¿Ojos Irritados? Podría Ser Rosácea Ocular

Si has notado cambios recientes en tus ojos y tienes la sensación de tener conjuntivitis en el ojo, pero acompañada de inflamación en los párpados entre otros síntomas, quédate hasta el final, es posible que estés padeciendo rosácea ocular y no lo sepas.

Pero antes de nada, veamos por qué ocurre esta afección ocular.

Rosácea ocular

¿Qué es la rosácea ocular?

La rosácea ocular es una enfermedad crónica inflamatoria que afecta particularmente a las estructuras del globo ocular como: los párpados, la conjuntiva (membrana transparente que recubre el globo ocular), la córnea o las glándulas de meibomio (encargadas de la lubricación ocular), afectando directamente a la visión de la persona que lo padece.

Pero, ¿qué provoca la rosácea ocular?

Causas de la rosácea ocular y factores de riesgo

Aunque la investigación ha avanzado mucho, todavía no se conoce la causa exacta por la que aparece la rosácea ocular. Sin embargo, se han identificado diversos factores que podrían jugar un papel crucial en su desarrollo o agravamiento de los síntomas, como por ejemplo:

– Herencia genética: la predisposición genética puede ser un factor crucial. Si en la familia hay antecedentes de rosácea, ya sea en la piel o en los ojos, es posible que el riesgo de padecerla sea mayor.

– Factores ambientales: las condiciones climáticas extremas, como la exposición prolongada al sol, el viento o el frío, pueden influir en la aparición o agravamiento de los síntomas de la rosácea en los ojos.

– Bacterias y microorganismos: Aunque aún está en estudio, algunas teorías sugieren una relación directa entre la rosácea y la bacteria Helicobacter pylori. Además, la obstrucción de las glándulas de los párpados y la presencia de ácaros en las pestañas pueden contribuir al desarrollo de esta afección ocular.

– Factores externos: algunos hábitos y alimentos como: el consumo excesivo de alcohol, bebidas calientes, comidas picantes y la exposición a baños calientes o saunas, pueden desencadenar o empeorar la rosácea ocular.

– Conexión con la rosácea cutánea: Si ya padeces rosácea en la piel, es crucial estar atento a los síntomas en los ojos. Existe una relación entre ambas, ya que las personas con rosácea cutánea tienen más posibilidades de desarrollar rosácea en los ojos.

¿Y cuáles son los síntomas de la rosácea en los ojos? 

Rosácea ocular síntomas

Rosácea ocular: síntomas

Algunos de los síntomas de rosácea ocular más comunes son:

1 Ojos rojos e irritados: es común sentir ardor, quemazón o incluso tener la sensación de que los ojos están constantemente llorosos.

2 Ojos secos: a pesar de tener la sensación de lagrimear, es común que se sienta una sequedad persistente en los ojos.

3 Sensación de arenilla: es posible que sientas como si tuvieras un pequeño grano de arena o sensación de cuerpo extraño en el ojo (o los ojos).

4 Visión borrosa: este síntoma puede afectar a tu día a día y dificultar tareas sencillas como leer o conducir.

5 Sensibilidad a la luz: conocida también como fotofobia, es esa incomodidad intensa ante fuentes de luz brillantes.

6 Vasos sanguíneos visibles: al mirarte al espejo, podrás observar vasos sanguíneos pequeños y dilatados en la parte blanca del ojo.

Párpados inflamados: los párpados pueden presentar un tono rojo e hinchado.

8 Infecciones recurrentes: es común sufrir episodios de conjuntivitis, blefaritis, orzuelos o chalazion con mayor frecuencia.

Es importante tener en cuenta que, aunque estos síntomas son característicos de la rosácea ocular, también pueden ser comunes a otras afecciones oculares. Por ello, si notas cambios en tus ojos, la presencia de síntomas o alguna irregularidad, lo más a consejable es que acudas a un oftalmólogo especialista en rosácea ocular.

¿Cómo se diagnostica la rosácea ocular?

Si sospechas que padeces de rosácea ocular, el primer paso es acudir a un oftalmólogo. Este profesional examinará con detalle tus ojos, buscando indicios específicos de esta afección, como puede ser una ligera inflamación o pequeños vasos sanguíneos visibles.

Aunque los síntomas clásicos son generalmente reconocibles por un oftalmólogo especialista, a veces es necesario realizar algunas pruebas adicionales para estar seguros de que no se trata de otra condición ocular con síntomas parecidos.

Lo más importante es no dejarlo pasar y buscar un diagnóstico claro para evitar posibles complicaciones y que te receten el tratamiento más adecuado en tu caso.

Rosácea en el ojo diagnostico

Tratamientos para la rosácea ocular

Una vez diagnosticada la rosácea en los ojos por un oftalmólogo e identificado el nivel de afección, el especialista recomendará la opción más adecuada para cada caso, como por ejemplo:

Lágrimas artificiales

Cuando se habla de rosácea ocular, uno de los síntomas más frecuentes es la sequedad ocular. Las lágrimas artificialessirven como una respuesta inmediata para aliviar este malestar. Estas lágrimas no solo ofrecen una sensación de humedad y frescor instantáneo, sino que también emulan las lágrimas naturales del ojo, garantizando una lubricación adecuada y evitando el conocido «síndrome del ojo seco«.

Medicamentos específicos para la rosácea ocular

En aquellos casos en los que los síntomas de la rosácea ocular van más allá de la simple sequedad, se requieren medicamentos específicos como los antibióticos orales, dirigidos a combatir posibles infecciones bacterianas asociadas. O los tratamientos tópicos, que tienen como objetivo reducir la inflamación y el enrojecimiento ocular.

