Atención al paciente y citas:

+34 924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia I Cáceres Portalegre I Évora

¿El suero fisiológico es bueno para los ojos?

Sí, en general se puede decir que el suero fisiológico es bueno para los ojos, se trata de una sustancia que se caracteriza por su inocuidad, por lo tanto, no produce ningún tipo de efecto secundario como irritación o enrojecimiento.

Por ejemplo, es especialmente útil para personas con alergias oculares o con conjuntivitis alérgica. De todas formas, su uso debe estar siempre supervisado por un oftalmólogo especialista, ya que cada caso es diferente y puede requerir un tratamiento específico.

suero fisiológico ojos

¿Qué es el suero fisiológico para los ojos?

El suero fisiológico es una solución salina compuesta por cloruro de sodio y agua, cuya función principal es limpiar el ojo en casos de alergias o conjuntivitis, y también como paso previo a la aplicación de un tratamiento ocular.

Se caracteriza por su grado de neutralidad, es decir; no produce ningún tipo de efecto secundario, y por su capacidad para mantener un nivel adecuado de hidratación en los ojos.

¿Qué diferencia hay entre el suero fisiológico y las lágrimas artificiales?

Existe mucha confusión sobre el uso de estos dos productos.

Aunque en la composición química ambos productos tienen muchos componentes en común, existen diferencias en su formulación y en la forma en que actúan sobre los ojos.

Las lágrimas artificiales se caracterizan por su textura viscosa, su función es lubricar y proteger la superficie ocular.

El suero fisiológico tiene una textura más líquida, su función es limpiar y eliminar los agentes externos que causan irritación ocular.

suero fisiológico para ojos

¿Para qué sirve el suero fisiológico en los ojos?

El suero fisiológico ayuda a mantener la hidratación ocular, y se puede utilizar en diferentes casos como:

1. Suero fisiológico para ojos secos

Dependiendo del tipo de sequedad ocular que se padezca, como puede ser el síndrome del ojo seco, se puede utilizar suero fisiológico o un colirio específico.

De esta forma se alivian los síntomas de la sequedad ocular como; escozor, picor o ardor.

En función de cada caso, el oftalmólogo especialista será quién valore el tipo de suero o lágrima artificial más conveniente a utilizar.

2. Suero fisiológico para ojos con conjuntivitis

Otro uso muy común para el que se emplea el suero fisiológico es cuando la persona padece conjuntivitis.

Esta enfermedad se caracteriza por la hinchazón de los párpados, sensación de cuerpo extraño en los ojos y enrojecimiento de la conjuntiva.

Para aliviar esos síntomas, y dependiendo del tipo de conjuntivitis, el especialista ocular recetará el tipo de suero fisiológico o lágrima artificial más adecuada, en ocasiones es posible que sea necesario recurrir a un colirio antiflamatorio.

3. Suero fisiológico para alergias oculares

Cada vez es más habitual sufrir de alergias oculares, y en la mayoría de los casos son debidas a la polución, al contacto con animales o por la alta exposición a la luz solar.

Para aliviar los síntomas de la alergia ocular, como escozor, picor o enrojecimiento, lo mejor es limpiar los ojos con suero fisiológico.

4. Suero fisiológico para ojos cansados

Otro de los problemas oculares más habituales es la sensación de cansancio ocular.

Esto se produce cuando los ojos están sometidos a un esfuerzo excesivo, ya sea por estrés visual, uso intensivo de pantallas sin descanso, leer o conducir.

Para aliviar este tipo de cansancio, se recomienda limpiar los ojos con suero fisiológico, y descansar la vista cada 20 minutos.

suero fisiológico ojos conjuntivitis

Tipos de sueros fisiológicos para los ojos

Existen diferentes tipos de suero fisiológico para los ojos, cada uno indicado para un uso específico, pero lo que sí tienen todos ellos en común es su alto grado de neutralidad, y su gran capacidad para mantener un nivel adecuado de hidratación.

Una vez el oftalmólogo recete el tipo de suero fisiológico más adecuado según el tipo de patología que padezca cada persona, dependiendo de su formato se pueden clasificar en:

1. Suero en cápsulas monodosis

Las cápsulas monodosis de suero fisiológico son las más recomendadas para su uso directo sobre los ojos, ya que evitan el contacto con agentes contaminantes.

Son prácticas, cómodas de usar, y se pueden llevar a cualquier parte.

2. Suero fisiológico en bote de colirio

Este tipo de suero tiene una presentación en bote, y se aplica con una gota en cada ojo.

Aunque es una opción más económica que la anterior, este tipo de suero está más expuesto a gérmenes o bacterias.

Por ello, se recomienda lavar bien las manos antes de utilizarlo, y asegurarse de que el hisopo con el que se aplica esté limpio.

3. Suero fisiológico en spray

Este tipo de suero para los ojos se presenta en forma de spray, y se aplica directamente sobre los ojos.

Se suele utilizar para aliviar la sensación de cansancio ocular.

¿Cómo lavar los ojos con suero fisiológico?

Para realizar correctamente una limpieza ocular con suero fisiológico, es importante seguir estos pasos:

1º Buena higiene de manos: es importante lavarse las manos con agua y jabón antes de aplicar el suero fisiológico para evitar la contaminación del producto.

2º Aplicar el suero: con las manos limpias, hay que abrir la cápsula y aplicar su contenido directamente sobre el ojo, sin tocarlo.

3º Limpiar el exceso de suero: después de aplicar el suero fisiológico, limpiar la zona circundante con un algodón suave y limpio.

suero fisiológico ojos secos

¿Cuántas veces se puede usar suero fisiológico?

En general, se recomienda aplicar el suero fisiológico cada 4 horas dependiendo de cada caso, en patologías como la conjuntivitis, se recomienda 3 veces al día.

Para ello es importante seguir las indicaciones del oftalmólogo especialista.

¿Cómo almacenar el suero fisiológico?

El suero fisiológico se debe almacenar en un lugar fresco y seco, lejos de la luz solar directa.

Contraindicaciones del suero fisiológico para los ojos

Aunque el suero fisiológico es un producto muy seguro, existen algunos casos en los que su uso está contraindicado, como por ejemplo:

1. Enfermedades oculares

En algunos casos, el uso del suero fisiológico puede empeorar algunas enfermedades oculares, por eso siempre es importante consultar con un profesional de la salud ocular. Por ejemplo, poner suero fisiológico después de un colirio de antibiótico, el suero está lavando y revela al antibiótico.

2. Sensibilidad

Algunas personas pueden ser más sensibles a los componentes del suero fisiológico, y pueden experimentar molestias oculares, como escozor o enrojecimiento.

3. Alergias

En algunos casos, el suero fisiológico puede producir alergias oculares, por lo que es importante consultar siempre con el oftalmólogo especialista.

¿Qué problemas puede causar el uso de sueros fisiológicos caducados?

Evitar el uso de sueros fisiológicos caducados es esencial para que no se produzcan problemas de salud ocular derivados de su utilización.  

El principal problema es que, si se aplica un suero fisiológico caducado, puede producir infecciones oculares.

Además, hay que tener en cuenta que, a partir del mes de uso, la composición del colirio y sus propiedades se van alterando, por lo que nunca se sabe cómo esto puede afectar a la salud visual de cada persona al entrar en contacto con los ojos.

Por ello, la mejor opción siempre es usar sueros fisiológicos en formato monodosis y desecharlos una vez que se hayan usado, de esta manera es posible evitar cualquier tipo de problema o complicación.

suero fisiológico ojos

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email