Atención al paciente y citas:

+34 924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia I Cáceres Portalegre I Évora

Problemas oculares en niños y jóvenes adultos causados por el confinamiento

Posiblemente ya sepas que la enfermedad provocada por Covid-19 (conocida como “coronavirus”), puede manifestarse en forma de conjuntivitis sin que aparezcan otros síntomas. Independientemente de que se produzca o no contagio por esta enfermedad, el confinamiento también puede derivar en problemas oculares y de visión, especialmente en niños.

problemas oculares confinamiento

Causas de los problemas oculares a raíz del confinamiento derivado de la pandemia por Covid-19

A consecuencia del confinamiento y las restricciones asociadas a la pandemia de 2020, causada por la enfermedad provocada por Covid 19 (“coronavirus”), hemos visto un aumento considerable de problemas visuales y oculares tanto en niños como en adultos jóvenes.

La mayoría derivados por un profundo cambio en los hábitos visuales que persisten tras el post-confinamiento.

Estos hábitos visuales se deben en general a 3 causas:

1. Mayor número de horas con dispositivos electrónicos.

Durante y después del confinamiento los hábitos del día a día han supuesto un preocupante incremento en el número de horas dedicadas a fijar la vista en dispositivos digitales a corta distancia, como por ejemplo: smartphones, videoconsolas, tablets o televisión.

2. Educación a distancia

El confinamiento provocado por la pandemia redujo la enseñanza al uso de gadgets y dispositivos digitales como material de estudio.

Una vía de enseñanza que ha llegado con la intención de quedarse una vez finalizada la pandemia.

3.Escasa luz natural 

Otro factor importante que afecta directamente a que se incrementen los problemas oculares durante el confinamiento, son las tareas diarias realizadas con insuficiente luz natural.

Existen diferentes estudios que demuestran la relación directa entre la progresión de la miopía y la falta de luz natural.

Durante el confinamiento, se realizan muchas tareas en el día a día en entornos de penumbra, oscuridad o una inadecuada iluminación.

Para evitar problemas oculares causados por el confinamiento, como es la aparición y progresión de la miopía, es necesario pasar al menos 2 horas al día recibiendo luz natural.

Síntomas que pueden indicar que el confinamiento está costando un precio a tus ojos.

El confinamiento ha perjudicado a buena parte de la población provocando: ansiedad, insomnio, dolores musculares, y problemas oculares.

Estos son algunos de los síntomas que pueden indicar que padeces problemas oculares:

  • Fatiga visual.
  • Dolor de cabeza.
  • Visión borrosa.
  • Enrojecimiento de ojos.
  • Visión doble.
  • Sequedad ocular.
  • Picor de ojos.
  • Desviación de ojos.
  • Mareos.
  • Cansancio al realizar tareas de cerca.

Cuando se presentan varios de estos síntomas relacionados con el uso prolongado de pantallas, se suele conocer como el “síndrome visual informático“, que en el caso de niños pueden derivar en problemas oculares persistentes de mayor gravedad.

Problemas oculares causados por el confinamiento que vemos cada día en consulta

Desde el comienzo de la pandemia y como consecuencia del confinamiento, estábamos detectando en consulta un considerable aumento de problemas oculares y de visión.

Con el tiempo estos problemas se están agravando de forma preocupante especialmente en niños y en jóvenes adultos, como por ejemplo:

Aumento de la miopía infantil 

La privación de horas de luz natural y el exceso de trabajo en visión cercana son causas de miopización científicamente aceptadas.

De hecho, se estima que para 2050 la mitad de la población mundial será miope, si a esto le añadimos los nuevos cambios en la enseñanza con un considerable aumento de pantallas y dispositivos electrónicos, posiblemente el porcentaje de miopes de la población mundial será mayor.

Problemas de enfoque y otros relacionados

Además de los problemas de enfoque es frecuente ver, especialmente en niños, otros problemas oculares derivados del confinamiento como: sequedad ocular, ojos irritados, gesticulación excesiva y aumento de orzuelos, quistes en los párpados, acné e infecciones cutáneas.

Estos problemas oculares están provocados por un conjunto de factores como:

1 Menor frecuencia de parpadeo provocado por el uso prolongado de pantallas.

2 Menor ventilación de la piel al pasar más tiempo en casa.

3 Uso prolongado de mascarillas que no dejan respirar la piel, que además generan una corriente de aire húmedo y caliente hacia los ojos, secándolos y alterando su equilibrio.

