Desgarro de retina ¿Qué es? ¿Por qué se produce?

Si sospechas que tú o algún familiar podría tener un desgarro de retina, la rapidez con la que se actúa es esencial.

Se calcula que más del 80% de los casos detectados y tratados a tiempo pueden prevenir complicaciones mayores. Pero no te preocupes, en este artículo tienes toda la información que necesitas conocer sobre el desgarro de retina, desde sus primeros síntomas hasta las opciones de tratamiento más avanzadas.

Así que empecemos.

desgarro de retina

¿Qué es el desgarro de retina?

El desgarro de retina es una afección ocular que consiste en la ruptura de la retina, la fina capa de tejido sensible a la luz situada en la parte posterior del ojo. Esta capa es responsable de convertir la luz que entra al ojo en señales que se envían al cerebro para interpretarse como imágenes.

Cuando se produce un desgarro de retina, es posible que el gel vítreo (ese gel que rellena el globo ocular), se filtre y acumule detrás de la retina, dando lugar a problemas más graves como el desprendimiento de retina.

Causas del desgarro de retina

Existen diferentes causas y factores de riesgo que pueden provocar un desgarro de retina, las más frecuentes son:

1 Envejecimiento del vítreo

Con el paso de los años, el vítreo, ese gel que rellena el globo ocular, tiende a encogerse y a volverse más líquido. En ocasiones, durante este proceso si adhiere a la retina puede provocar una tracción que cause un desgarro o desprendimiento de vítreo.

Es una de las causas más habituales, y en la mayoría de los casos es simplemente una consecuencia del paso del tiempo.

2 Traumatismos oculares

Un golpe fuerte en el ojo o un traumatismo craneal puede desencadenar un desgarro retiniano. Es importante tener cuidado, ya que situaciones como accidentes o golpes mientras practicamos deporte pueden acabar en problemas serios para la retina.

3 Miopía alta

Las personas con miopía magna suelen tener los ojos un poco más alargados de lo normal. Esto puede hacer que la retina sea más fina y más vulnerable a sufrir desgarros retinianos.

4 Cirugías oculares previas

Si te has sometido a algún procedimiento, como una operación de cataratas oculares, es posible que tu riesgo de sufrir un desgarro en la retina aumente.

5 Enfermedades oculares

Hay afecciones oculares que afectan directamente a nuestros ojos, como la retinopatía diabética, o ciertas inflamaciones que pueden aumentar el riesgo de tener un desgarro en la retina.

Es importante recordar que hay factores, tanto internos como externos, que pueden influir en la probabilidad de padecer un desgarro de retina. Ante cualquier anomalía en tu visión, lo más recomendable es acudir a un oftalmólogo.

Y hablando de anomalías, para ello es esencial saber qué síntomas pueden indicar que algo no va bien en nuestra retina.

desgarro de retina sintomas

Desgarro de retina: síntomas

En sus primeras fases, un desgarro de retina puede no manifestar síntomas evidentes, por ello es tan importante acudir a revisiones oculares periódicas para poder frenarlo a tiempo. Sin embargo, a medida que avanza, pueden aparecer ciertas señales de alerta que no debes ignorar, como por ejemplo:

 Destellos luminosos: es posible que observes destellos de luz, especialmente en la periferia de tu campo visual. Estos destellos suelen aparecer y desaparecer rápidamente, siendo más notorios en ambientes oscuros.

 Moscas volantes: aunque de vez en cuando es común observar pequeñas manchas o hilos flotantes en nuestra visión, un incremento repentino de estas «moscas volantes» puede ser una señal de un desgarro en la retina.

 Sombras en la visión: si comienzas a percibir una sombra o una especie de «cortina» que avanza desde los bordes hacia el centro de tu campo visual, es vital que acudas al oftalmólogo especialista lo antes posible, ya que podría ser un síntoma del desprendimiento de retina.

 Visión borrosa: una visión menos nítida o la aparición de áreas borrosas también pueden estar relacionadas con esta afección.

 Reducción del campo visual: si empiezas a notar que no puedes ver áreas que antes sí percibías al mirar de frente, como si tu visión estuviera siendo limitada por un túnel o por sombras laterales, es un indicativo serio que también requiere de atención médica inmediata.

Estos síntomas no siempre son indicativos de un desgarro de retina, pero sin duda son motivos de preocupación y de inmediata visita a tu oftalmólogo de confianza.

La detección temprana es fundamental para prevenir complicaciones y encontrar una solución adecuada.

Tras conocer estos síntomas, es natural preguntarse: ¿Cómo determina un oftalmólogo que realmente se trata de un desgarro de retina?

¿Cómo es el diagnóstico del desgarro de retina?

El diagnóstico preciso de un desgarro de retina es esencial para garantizar una intervención adecuada y evitar complicaciones futuras. Aunque los síntomas pueden sugerir la presencia de esta afección, solo un oftalmólogo especializado cuenta con el conocimiento y las herramientas adecuadas para confirmarla, ya que son síntomas comunes a otras afecciones oculares.

En primer lugar, el oftalmólogo se interesará por tu historial médico, dando especial atención a posibles antecedentes familiares relacionados con problemas retinianos. A continuación, procederá a realizar un examen ocular exhaustivomediante el uso de un oftalmoscopio, que permite observar el fondo del ojo y la retina en detalle.

En casos donde se necesite un análisis más profundo, pueden solicitarse pruebas adicionales.

La tomografía de coherencia óptica (OCT) proporciona imágenes de alta resolución de la retina, mientras que la ecografía ocular ofrece un vistazo detallado a las estructuras oculares.

Ambas pruebas son fundamentales para determinar con precisión si existe o no un desgarro retiniano.