Tratamiento para la rosácea en los párpados

La piel de los párpados es particularmente delicada y cuando es afectada por la rosácea, necesita tratamientos específicos. Estos se centran en aliviar la inflamación y combatir posibles infecciones con cremas tópicas. En casos más severos o persistentes, los antibióticos suelen ser la solución más recomendada.

Ten en cuenta que para garantizar la salud ocular y evitar posibles complicaciones, es fundamental que cualquier tratamiento relacionado con la rosácea ocular sea prescrito y supervisado por un oftalmólogo especialista.

Complicaciones asociadas a la rosácea ocular

Cuando la rosácea ocular no es tratada a tiempo o no recibe el tratamiento adecuado, es posible que derive en complicaciones más severas como:

Alteraciones en la córnea

Una de las complicaciones más inmediatas de la rosácea en los ojos es la sequedad ocular, resultado de la evaporación acelerada de la película lagrimal. Esta sequedad puede afectar a la córnea, comprometiendo su función de barrera y predisponiendo al desarrollo de erosiones o úlceras corneales.

Estas alteraciones son particularmente graves, ya que pueden llevar a una disminución significativa de la calidad de la visión.

Complicaciones visuales

Cuando la córnea se ve afectada, es común que aparezcan otras complicaciones visuales como: visión borrosa, fotofobia (sensibilidad a la luz) y en casos severos, la percepción de halos alrededor de las fuentes de luz.

Estos síntomas, además de representar una disminución en la calidad de vida del paciente, también son una señal de que la afección requiere atención médica especializada.

Blefaritis

La rosácea ocular con frecuencia suele causar blefaritis, una inflamación de los párpados que puede dar lugar a complicaciones como el desvío de las pestañas hacia la superficie ocular.

Esta situación puede causar una irritación secundaria de la córnea, empeorar los síntomas ya existentes o derivar en complicaciones de mayor gravedad, como la pérdida de la visión.

Pérdida de la visión

En casos extremos y particularmente cuando no se recibe el tratamiento adecuado, las complicaciones de la rosácea ocular pueden llevar a una pérdida de la visión irreversible. Por ello, es importante poner el énfasis en que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado es fundamental para prevenir mayores complicaciones.

Rosacea ocular tratamiento

Cuidados y medidas preventivas para controlar la rosácea ocular

Además del tratamiento médico, hay acciones preventivas que pueden ayudar a controlar los síntomas y minimizar las complicaciones de la rosácea ocular.

✔️ Higiene ocular
La limpieza de los párpados con productos específicos reduce la inflamación y alivia los síntomas, siendo un elemento clave en el control de la rosácea ocular.

✔️ Evitar factores desencadenantes
Evitar situaciones que agraven los síntomas como ambientes secos o exposición a agentes irritantes, es fundamental.

✔️ Protección solar
Usar gafas de sol con protección UV y aplicar protector solar en el área ocular son medidas necesarias si vas a exponerte al sol.

✔️ Consulta oftalmológica
El seguimiento médico regular permite ajustar el tratamiento según la evolución de los síntomas.

✔️ Uso de lentes de contacto
Si usas lentes de contacto, sigue las directrices de higiene para evitar más irritaciones.

Siguiendo estas pautas y manteniendo un seguimiento médico, se puede controlar la rosácea ocular de manera efectiva y reducir el riesgo de desarrollar otras afecciones oculares.

Cómo cuidar los ojos y mantener una buena higiene  cuando se tiene rosácea ocular

La higiene ocular es esencial para controlar la rosácea ocular y evitar que derive en complicaciones de mayor gravedad. Algunos cuidados a tener en cuenta si sufres de rosácea ocular son:

 Limpieza de Párpados: realizar una limpieza diaria de los párpados con productos específicos ayuda a reducir la inflamación y a prevenir infecciones secundarias.

 Lavado de manos: es crucial lavar tus manos con frecuencia y evitar tocarse los ojos, ya que las manos pueden transportar bacterias que agraven la afección.

Uso de lágrimas artificiales: para combatir la sequedad ocular, las lágrimas artificiales son altamente recomendadas, preferentemente aquellas prescritas por un oftalmólogo.

 No uses maquillaje: evita usar maquillaje en el área de los ojos para reducir la probabilidad de irritación.

 Toallitas húmedas específicas: utiliza toallitas húmedas diseñadas para la higiene ocular que ayudan a remover partículas y secreciones.

 Evita frotarte los ojos: frotar los ojos puede empeorar la inflamación y aumentar la irritación.

 Descanso visual: haz pausas para descansar los ojos, especialmente si pasas mucho tiempo frente a una pantalla, es fundamental para aliviar el estrés visual.

Siguiendo estos consejos y trabajando en conjunto con tu oftalmólogo, podrás mantener tus ojos en mejor estado y disminuir la severidad de los síntomas asociados con la rosácea ocular.

Clínica oftalmología Badajoz rosacea ojo

Consulta con un especialista: ¿cuándo buscar ayuda médica y a qué especialista acudir?

Si notas que los síntomas se mantienen o incluso empeoran, es importante que acudas a una clínica de oftalmología lo antes posible. Un diagnóstico temprano y un tratamiento personalizado son clave para evitar problemas de salud ocular a largo plazo.

En nuestra clínica de oftalmología Vista Sánchez Trancón, contamos con oftalmólogos especializados en el tratamiento de la rosácea ocular. Si tienes cualquier duda o consulta sobre tu salud ocular, estamos aquí para ayudarte. No dudes en contactarnos para programar una cita y recibir el asesoramiento experto que necesitas.

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email