Uveítis por estrés ¿Es peligroso?

A veces durante ciertas etapas de estrés, el dolor de cabeza viene acompañado de enrojecimiento ocular e inflamación. En la mayoría de los casos estos síntomas son consecuencia de la uveítis por estrés.

El ritmo de vida acelerado, la presión y el estrés forman parte del día a día, afectando al organismo y a la salud ocular.

Uveítis por estrés

¿Qué es la uveítis por estrés?

La uveítis por estrés es una afección ocular caracterizada por la inflamación de la capa interna del ojo, llamada uvea. La uvea está compuesta básicamente de tres secciones: el iris, la cámara anterior y la cámara posterior.

La uveítis por estrés se produce cuando la uvea se inflama debido al estrés, produciendo una sensación de ardor, picor o enrojecimiento ocular.

Aunque el estrés no es la causa directa de la uveítis, puede ser el factor desencadenante, pudiendo llegar a convertirse en una afección crónica si no se trata adecuadamente.

La uveítis por estrés puede ser muy dolorosa, y si no se trata a tiempo puede causar daño permanente en la salud ocular.

Dolor de cabeza y otros síntomas de la uveítis

Aunque el dolor de cabeza no es un síntoma exclusivo de la uveítis, cuando esta afección ocular se produce debido al estrés, suele estar acompañada de dolor de cabeza.

El dolor de cabeza se produce debido a la tensión ocular que se ocasiona en la zona. Además, también puede presentarse acompañada de otros síntomas como:

✔️ Enrojecimiento ocular.

✔️ Sensibilidad a la luz.

✔️ Visión borrosa.

✔️ Ojo seco.

✔️ Dolor de cabeza.

✔️ Náuseas.

✔️ Vómitos.

Síntomas uveítis

¿Qué tipos de uveítis por estrés se pueden dar?

Según su anatomía, la uveítis se puede presentar de diferentes formas:

– Uveítis anterior

Se produce cuando la inflamación ocurre en la parte más externa del ojo, afectando a la córnea, el iris y el cristalino.

– Uveítis posterior

En este caso, la inflamación se produce en la retina y el nervio óptico, produciendo visión borrosa y dolor de cabeza.

– Uveítis panuveal

Se produce cuando la inflamación afecta a toda la úvea, es decir; al iris, a la córnea y al cristalino.

– Uveítis intermedia

En este caso, la inflamación se produce en la parte más interna del ojo, afectando al cuerpo ciliar.

Normalmente, cuando la uveítis se produce por estrés, suele ser de tipo anterior, aunque en algunos casos puede llegar a ser intermedia o panuveal.

Además, puede presentarse de forma bilateral (en ambos ojos) o unilateral (en un solo ojo).

¿Cómo se diagnostica la uveítis por estrés?

Para hacer un correcto diagnóstico el oftalmólogo especialista deberá realizar una revisión minuciosa de la salud ocular, así como de la historia clínica.

En la mayoría de los casos, se diagnostica a través de un examen físico, además de realizar pruebas diagnósticas para descartar otras enfermedades oculares subyacentes.

Diagnóstico uveítis estrés

¿Cómo actuar en caso de brote de uveítis por estrés?

Si notas que durante ciertos episodios de estrés aparece un fuerte dolor de cabeza y enrojecimiento ocular, es importante que acudas al oftalmólogo especialista en cuanto sea posible.

De esta forma podrá realizarte un examen oftalmológico exhaustivo para descartar otras enfermedades oculares, y diagnosticar correctamente si se trata de uveítis por estrés o de otra patología ocular.

Tratamiento para la uveítis por estrés

En la mayoría de los casos, la uveítis por estrés suele ser leve y transitoria, por lo que no suele requerir tratamiento específico.

Sin embargo, en los casos en los que la enfermedad se presenta de forma más grave, es importante someterse a un tratamiento médico para evitar complicaciones oculares.

1. Tratamiento con medicamentos

En los casos más leves, el oftalmólogo puede recomendar el uso de gotas oftálmicas para aliviar el dolor y reducir la inflamación del ojo, como por ejemplo; los colirios con corticosteroides o los antihistamínicos.

Además, en ocasiones, puede ser necesario el uso de antibióticos para tratar las infecciones oculares.

2. Inyecciones intravítreas

En algunos casos, la uveítis puede evolucionar y provocar una mayor inflamación ocular, en estos casos el médico puede optar por la inyección de esteroides en el interior del ojo (inyecciones intravítreas) para tratar la uveítis.

3. Cirugía

En los casos en los que las inyecciones intravítreas no son eficaces, el médico puede optar por la cirugía ocular para tratar la enfermedad.

Tratamiento uveítis estrés

Complicaciones de la uveítis por estrés

La uveítis por estrés puede llegar a ser crónica, y en algunos casos puede suponer un grave riesgo para la salud ocular.

Entre las posibles complicaciones de la uveítis se encuentran; el glaucoma, las cataratas oculares, el desprendimiento de retina e incluso la pérdida permanente de la visión.

Por esta razón, es importante acudir al oftalmólogo especialista si se presentan síntomas de uveítis para realizar un diagnóstico correcto, y poder controlar la enfermedad antes de que se produzcan las complicaciones oculares.

Prevención de la uveítis por estrés

La mejor forma de prevenir la uveítis por estrés es reducir el estrés y los niveles de ansiedad.

Para ello es recomendable:

  1. Hacer ejercicio físico de forma regular.
  2. Reducir el consumo de cafeína y alcohol.
  3. Dormir lo suficiente.
  4. Realizar técnicas de relajación.
  5. Mantener una dieta saludable.
  6. Evitar el tabaco.
  7. Reducir la exposición a la luz solar directa.

Además, es importante acudir al oftalmólogo especialista de forma periódica para realizar un examen ocular anual, ya que de esta forma se pueden detectar las enfermedades oculares en un estadio inicial.

Estrés y uveítis

¿Tienes dudas acerca de la uveítis por estrés?

Si tienes dudas acerca de la uveítis por estrés, o llevas cierto tiempo con dolor e inflamación ocular, lo más recomendable es que acudas a un oftalmólogo especialista para que pueda diagnosticar la enfermedad y prescribir el tratamiento más adecuado según tu caso.

En nuestras clínicas de oftalmología Vista Sanchez Trancón disponemos de un equipo médico especializado en oftalmología de retina y vítreo para poder diagnosticar y tratar cualquier enfermedad ocular.

Si tienes cualquier duda o necesitas más información, contacta con nosotros, estaremos encantados de poder ayudarte.

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email