Captura de pantalla 2020-12-23 a las 12.40.42

Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Atención al paciente y citas:

924 240 351

Badajoz I Mérida I Don Benito I Plasencia

Hipermetropía, la importancia de detectarla a tiempo durante la infancia

¿Sabías que la hipermetropía suele ser el defecto refractivo más frecuente en la infancia? Esta alteración ocular afecta tanto a niños como adultos, siendo especialmente importante detectarlo y tratarlo a tiempo durante la infancia.

Hipermetropía

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía, al igual que la miopía y el astigmatismo, es un defecto refractivo muy común.

Un ojo sin defectos refractarios enfoca las imágenes justo en la retina, de esta forma la persona ve bien de lejos, en distancias intermedias, y de cerca.

El ojo hipermétrope es un ojo que enfoca las imágenes en la parte posterior de la retina, de esta manera la imagen queda desenfocada y ocasiona mala visión, sobre todo de cerca (exactamente lo contrario a lo que ocurre con la miopía).

¿A qué se debe la hipermetropía? Causas

El hecho de que los rayos de luz converjan detrás de la retina está causado principalmente por dos motivos:

1. La razón principal y la más común por la que este defecto refractivo ocurre es porque el globo ocular es más corto de lo normal.

2. La segunda causa, también frecuente aunque algo menos común, es porque la córnea o el cristalino no tienen la suficiente potencia como para enfocar las imágenes.

¿Cuáles son los síntomas de la hipermetropía?

Los síntomas pueden variar mucho de una persona a otra, esto va a depender de la edad y del grado de dioptrías que padece esa persona.

Los síntomas más habituales son:

1 – Fatiga visual y ojos cansados al finalizar el día.

2 –Dolor de cabeza en la parte frontal al caer la tarde tras haber estado realizando un trabajo durante horas en visión cercana.

3 – Estrabismo, ocurre cuando se desvía un ojo hacia dentro, sobre todo en actividades de cerca (como leer o estudiar).

4 – Irritación ocular y enrojecimiento de ojos al final del día.

5 – Visión borrosa para los objetos cercanos y letras.

Tipos de hipermetropía

A nivel fisiológico existen diferentes tipos:

1 Hipermetropía axial

Se produce por el acortamiento del eje anteroposterior del ojo, este tipo de hipermetropía son comunes en la infancia (debido a que los órganos de los pequeños aún están en desarrollo), o pueden ser producidos por otro tipo de patologías de mayor gravedad como un tumor orbitario que oprima el globo ocular.

2 hipermetropía de curvatura

Es la consecuencia del aumento en los radios de la curva del cristalino y de la córnea, aunque generalmente suele estar causada porque la córnea tiene menos potencia de lo normal.

3 hipermetropía de índice

Se produce por una disminución del poder de convergencia del cristalino, este tipo de hipermetropía suele ocurrir en adultos, y especialmente en personas con diabetes.

¿Cómo diagnosticar este defecto refractivo?

Para diagnosticarlo es importante que un oftalmólogo especialista realice al paciente un examen oftalmológico exhaustivo con diferentes pruebas, como por ejemplo:

  • Pruebas de agudeza visual.
  • Pruebas de refracción.
  • Intraoculares con lámpara de hendidura para medir y examinar el globo ocular.
Hipermetropia tratamiento

Peculiaridades a la hora de detectarla

Es importante tener en cuenta un factor peculiar de este defecto refractivo en niños y adolescentes.

Cuando la persona es lo suficientemente joven y tiene una baja hipermetropía, el cristalino tiene la suficiente elasticidad como para poder compensar esa aberración ocular y ver bien.

Por este motivo es importante acudir al oftalmólogo, solo en caso de exploración ocular será posible detectar la hipermetropía baja en personas jóvenes.

Con el paso de los años el músculo que envuelve el globo ocular y da elasticidad al cristalino (músculo ciliar), se va deteriorando y pierde su capacidad de acomodación, por este motivo una persona adulta con una baja dioptría no va a ver bien de cerca.

