Infecciones oculares: ¿Cuáles son las más comunes? ¿Se pueden prevenir?

¿Sueles sufrir infecciones oculares? Las infecciones en el ojo son un problema muy común que afectan a personas de todas las edades, aunque son más frecuentes en niños y personas mayores. Las infecciones oculares pueden ser causadas por bacterias, virus, herpes u otros microorganismos, y pueden afectar diferentes partes del ojo como; la conjuntiva, la córnea, el iris, la retina, entre otros.

Pero no te preocupes, en este artículo te vamos a explicar todo lo que debes saber acerca de esta patología ocular, y cuáles son las infecciones más comunes.

Infecciones oculares

¿Qué síntomas pueden indicar que tienes una infección ocular?

Los síntomas de las infecciones oculares dependerán del tipo y del grado de afección de la misma. En general, los síntomas más frecuentes suelen ser:

– Enrojecimiento del ojo.
– Dolor ocular y sensación de ardor.
– Sensibilidad a la luz.
– Picazón en el ojo.
– Secreción ocular (pus).
– Sensación de cuerpo extraño dentro del ojo.
– Visión borrosa.
– Lagrimeo excesivo.
– Hinchazón y enrojecimiento de los párpados.

Es importante que tengas en cuenta que algunos de estos síntomas pueden ser comunes también en otras afecciones oculares, por eso, lo mejor es acudir a una clínica de oftalmología para que te realicen un diagnóstico preciso y te receten un tratamiento adecuado.

Infecciones oculares síntomas

¿Cuáles son los tipos de infecciones oculares más comunes?

Hay varios tipos de infecciones oculares comunes que pueden afectar a personas de todas las edades. Algunas de las infecciones oculares más frecuentes son:

1 Conjuntivitis

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, que es la membrana delgada y transparente que cubre la parte blanca de los ojos y el interior de los párpados. Puede ser causada por bacterias, virus o alergias, de ahí los diferentes tipos de conjuntivitis como la conjuntivitis bacteriana, viral o la alérgica.

Los síntomas más frecuentes suelen ser; enrojecimiento ocular, secreción, picazón y sensación de cuerpo extraño en el ojo.

2 Orzuelo

Un orzuelo es una infección bacteriana de las glándulas sebáceas del borde del párpado (la base de las pestañas). Se presenta como un bulto rojo y doloroso, similar a un grano o pústula, que puede causar hinchazón, molestias ytrastornos en los párpados.

3 Blefaritis

Se trata de una inflamación del borde del párpado, generalmente causada por bacterias o ácaros. Los síntomas más frecuentes de la blefaritis suelen ser; enrojecimiento ocular, hinchazón, picazón, descamación y sensación de cuerpo extraño en el ojo.

4 Queratitis

La queratitis es una infección e inflamación de la córnea, la capa transparente que cubre el iris y la pupila. Puede estar provocada por bacterias, virus u hongos. Los síntomas incluyen dolor, enrojecimiento, sensibilidad a la luz y visión borrosa.

5 Uveítis

Se da cuando se produce una inflamación de la úvea, que incluye; el iris, el cuerpo ciliar y la coroides. La pueden causar; infecciones, enfermedades autoinmunes o traumas. Los síntomas más comunes de la uveítis son; dolor, enrojecimiento, visión borrosa y sensibilidad a la luz.

¿Cómo se diagnostican las infecciones oculares?

El diagnóstico debe realizarlo siempre un oftalmólogo especialista, mediante la historia clínica del paciente, un examen ocular exhaustivo, y si es necesario, otras pruebas complementarias como la toma de muestras de tejido ocular para analizarlas en el laboratorio.

Infección ocular diagnóstico

Infecciones oculares relacionadas con el uso de lentes de contacto.

El uso de lentes de contacto aumenta el riesgo de infecciones oculares relacionadas con bacterias y hongos si no se siguen las pautas de higiene y cuidado adecuadas. Los usuarios de lentes de contacto que no hacen un buen uso de las lentes suelen estar más expuestos a padecer; queratitis, conjuntivitis o úlceras corneales.

Tratamientos para diferentes tipos de infecciones oculares.

El tratamiento más adecuado para cada infección ocular deberá valorarlo un oftalmólogo especialista y variará dependiendo del tipo y del grado de afección. Entre los tratamientos más comunes se encuentran:

➜ Tratamientos farmacológicos

En casos más leves el oftalmólogo podrá recetar tratamientos como; lágrimas artificiales, pomadas, comprimidos antivirales, antibióticos o antifúngicos. 

Estos tratamientos deben ser prescritos por un especialista y se administran según las indicaciones específicas para cada caso, ya que cada caso es único y requiere un enfoque personalizado en función de las necesidades del paciente y de la naturaleza de la infección.

➜ Cirugía

En casos de infecciones oculares graves o crónicas, puede ser necesario recurrir a la cirugía como opción de tratamiento. La cirugía se emplea cuando los tratamientos farmacológicos no han sido efectivos o cuando la infección ha avanzado hasta tal punto que pone en riesgo la salud ocular o la visión del paciente.