Una vez diagnosticado el desgarro de retina, el oftalmólogo determinará cuál es el tratamiento más adecuado en cada caso.

desgarro en la retina

Tratamientos para el desgarro de retina

La medicina ha avanzado a pasos agigantados, y gracias a ello, contamos con diversos tratamientos que pueden solucionar el desgarro de retina. La elección de la terapia adecuada depende del grado y de la naturaleza del desgarro, así como de las circunstancias individuales de cada paciente. En general, los tratamientos más comunes son:

1 Láser (fotocoagulación)

Esta técnica es muy utilizada debido a su efectividad y rapidez. El oftalmólogo dirige un haz de luz láser hacia el desgarro, generando una cicatrización que ‘sella’ la retina. De esta manera se evita que el líquido vítreo penetre, previniendo un posible desprendimiento de retina.

2 Crioterapia

En situaciones donde el láser no es la opción más adecuada, se puede optar por la crioterapia. Este tratamiento implica el uso de frío extremo en la zona afectada, generando una cicatriz que adhiere la retina al tejido subyacente del ojo, minimizando el riesgo de complicaciones futuras.

3 Vitrectomía

Reservada para los casos más severos, donde se ha producido un desprendimiento de retina o el desgarro es particularmente extenso, la vitrectomía implica la extracción del gel vítreo del ojo.

Una vez hecho esto, se introduce una solución salina para reemplazar el vítreo, y posteriormente, se procede a sellar la retina mediante láser o gas especial, garantizando su correcta adherencia.

También es importante mencionar que no todos los desgarros de retina necesitan de intervención quirúrgica o tratamiento. No obstante, la decisión final siempre debe tomarse tras una evaluación exhaustiva por parte de un oftalmólogo especializado.

Aunque se trata de una afección curable, si no se trata a tiempo puede llevar a complicaciones de mayor gravedad.

tratamiento desgarro retina

Posibles complicaciones del desgarro de retina

Algunas de las complicaciones más comunes derivadas del desgarro de retina son:

1 Desprendimiento de retina

Esta es, sin duda, la complicación más temida y crítica asociada con el desgarro retiniano. Cuando el líquido vítreo accede a través del desgarro, tiene el potencial de desplazar la retina del tejido que la sostiene en la parte posterior del ojo, dando lugar a su desprendimiento completo. Esto puede causar daños permanentes si no se interviene rápidamente.

Aunque en ocasiones suele haber confusión, en este otro artículo puedes conocer la diferencia entre desgarro y desprendimiento de retina.

2 Pérdida de visión

Un desprendimiento de retina avanzado o desgarros retinianos que permanecen sin tratamiento pueden derivar en una disminución significativa de la capacidad visual. 

Dependiendo de la extensión y de la gravedad del daño, esta pérdida puede manifestarse de forma parcial, afectando solo una porción del campo visual, o en casos más extremos, puede suponer una pérdida total de la visión del ojo afectado.

De ahí la importancia de detectarlo a tiempo y de acudir a revisiones periódicas.

¿Cómo es el postoperatorio del desgarro de retina?

Después del tratamiento de desgarro de retina, es común sentir leves molestias como enrojecimiento o sensación de arenilla en el ojo, pero no te preocupes, los colirios prescritos te ayudarán a combatir posibles infecciones y a minimizar la inflamación.

Recuerda que durante esta etapa debes descansar, evitar hacer esfuerzos y proteger el ojo de posibles impactos,además de seguir las indicaciones del oftalmólogo tras la intervención. Además, recuerda que las visitas de seguimiento con el especialista son esenciales para monitorear tu recuperación y aclarar cualquier duda que tengas.

Quizá en algún momento hayas pensado… ¿Se puede prevenir un desgarro de retina?

Cómo prevenir el desgarro de retina

El desarrollo de un desgarro de retina es influenciado por factores internos y externos. Aunque no siempre es posible prevenirla, hay medidas que pueden minimizar significativamente el riesgo, como por ejemplo:

1 Detección precoz

Sobre todo, la mejor prevención es una detección precoz. Realizarse exámenes oculares regulares es fundamental, especialmente para aquellas personas mayores de 40 años o con antecedentes familiares de problemas retinianos.

2 Conocer los factores de riesgo

Tener en cuenta los factores de riesgo, como la miopía magna, antecedentes familiares de desgarros o desprendimientos de retina, cirugías previas, o lesiones oculares, es esencial para adoptar medidas preventivas adecuadas y estar alerta a los síntomas.

3 Protección ocular adecuada

Utilizar el equipo de protección ocular apropiado durante actividades de riesgo como deportes de contacto o trabajos con maquinaria y herramientas, es crucial para prevenir lesiones que podrían desencadenar un desgarro retiniano.

Ahora que conoces la prevención y los riesgos del desgarro de retina, es esencial saber dónde recibir el tratamiento más adecuado. Si estás en Badajoz, Cáceres o Portugal, te indicamos dónde hacerlo.

desgarro retiniano

Dónde tratar el desgarro de retina en Badajoz, Cáceres y Portugal

En nuestra clínica de oftalmología Vista Sánchez Trancón, con más de 30 años de experiencia en el cuidado de la salud visual, sabemos lo esencial que es tratar a tiempo cualquier síntoma relacionado con el desgarro de retina.

Un diagnóstico temprano y un tratamiento personalizado pueden ser determinantes para mantener una buena visión y prevenir complicaciones a largo plazo.

Contamos con un equipo de oftalmólogos especializados, comprometidos con tu bienestar visual y dispuestos a resolver todas tus dudas o inquietudes. Así que, si notas que tus síntomas persisten o se agravan, no lo pienses más y ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email