Como consecuencia de ello, el niño se frota los ojos generando mayor inflamación y agravamiento del problema.

Problemas oculares graves en niños

Existen otros problemas oculares de mayor gravedad a raíz de los hábitos adoptados durante el confinamiento como el estrabismo agudo con visión doble.

En estos casos, los niños y adolescentes comienzan a desviar un ojo hacia dentro de forma brusca sin que lo pueda evitar.

Este problema suele ser persistente y para tratarlo es necesario recurrir a una operación de estrabismo.

Consejos para evitar problemas oculares durante el confinamiento o en largas jornadas de trabajo/estudio

1 Condiciones de iluminación 

Es importante trabajar, estudiar o realizar tareas con unas buenas condiciones de iluminación para evitar que los problemas oculares derivados del confinamiento nos afecten, como por ejemplo:

✔️ Asegúrate de que la iluminación en el techo no incida directamente sobre los ojos para que no deslumbre ni haga sombra.

✔️ Utiliza en la medida de lo posible luz natural.

✔️ Evita ver pantallas o leer en habitaciones en penumbra o con escasa iluminación.

✔️ Siempre que sea posible evita que la luz, ya sea natural o artificial, incida directamente sobre las pantallas.

2 Uso de pantallas

La distancia con respecto a dispositivos y pantallas también tienen un papel fundamental a la hora de mantener una correcta salud visual.

✔️ Procura en la medida de lo posible que la distancia desde los ojos a la pantalla del ordenador sea de unos 50 centímetros de distancia aproximadamente.

✔️ En tablets, libros electrónicos y smartphones, no es aconsejable utilizarlo a menos de 30 centímetros de distancia.

✔️ Siempre es aconsejable tener un brillo adecuado en las pantallas que utilicemos dependiendo de las condiciones lumínicas de ese momento, ni demasiado alto ni demasiado bajo.

✔️ Es importante parpadear con frecuencia cuando se usen las pantallas, aunque haya que forzar el parpadeo, de esa forma los ojos tendrán siempre una buena hidratación y evitaremos el síndrome del ojo seco.

✔️ En la medida de lo posible, cuanto mayor sea la pantalla mayor distancia habrá, y por lo tanto, menos hay que forzar la vista.

3 La importancia de los descansos

Para evitar problemas oculares durante el confinamiento o cuando pasamos largos periodos en casa, es vital realizar ciertos periodos de descanso.

✔️ La regla 20/20/20 es una de las que mejor resultados ofrecen a tu salud visual: por cada 20 minutos de trabajo, realizar pausas de 20 segundos mirando a más de 6 metros (20 pies).

En el caso de los más pequeños, es conveniente recordárselo al niño, aunque sea con un cronómetro, para que poco a poco consiga adoptar el hábito.

✔️ Limitar el tiempo de uso de dispositivos digitales a corta distancia, especialmente en niños que aún no alcanzan los 7 u 8 años de edad.

4 Hábitos para evitar problemas oculares

Además de los consejos anteriores, es importante tener en cuenta:

✔️ El uso de humidificadores en el entorno de trabajo o estudio ayuda a mantener los ojos hidratados.

✔️ Usar mascarillas de forma adecuada y bien ajustada evita tocar y frotar los ojos en exceso.

El tiempo en exteriores como medida para frenar la miopía 

Son muchos los estudios que demuestran la relación del tiempo en exteriores y la incidencia de la miopía.

Tras varias pruebas, estos estudios concluyen que el aumento del tiempo en exteriores es un factor determinante para reducir la progresión de la miopía.

Esto es clave en edades tempranas, ya que cuanto más tarde en aparecer la miopía en niños, la tasa de crecimiento anual de esa miopía será menor, es decir; vamos a conseguir que un niño miope tenga menos miopía cuando alcance la edad adulta.

Además de tener un menor desenfoque periférico, mayor nivel de vitamina D y mayor actividad física.

¿Crees que puedes tener problemas oculares derivados del confinamiento? 

Si alguien de tu entorno presenta los síntomas anteriormente descritos, no dudes en consultar con tu oftalmólogo especialista, en ocasiones dejar pasar estos problemas solo derivan en otros problemas de mayor gravedad.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email