Algunos de los procedimientos quirúrgicos que se pueden realizar en estos casos incluyen la eliminación del tejido infectado, lo cual es esencial para prevenir la propagación de la infección a otras áreas del ojo o a los tejidos circundantes.

Además, si se forma un absceso como resultado de la infección, puede ser necesario drenarlo quirúrgicamente para aliviar la presión en el área afectada y permitir la recuperación del tejido.

Ten siempre presente que no debes automedicarte ni tratar la infección por tu cuenta, ya que esto podría empeorar la situación.

¿Cómo saber si un niño tiene una infección ocular?

Reconocer si un niño tiene una infección ocular puede ser un poco más difícil que en adultos, ya que los niños podrían no ser capaces de describir sus síntomas con precisión. Sin embargo, hay algunos signos y síntomas, similares a los de los adultos, que pueden indicar que el niño tiene una infección ocular, como por ejemplo;

– Ojos enrojecidos e hinchados.
– Lagrimeo excesivo.
– Sensación de picazón o ardor en los ojos.
– Dolor en los ojos.
– Sensibilidad a la luz.
– Descarga de pus o secreción amarillenta del ojo.
– Dificultad para abrir los ojos por la mañana.
– Visión borrosa o disminución de la visión.

Si sospechas que tu hijo podría tener una infección ocular, es importante que lo lleves a un oftalmólogo infantil para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Infecciones oculares niños

Consejos para prevenir infecciones oculares

Aunque hay diferentes tipos de infecciones oculares dependiendo de la causa, hay ciertas pautas que ayudan a prevenir la mayoría de las infecciones oculares, como por ejemplo;

1 Higiene de manos

Lava tus manos frecuentemente con agua y jabón antes de tocar tus ojos o el área de alrededor. Si no puedes lavarlas, utiliza desinfectante de manos.

2 No compartir objetos personales

Evita compartir toallas, pañuelos, lentes de contacto, maquillaje o accesorios para limpiar lentes de contacto, ya que pueden transmitir infecciones oculares.

3 Evitar tocarse los ojos

Procura no tocarte los ojos con las manos sucias y evita tocarlos con objetos que puedan estar contaminados, como pañuelos de papel usados.

4 Usa protección ocular

Si trabajas en entornos con materiales peligrosos, polvo o partículas, usa gafas protectoras para prevenir la entrada de estas sustancias en tus ojos.

5 Limpieza de toallas y sábanas

Cambia con frecuencia las toallas y sábanas para evitar la acumulación de bacterias y gérmenes que puedan afectar a tus ojos.

6 Cuidado de las lentes de contacto

Si utilizas lentes de contacto, sigue las instrucciones de limpieza proporcionadas por tu óptico y reemplaza las lentes según la frecuencia recomendada para prevenir infecciones oculares.

¿Cómo evitar infecciones oculares en la piscina y en la playa?

El verano suele ser una de las épocas del año en las que más proliferan las infecciones de los ojos, especialmente las de origen infeccioso y/o contagioso. Para evitar las infecciones oculares en la piscina y en la playa, sigue estos consejos:

 Usa gafas de natación: utiliza gafas de natación ajustadas y de buena calidad para proteger tus ojos del cloro en las piscinas y de la sal y las bacterias en el agua del mar.

 Aclara bien tus ojos: después de nadar, aclara tus ojos con agua dulce para eliminar residuos de cloro, sal o bacterias que puedan haber entrado en contacto con tus ojos.

 Quítate las lentes de contacto: si usas lentes de contacto, es mejor que te las quites antes de nadar. Las lentes pueden retener bacterias y aumentar el riesgo de infecciones oculares. Si no puedes quitártelas, asegúrate de usar gafas de natación ajustadas.

 No abras los ojos bajo el agua: aunque pueda resultar tentador, abrir los ojos bajo el agua puede exponerlos a bacterias y otras sustancias contaminantes.

 Evita nadar en aguas contaminadas: no nades en piscinas mal mantenidas o en playas con niveles altos de contaminación que puedan contener virus o bacterias.

Siguiendo estos consejos, podrás reducir el riesgo de infecciones oculares mientras disfrutas de manera segura.

Evitar infecciones oculares

¿Cuándo se debe consultar a un oftalmólogo por una infección ocular?

Es importante acudir a un oftalmólogo si; los síntomas empeoran, son persistentes, notas cambios en la visión, tienes dolor intenso, sensibilidad a la luz o una lesión ocular.

Además, es importante que acudas lo antes posible si tienes; pérdida de la visión repentina, dolor intenso e insoportable, secreción ocular severa, lesión ocular grave o si has estado en contacto con sustancias químicas.

Un diagnóstico y tratamiento temprano pueden prevenir complicaciones y garantizar una recuperación adecuada.

¿Se puede complicar una infección ocular?

Sí, una infección ocular puede complicarse si no se trata adecuadamente o a tiempo.

La infección puede extenderse a otras partes del ojo, como la córnea, el iris o la retina, pudiendo derivar en problemas más serios como la pérdida de visión o incluso la ceguera.

Si llevas tiempo con una infección ocular que no termina de mejorar o tienes alguna duda, contacta con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

Comparte este artículo:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email