Hipermetropía infantil

Detectar la hipermetropía a tiempo es un factor esencial sobre todo en edades tempranas.

En ocasiones, los niños inquietos que rechazan realizar tareas en visión cercana como leer o escribir, suelen manifestar síntomas de hipermetropía, por ese motivo rechazan realizar ese tipo de tareas de cerca.

Es importante tener en cuenta los grados de dioptrías del pequeño.

La gran mayoría de los niños tienen graduaciones hipermétropes cuando nacen, a medida que van creciendo y el ojo aumentando de tamaño, si la graduación se considera dentro de lo “normal”, es posible que vaya disminuyendo de forma progresiva hasta eliminarse en la etapa de la adolescencia.

En el caso de que el niño tenga una alta graduación de hipermetropía desde el nacimiento, es posible que mantenga el defecto refractivo en la etapa adulta.

Evolución de la hipermetropía en niños

Cuando los niños son pequeños normalmente padecen de hipermetropía, según van creciendo el tamaño del ojo va en aumento y este problema se soluciona, sobre todo cuando se trata de una baja graduación (entre 1,5 y 3 dioptrías).

En el caso de los pequeños tengan una alta graduación desde edades tempranas (más de 3 dioptrías) es más difícil que desaparezca con la edad.

Es muy importante detectar la hipermetropía infantil a tiempo, así se puede evitar que los pequeños sufran problemas oculares mayores como el estrabismo, o el ojo vago.

hipermetropia en la infancia

Grados de hipermetropía

En líneas generales se puede decir que los grados de dioptrías para la hipermetropía se clasifican en:

Hipermetropía baja

Es el más difícil de detectar edades tempranas, va desde +0,25 hasta + 2,00.

Hipermetropía media

Los grados de dioptrías en la hipermetropía media va desde + 2,25 hasta + 5,00.

Hipermetropía alta

Es la más complicada de corregir cuando se presenta en la etapa infantil, se considera que un paciente tiene hipermetropía alta cuando supera + 5,00 dioptrías de graduación.

¿Qué diferencia hay entre hipermetropía y presbicia

Aunque estas dos alteraciones oculares tienen como consecuencia no poder ver con claridad los objetos cercanos, la causa es diferente.

La hipermetropía es un defecto refractivo por el que las imágenes se proyectan en la parte posterior de la retina.

En cambio la presbicia, es la pérdida de la capacidad de enfoque del cristalino a causa del envejecimiento del músculo ciliar (músculo que envuelve el globo ocular).

¿Cómo se corrige esta alteración ocular?

Al igual que ocurre con la miopía, esta aberración ocular se puede corregir con gafas, lentillas o mediante intervención quirúrgica.

Dependiendo de la edad del paciente y del grado de dioptrías, será más aconsejable un método u otro.

El método más adecuado para corregir este defecto refractivo deberá valorarlo un oftalmólogo especialista previo diagnóstico, y tras realizar un estudio oftalmológico completo de cada paciente.

Operación de hipermetropía

Cuando el paciente alcanza la edad adulta y el defecto refractivo ya está estable, se puede recurrir a la cirugía refractiva (mediante técnicas con láser excimer), que es especialmente eficaz para los casos de hipermetropía baja o media.

En los casos en los que la graduación de la hipermetropía sea muy elevada, la córnea sea excesivamente fina o tenga irregularidades, la mejor opción es optar por la cirugía ocular mediante la implantación de lentes intraoculares.

Las lentes intraoculares se implantan entre el iris y el cristalino, sin extraer ningún componente interno, esto solo se utiliza para los casos en los que la técnica láser no es suficiente para esos pacientes.

¿Se puede prevenir este defecto refractivo?

Los defectos refractivos no se pueden prevenir, pero si se pueden corregir.

La mejor forma de prevenir que la graduación vaya a más y derive en problemas mayores como el estrabismo o el ojo vago, es detectar el defecto refractivo a tiempo.

Por eso es tan importante acudir al oftalmólogo al menos una vez al año para revisar la vista, especialmente en el caso de los más pequeños de la casa.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email