menos una vez al año, incluso si no hay síntomas visibles. Una revisión regular puede ayudar a identificar y a tratar cualquier irregularidad a tiempo.

Eliminar quiste de grasa en el ojo en Badajoz, Cáceres y Portugal

Si necesitas eliminar un quiste de grasa en el ojo o has notado cambios en un quiste en el ojo, en nuestra clínica de oftalmología en Badajoz «Vista Sánchez Trancón«, contamos con un equipo de oftalmólogos especializados y las herramientas más avanzadas para diagnosticar y tratar estos quistes con precisión y eficacia.

Si estás en Badajoz, Cáceres o incluso en Portugal, estamos a tu disposición para ofrecerte un diagnóstico preciso y el tratamiento más adecuado según tu situación. Para cualquier duda o consulta, contáctanos, estaremos encantados de ayudarte.

Clínica oftalmología badajoz

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email